CON LICENCIA PARA ENSEÑAR

CON LICENCIA PARA ENSEÑAR

De los buenos maestros siempre se aprende algo para toda la vida. Su misión es la de guiar el conocimiento, deben ser muy perceptivos, descubrir talentos, enfocar su desarrollo y encontrar la fórmula pedagógica que motive a sus estudiantes a buscar más.

21 de abril 2004 , 12:00 a.m.

De los buenos maestros siempre se aprende algo para toda la vida. Su misión es la de guiar el conocimiento, deben ser muy perceptivos, descubrir talentos, enfocar su desarrollo y encontrar la fórmula pedagógica que motive a sus estudiantes a buscar más.

Hablamos con algunos estudiantes que se inclinan por las ciencias de la educación para conocer qué les gustaría saber antes de dar el sí a estas carreras y le trasladamos sus inquietudes a la decana de esta facultad, en la Universidad de la Sabana.

Inés Ecima y su equipo de trabajo nos ayudaron a construir la guía del grupo que comprende todas las licenciaturas.

Pero antes, es preciso aclarar que en Colombia el término licenciatura esta reservado a las titulaciones universitarias de carácter superior en al ámbito de saberes y disciplinas pedagógicas; es decir, que es el título profesional de los educadores.

El título de licenciado se refiere tanto al ámbito o área del saber al que pertenece la titulación como al nivel universitario de la formación que acredita.

Qué destrezas y conocimientos básicos debo tener?.

Ante todo debe ser alguien muy rico en humanidad, es decir una persona con cultura general y pedagógica, riqueza en valores, experta en su área de trabajo, emprendedora, creativa y con competencias cognitivas y comunicativas que le permitan interactuar en múltiples contextos.

Su proyecto de vida debe incorporar su vocación de educador, ser sensible a los problemas que demanda el mundo globalizado, tener habilidades administrativas y una enorme capacidad de aprender a aprender, también debe respetar el quehacer del docente en cualquier nivel educativo (preescolar, básico, medio o superior) y tener sentido de responsabilidad individual y social.

Qué es lo más favorable y también lo negativo que encontraré cuando me gradúe?.

El marco de referencia para identificar lo malo serán las limitaciones propias de la mente humana. Si la elección de la profesión de educador se realiza con la plena convicción de que es allí donde se realizará la persona, independientemente del ámbito de desempeño laboral, habrá muchas cosas que se pueden denominar buenas.

Entre ellas, la satisfacción de la labor bien hecha, del servicio prestado a otros, del grano de arena para que otro se perfeccione y crezca, el estar siempre en contacto personalizado con la juventud, la niñez, la -adultez en las diferentes etapas- o el tener una actividad intelectual permanente e intensa.

Además, se puede ejercer en cualquier contexto (país, colegio, empresa e institución) y momento, porque nunca se es viejo para enseñar; un profesor que tiene vocación para la docencia recibe una gratificación permanente con cada progreso de sus pupilos.

Es una profesión que cada día ofrece retos. Actualmente, la educación ha recobrado la importancia e interés de los gobernantes por el impacto que tiene la calidad de la educación de sus habitantes en el progreso de una Nación.

Esto conlleva a que los gobernantes proyecten destinar más recursos para el perfeccionamiento de los docentes y para mejorar las condiciones en las que trabajan.

Lo malo estará centrado en las posibilidades de realización que cada uno busque y en sus limitaciones e ideales. Como en toda profesión hay empleos bien y mal remunerados, y buenas o regulares condiciones laborales y oportunidades de desarrollo personal.

Otra piedra en el camino son los escasos recursos que los presupuestos públicos han dedicado al sector educativo y el estatus de la profesión en la sociedad. Su reconocimiento bajó frente a otras profesiones, lo que conduce a que pocos bachilleres quieran ser docentes y a que la profesión no se renueve generacionalmente como otras.

Por otra parte, los espacios en los que trabaja el docente usualmente subestiman el tiempo que demanda un ejercicio responsable y comprometido de la docencia, a tal punto que considera que su actividad se reduce a dictar una clase y le agregan a esto otras cargas laborales que limitan su disponibilidad para mejorar su práctica pedagógica.

Cómo está el campo laboral para los profesionales en educación en Colombia?.

El egresado de cualquier carrera profesional encuentra una serie de circunstancias favorables o desfavorables para el ejercicio de su profesión y no se desconocen las tasas de desempleo que diariamente informa el DANE.

Sin embargo, no se puede predecir cuáles serán las oportunidades laborales para cada persona. Frente a esta realidad, las dificultades se convierten en oportunidades de crecimiento personal siempre y cuando se recurra a valentía, intrepidez, madurez y espíritu deportivo.

De lo anterior se puede afirmar que el campo laboral, como en las demás profesiones, está competido pero abierto y lleno de oportunidades; depende fundamentalmente de la buena preparación. Los profesionales buenos siempre consiguen trabajo.

Cuál es el salario promedio de un profesional en educación?.

Depende del ámbito si es oficial o público y de la condición de la institución educativa.

Como docente, en el sector oficial: para niveles de preescolar, básica y media, la categoría en la que se ubica un recién egresado es la séptima, con un salario aproximado de 700.000 pesos y a partir de este monto, ascenderá según experiencia y capacitación hasta la última, que actualmente es la catorce; si además de ser profesor es nombrado con funciones directivas, recibe un porcentaje adicional al salario.

En el sector privado, generalmente pagan según categoría en el escalafón docente y dependiendo de la institución variarán los beneficios adicionales (primas laborales, porcentajes adicionales, capacitación, entre otros).

Otros niveles en los que se puede desempeñar el licenciado como docente son en la educación superior y en el medio universitario, donde tendrán tantas posibilidades como competencias haya desarrollado.

Pero como licenciado, el profesional de la educación puede desempeñarse en otros ámbitos como en la empresa privada, organizaciones no gubernamentales, organizaciones nacionales e internacionales, instituciones de educación no formal e informal, preescolar y primeros años de educación básica. Puede ser directivo, consultor o asesor pedagógico de instituciones, centros u organizaciones públicas y privadas nacionales o internacionales de educación infantil; promotor de proyectos educativos formales e informales a favor del desarrollo infantil y a nivel comunitario y familiar.

Puede también trabajar como gestor y ejecutor de programas de apoyo pedagógico -desde lo lúdico, comunicativo, cognitivo, sensoriomotor-, en centros hospitalarios, de adopción, de inclusión social, de discapacitados, Organizaciones no gubernamentales, alcaldías, medios masivos, bibliotecas, museos, clubes, parroquias y escuelas de padres, entre otros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.