Secciones
Síguenos en:
DESDE NIÑO SOÑABA SER PRESIDENTE

DESDE NIÑO SOÑABA SER PRESIDENTE

El problema de Samper -o si se quiere la ventaja- es que no tenía otra alternativa. Su deseo de ser Presidente era una decisión tomada desde 1956, cuando a los seis años fue con su padre Andrés a una ceremonia en la Plaza de Bolívar y vio al Presidente Alberto Lleras. Tal vez por esa aspiración cultivada por años, ayer, día de elecciones, no se le notaba ningún cansancio. Le madrugó a muchos periodistas y minutos antes de las nueve se fue a jugar tenis al club del Comercio en la Séptima con 63.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de junio 1994 , 12:00 a. m.

Una partida de dobles que iba muy bien hasta que llegaron las cámaras de televisión. El candidato, que mal que bien, había respondido con voleas cortas en la malla a las bolas que del otro lado le lanzaba Rodrigo Pardo, su asesor, lucía ahora desconcentrado. Le valió perder dos games consecutivos y con ellos el set, para dejar empatar un partido que iban ganando uno por cero.

Mientras tanto, toda su familia trabajaba. Jacquin Strouss, su mujer, atendía las más de 30 acostumbradas llamadas de embajadores colombianos y otros personajes. Y Felipe, su hijo menor, cargaba afiches y banderas para vestir de samperista cualquier carro que viera por ahí parqueado.

La segunda cita en la agenda, después del tenis, fue una misa -muy rápida por cierto- celebrada por un dominico en su apartamento.

Cinco minutos antes de las 12 y cinco después de que su mamá Helena llegara a saludarlo, salió estrenando vestido azul y -como diría Jacquin- con cara de presidente .

Ya en el bus, con De La Calle, Pardo y sus esposas, el tema fue Colombia. La selección. El análisis del candidato fue que el equipo dominó, pero demostró que no sabe manejar el contragolpe . La primera parada fue en un Carulla del norte, para que Jacquin votara. La segunda en la escuela La Amistad, en el barrio Kennedy, abarrotada de partidarios, para el voto de De la Calle. La tercera, en la Plaza de Bolívar, y fue ahí, donde se le vio una seguridad, una manera de alzar niños, de levantar los brazos, que sin duda, y a diferencia de su estilo matinal para la raqueta, lo hacen más Presidente que tenista.

Luego, se fue para la Dirección Liberal Nacional. El ex presidente Julio César Turbay lo estuvo esperando pero unos minutos antes se fue. De todas maneras estaba Pedro Gómez Barrero y una tuna que lo puso a cantar: ...el-cariño- verdadero-ni-se-compra-ni-se-vende . Después, fue al tradicional almuerzo familiar.

Ernesto Samper, estaba nervioso, dijo. Pero optimista. La palabra triunfo, durante todo el recorrido, brilló por su ausencia. Algo tuvo que ver la derrota 3-1 de la Selección frente a Rumania.

De todas maneras no dudó en proponer un marcador para su partido de hoy: 2-1 a su favor.

Sus hijos, vestidos con calcomanías de Samper de pies a cabeza, le hacían barra por las ventanas del bus. Y de cuando en vez, cuando un carro pastranista se les aparecía, gritaban Guavio, Guavio .

Ya con la cautela de la víspera no quiso responder muy claro a la pregunta sobre por qué quería ser Presidente. Pero eso está escrito en Mi querido Ernesto . Al mismo, hoy Presidente, decía hace tiempo que serlo era su obsesión: Quizás porque me sentía frustrado. El hecho de que fuera el mejor del curso hacía que mis compañeros me aislaran de las fiestas, inclusive de las conversaciones. Yo pensaba: Caray, qué bueno tener poder para que, sin dejar de ser buen estudiante, pueda conseguir todo lo que estos tipos consiguen sin serlo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.