TORMENTA EN UN VASO DE AGUA

TORMENTA EN UN VASO DE AGUA

Lo que comenzó como un mísero pulso entre la autoridad municipal y algunos directivos docentes que se resisten a ser trasladados, terminó convirtiéndose en tormenta en un vaso de agua gracias al plazo que les concedió el alcalde para que no se ejecutara la orden de inmediato, sino hasta Semana Santa.

20 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Lo que comenzó como un mísero pulso entre la autoridad municipal y algunos directivos docentes que se resisten a ser trasladados, terminó convirtiéndose en tormenta en un vaso de agua gracias al plazo que les concedió el alcalde para que no se ejecutara la orden de inmediato, sino hasta Semana Santa.

Entre tanto los inconformes aprovecharon el plazo para desatar una lluvia de rayos y centellas en contra de los traslados; pero, como de costumbre, nada que ver con la defensa de los intereses de los niños ni con la calidad de la educación que reciben.

Hasta ahora no se han escuchado argumentos que demuestren por qué los rectores (as) de los colegios municipales no se pueden rotar. Ciertamente, hay cosas que son inamovibles, como las columnas de la catedral, o necesarias, como el diablo sin el cual el cristianismo quedaría cojo, pero que haya rectores (as) intocables (como nos quieren hacer creer sus defensores de oficio), sin los cuales las instituciones se desploman y los niños se van al infierno, eso ya esterrorismoi de guardería.

En el servicio público nadie es imprescindible por muy importante que sea o que se crea. O, si no, cómo creen que hemos podido sobrevivir sin Bolívar? Y eso que él también quiso perpetuarse en el solio que lleva su nombre. Y, cómo creen que podremos vivir sin Uribe, (o a pesar de Uribe), si la reelección no cuaja? Los dictadores de facto, y todos sus remedos grandes y chicos, suelen olvidar quelos hombres y las mujeres- pasan y las instituciones quedani .

Si algo han logrado los agitadores de la tormenta, es sembrar dudas e interrogantes: por qué se aferran con patas y manos a una cargo en particular si en otro colegio también pueden ejercer la función de la que se jactan?, es que hay colegios con niños de primera y niños de segunda?, o será que quieren seguir ganando indulgencias con avemarías ajenas? Por suerte, será que debajo del sillón de directivo se encontraron un tesoro y se lo tenían bien calladitos?... Vaya uno a saber por qué se resisten al traslado!.

Mientras Pirajón no suelte el timón ante la primera tormenta en un vaso de agua, los doctos de capirote no van a lograr aterrorizarnos con el cuento de que trasladar a un directivo docente es un atentado contra lastorres gemelasi de la legalidad y la justicia.

Entonces, si en vez de dedicarse a los intereses de los niños y a la calidad de la educación que reciben, los directivos docentes y el secretario de educación continúan nadando en un mar de babas, van aperder el añoi .

COLOFON: Por un pinche traslado, la comunidad educativa no puede ahogarse en vaso de agua.

germanpinzon2000@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.