BOGOTÁ SE MERECE UN SANTO

BOGOTÁ SE MERECE UN SANTO

Lograr la santificación de alguien es una labor difícil. Monseñor lvaro Fandiño Franky emprendió esta tarea desde 1994 y asegura que ya está a punto de darse el milagro . De hacerse realidad, Rafael Manuel Almanza Riaño se convertiría en el primer santo de Bogotá.

05 de abril 2004 , 12:00 a.m.

Lograr la santificación de alguien es una labor difícil. Monseñor lvaro Fandiño Franky emprendió esta tarea desde 1994 y asegura que ya está a punto de darse el milagro . De hacerse realidad, Rafael Manuel Almanza Riaño se convertiría en el primer santo de Bogotá.

Monseñor Fandiño, junto con el Cardenal Pedro Rubiano Sáenz, fueron los postuladores e iniciadores, ante la Santa Sede, del proceso para la beatificación del padre Almanza.

Quién es el padre Almanza?.

Era un bogotano que nació donde hoy queda la parroquia de la Veracruz allá en la Carrera 7 con Calle 15 y murió en la iglesia de San Diego. Se hizo franciscano, pero fue muy cercano al clero secular. Cuando estaba muy adelantado en la teología sufrió la persecución del general Tomás Cipriano de Mosquera y tuvo que salir huyendo y buscó asilo en Pamplona. Luego, en la presidencia de Rafael Núñez, volvió a Bogotá e instauró su propio convento. Fue nombrado capellán de la iglesia de San Diego, por 20 años, donde realizó una gestión admirada por todos.

En qué consiste este proceso de beatificación?.

Luego de morir en honor de santidad, el arzobispo o una persona cualquiera presenta la solicitud de investigación canónica sobre el fallecido el cual tuvo que haber practicado todas las virtudes del evangelio en grado heroico.

Ese proceso se presenta ante un tribunal establecido por el arzobispo de Bogotá, y si resulta que la persona en realidad era santa, y que vale la pena seguir adelante, se recogen los datos y se envían a Roma. Allá hay un ministerio del Papa dedicado a las causas de beatificación y canonización. La Santa Sede estudia la heroicidad de las virtudes del postulado y la legitimidad del milagro. Es uno de los procesos más engorrosos y delicados. De ello depende que el Papa declare que sus virtudes son heroicas, mediante Decreto papal la beatificación.

Cuál fue el milagro?.

Se ha logrado certificar que el padre Alabanza intervino en el parto milagroso de una mujer muy enferma, a tal grado que la bebé en camino estaba desahuciada. Hoy en día, tanto mamá como hija están perfectamente.

Porqué decidió emprender la tarea de recolección de datos del Padre Almansa?.

Cuando conocí la historia pensé en que Bogotá se merecía un santo. Además Colombia no tiene ningún santo, los hay, pero son unos sacerdotes españoles, que se han santificado en Colombia, como San Pedro Claver, San Luis Beltrán y San Ezequiel Moreno.

Quiénes serían estos beatos?.

Tenemos siete que estuvieron en la guerra civil española, donde murieron y se convirtieron en mártires. Adicionalmente están beatificados el padre Marianito Eusse y este mes se espera la orden de beatificación de la Madre Laura Vicuña, pero no son capitalinos.

Cuál es la diferencia entre santo y beato?.

La beatificación es la primera fase del proceso para la santificación. Los que llegan a ser beatos ya son considerados siervos de Dios, pero se necesita otro milagro comprobado para poder ser considerado canonizado o santo. El proceso se inicia en el lugar donde murió el candidato a santo.

Le hace falta un santo al país del Sagrado Corazón?.

Vamos a darle a la capital un santo. Ninguna capital del mundo, ni Roma, ni Londres, ni Madrid, tienen uno. Hasta ahora los considerados santos son de provincia.

Colombia necesita un santo con el que el pueblo se sienta identificado. La Iglesia ha estado siempre al lado de su pueblo en los momentos difíciles y qué mejor regalo para sus fieles.

Somos optimistas en el futuro de la iglesia Católica en Colombia, porque en realidad el pueblo la necesita.

Qué le preocupa de los actuales problemas de la iglesia Católica?.

Nosotros somos una iglesia que acompaña al pueblo en todo, hasta en sus avatares. La Iglesia participa de todo; de las luces y de las sombras.

Allá en los Estados Unidos, donde los padres han caído en desgracia y pecado, y en Argentina con su actual crisis, la iglesia Católica está al lado de su pueblo y de sus representantes. No despreciamos, sabemos perdonar y no vamos a darle la espalda a nadie.

Tenemos en Colombia el máximo optimismo, porque en los momentos difíciles es cuando más se acerca la gente a Dios. Hay problemas relativos. Monseñor Vidal es un buen ejemplo del problema que ha tenido que afrontar por la situación de desmovilización de los paramilitares.

Han matado a varios representantes de la iglesia e inocentes en esta guerra, pero deben ser considerados como mártires.

Cómo responde la Iglesia al nacimiento de nuevas religiones?.

En cuanto a la proliferación de nuevas comunidades, casi todas ellas de garaje, no es preocupante. A lo largo de los años es un fenómeno cotidiano, doloroso. Pero, normalmente esas personas vuelven a la iglesia.

El pastor Silva es un buen ejemplo de esas nuevas congregaciones. Muchas personas migran hacia su comunidad religiosa, pero vuelven cuando requieren de un sacramento y se dan cuenta cuál es ciertamente su hogar espiritual.

Pero, para mí el problema grande son los niños, porque cuando se los llevan a una de esas sectas no tienen el criterio suficiente para decir que no quieren irse y que prefieren seguir con nosotros. Esos niños sí van a permanecer en esa secta porque allí van a crecer allí y cuando el pastor los abandone, como sucede en muchas ocasiones, se quedarán sin norte.

La acogida de los niños es realmente importante. Quienes vienen todos los días a misa y comparten de la vida en esta comunidad ya están convencidos de nuestra filosofía. Pero, y a futuro?. Es necesario hacer algo por atraer a los niños a esta Iglesia.

***.

Su imagen.

Monseñor lvaro Fandiño Franky estudió en el Seminario Menor y Mayor de Bogotá, y se ordenó para esa Arquidiócesis. Empezó como sacerdote en 1962, cuando se inició el Concilio Vaticano II. Prelado de Honor en su Santidad desde 1983, es miembro fundador de la Academia de Historia Eclesiástica de Bogotá y especializado en Historia Eclesiástica en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, materia de la cual hoy es docente. Su hobby son los idiomas y se ha desempeñado como Vicario Parroquial, y Secretario local de la Nunciatura Apostólica. Actualmente ejerce como párroco de Cristo Maestro. Ha escrito, además del libro del padre Almansa, dos volúmenes con el título de "El aborto" y otro más dedicada al Papa Pío XII.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.