CUANDO LA HIPNOSIS ENTRA POR EL OÍDO

CUANDO LA HIPNOSIS ENTRA POR EL OÍDO

Hace poco, en un supermercado Safeway en California, Donna Now se sorprendió al escuchar una voz que susurraba algo cerca de la sección de embutidos.

12 de abril 2004 , 12:00 a.m.

Hace poco, en un supermercado Safeway en California, Donna Now se sorprendió al escuchar una voz que susurraba algo cerca de la sección de embutidos.

Al levantar la vista, vio una pantalla de plasma a colores que parecía dirigirse sólo a ella. La voz anunciaba un descuento en pavos y jamones Sara Lee. "Es sumamente efectivo", dice Now. "Soy vegetariana, pero hace que a uno le entren ganas de comprar jamón".

Now estaba ante lo que podría ser el futuro del sonido: rayos sónicos muy enfocados a los que se puede dar forma y dirigir, una tecnología que fascina a los especialistas en marketing y los militares por igual.

En varias pruebas hechas en supermercados, estos rayos sónicos (parecidos a los láser) se dirigen por separado a los compradores para alentarlos a comprar con mensajes grabados. En algunos Wal-Mart que tienen McDonald s dentro de la tienda, por ejemplo, los compradores pueden escuchar mensajes que ensalzan los productos de la cadena de hamburguesas.

Más allá de los fiambres y la comida rápida, el ejército estadounidense ya planea usar la tecnología en Irak, ya que los rayos sónicos pueden utilizarse para comunicarse con personas que se acercan a un punto de control, por ejemplo.

La empresa detrás de estos trucos acústicos es American Technology Corp., de San Diego, fundada por Elwood Norris, quien ha experimentado con la electrónica desde su adolescencia, pero que ahora está concentrando su energía en HyperSonic Sound, el producto usado en Safeway.

El sistema lanza una columna de sonido que no puede escucharse siquiera a unos centímetros, y puede ser moldeada para hacer que el sonido cese a una determinada distancia.

Una aplicación que estudian los fabricantes de autos es la de colocar parlantes que permiten que tanto el conductor como los pasajeros escuchen música distinta sin importunar a los demás. "Podemos hacer lo que los físicos nunca creyeron posible", dice Norris.

Aun cuando esta tecnología va ganando credibilidad, abundan los obstáculos. HyperSonic Sound es muy costoso. American Technology dice haber gastado US$50 millones desde 1996 para desarrollar y patentar HyperSonic Sound. En el año fiscal finalizado el 30 de septiembre, la compañía perdió US$8,2 millones tras generar ingresos de US$1,3 millones.

Aunque las aplicaciones militares de HyperSonic Sound han impulsado sus ventas, la pasión de Norris es el éxito comercial. Y ya son varias las compañías que están estudiando la tecnología. En conjunto con los supermercados Safeway, la cadena de televisión ABC evalúa instalar una red dentro de las tiendas para alcanzar a millones de espectadores y oyentes en las cajas.

Mike Benson, vicepresidente de marketing de ABC, dice que todavía no tienen los resultados de las recientes pruebas en tres establecimientos de Safeway, pero la cadena está interesada en el proyecto ahora que "la tecnología de sonido ha recuperado terreno".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.