DESPIDOS POR EXTRAÑA PÉRDIDA DE EXPEDIENTE

DESPIDOS POR EXTRAÑA PÉRDIDA DE EXPEDIENTE

Muchos de los consejeros de Estado que hace escasos seis días se reintegraron en forma efectiva a sus actividades apenas empiezan a desayunarse con la noticia. Argumentando razones del servicio, los cuatro magistrados que integran la Sección Segunda del alto Tribunal optaron por declarar insubsistentes en el cargo a cinco miembros de la secretaría de esa sección.

25 de enero 1991 , 12:00 a. m.

El despido se produjo dentro de parámetros de excepcional discreción y tuvo lugar el 19 de diciembre pasado, último día de labores de la Rama Judicial. Eso explica porque hasta ahora nos enteramos , dijo un magistrado.

Lo relevante del asunto, sinembargo, está en que el origen real de los despidos es un oscuro incidente que hoy es objeto de dos investigaciones: una disciplinaria y otra penal.

El asunto inició el 20 de septiembre del año pasado, cuando se hizo evidente la desaparición de uno de los procesos a cargo de la Sección Segunda del alto Tribunal, sección que absuelve los litigios contenciosos de orden laboral.

El expediente que desapareció involucraba una demanda contra el Decreto 3047 de 1989. Este fijó en 65 años la edad de retiro forzoso de los notarios, pero estableció una excepción: Salvo que se trate de notario designado en propiedad, circunstancia en la cual podrá culminar su período . El Consejo de Estado consideró ilegal esa salvedad y suspendió la vigencia jurídica de esa frase del decreto. Entonces, sobrevino la pérdida del expediente.

La desaparición impedía que se acatara en forma inmediata la decisión del Consejo de Estado. Así, cualquier notario con 65 años cumplidos, podía continuar hasta terminar su período de cinco años. Para impedir esas y otras anomalías, la Procuraduría ordenó la reconstrucción del proceso.

Actualmente cursan dos investigaciones. La primera, realizada por la División de Investigaciones Especiales de la Procuraduría General de la Nación, virtualmente concluida y actualmente a estudio de la viceprocuradora Miryam Ramos de Saavedra. La segunda, en trámite, cursa en un Juzgado de Instrucción Criminal.

El expediente apareció, finalmente, hace poco más de un mes. Una mujer, residente en un municipio anexo a Bogotá, aseguró haberlo hallado tirado en el antejardín de su casa.

Al ver que pertenecía al Consejo de Estado decidí enviarlo por correo , dijo la mujer a las autoridades.

La Procuraduría halló huellas digitales de funcionarios de la corporación e hizo otros descubrimientos.

Los resultados de las indagaciones una de tipo penal y otra disciplinaria que se adelantan, pronto saldrán a la luz. Lo cierto, por ahora, es que desde diciembre pasado, en la Sección Segunda, rodaron las cabezas del titular de la secretaría, Miguel A. Perilla y las de otros cuatro auxiliares: dos oficiales mayores, un escribiente y un citador.

Perilla, un funcionario con rango 21 en la escala de la rama judicial, lo que significa apenas un grado por debajo de la categoria de Magistrado de Tribunal Superior.

Los cinco empleados despedidos fueron sustituidos en la misma resolución que dispuso su relevo. Celeridad que, en cambio, no ha operado respecto de las vacantes existentes desde hace varios meses en la Corporación: seis en total.

Ayer trascendió, además, la declaratoria de insubsistencia de otros dos funcionarios subalternos de la Sección Quinta, a cargo de las demandas de carácter electoral.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.