AVENTURA EN EL PASADO

AVENTURA EN EL PASADO

En el pórtico de la Casa del Sol Muisca, una mujer con un penacho de plumas en su cabeza y una larga túnica blanca con pictogramas indígenas saluda a los forasteros en lengua maya: In-Lak Ech (Yo soy tu) , les dice; a lo que ellos responden: Al-Lak En (Tú eres yo) .

27 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

En el pórtico de la Casa del Sol Muisca, una mujer con un penacho de plumas en su cabeza y una larga túnica blanca con pictogramas indígenas saluda a los forasteros en lengua maya: "In-Lak Ech (Yo soy tu)", les dice; a lo que ellos responden: "Al-Lak En (Tú eres yo)".

Terminada la cortesía, la mujer, que en realidad es la artista plástica Norma Lucía Camacho Reyes les hace una advertencia: "Aquel que deja de soñar está muerto".

Luego pronuncia las palabras mágicas: "Chi Cha Cho (bienvenido)" y, por arte de embrujo, se abren las puertas de este singular museo de Facatativá, que antes era una vivienda corriente donde vivían Norma y su familia.

Entran y, en el salón que alguna vez sirvió de comedor, Camacho invoca la magia milenaria a través de acuarelas de deidades femeninas. El hechizo funciona y esta vez acude al llamado María La Larga, una quindiana que se lleva a los hombres infieles al cementerio, para robarles la energía. "Ella se alarga y ellos envejecen", afirma la leyenda.

También aparecen la Madre Selva y otros espantos andinos pero, ahora, hay que seguir las huellas del arte rupestre, subir las escalaras y llegar al altar de Bochica y Bachué, quienes se encuentran junto a los miembros de la sociedad suprema de deidades precolombinas: la cacica del Guatavita, Unzagua, Huitaca y Furatena.

Ellos otorgan protección a los forasteros que luego deben ingresar al salón de las criaturas zoomorfas, donde duendes, mohanes y fantasmas solicitan oraciones a cambio de prepararlos para el viaje fantástico hacia un destino más antiguo: la era de los Saurios.

La regresión tiene lugar en el Túnel del Tiempo, un corredor negro que debe atravesar Flindstones -hogar de Pedro Picapiedra, Vilma y Dino- para aterrizar en la guarida geológica.

Allí, la imaginación recorre las eras precámbrica, paleozoica y mesozoica gracias al efecto visual del neón y a las inquietantes esculturas que Norma Camacho hace con material reciclado y que semejan nidos de tiranosaurios, huellas de Hayosaurios, amonitas, fósiles y gran variedad de figuras antiguas.

Al final, la aventura irreal por los diferentes espacios de la Casa del Sol Muisca permite a los visitantes rescatar los contenidos míticos, cosmogónicos y simbólicos de la cultura muisca, la mejor recompensa para la fabulosa descendiente indígena, coronada con plumas y vestida con pictogramas indígenas, que desde hace dos años decidió transformar su casa en este exquisito santuario del tiempo antiguo.

Museo Casa del Sol Muisca de Facatativá. Calle 8 No. 9-25. Teléfono 8428310. Correo electrónico casadelsolmuisca@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.