CASANARE RECLAMA POR LA PAZ

CASANARE RECLAMA POR LA PAZ

El malestar que hay entre los trabajadores de la salud contra los grupos armados ilegales por los atentados realizados en su contra, quedó demostrado el pasado martes cuando médicos y demás trabajadores marcharon por las calles de Yopal para exigirles que les permitan trabajar por el bienestar de la gente, especialmente pobre, del Casanare.

23 de abril 2004 , 12:00 a.m.

El malestar que hay entre los trabajadores de la salud contra los grupos armados ilegales por los atentados realizados en su contra, quedó demostrado el pasado martes cuando médicos y demás trabajadores marcharon por las calles de Yopal para exigirles que les permitan trabajar por el bienestar de la gente, especialmente pobre, del Casanare.

Durante la marcha se escuchó únicamente las sirenas de las ambulancias. Los manifestantes portaron pancartas alusivas al respeto por la vida y al trabajo de los facultativos que laboran en la zona montañosa.

La marcha se inició a las 11:00 de la mañana en la alcaldía de Yopal y terminó en el parque principal con una misa. Participaron más de dos mil personas que trabajan en el Hospital, el centro de salud y las administraciones departamental y municipal.

El secretario de salud de Casanare, Eduardo Lucio Gilede, dijo que el único propósito de la misión medica es atender a los enfermos.

Por el asesinato de la medica del centro de salud de La Salina, Clemencia Daza Gil, ningún profesional quiere ir a prestar sus servicios a esta población, reveló Lucio Gilede. En Monterrey y Maní, algunos médicos han renunciado por temor a los grupos armados los secuestren o los maten. Así es casi imposible ampliar los servicios de la red pública , precisó.

Daza Gil fue obligada a descender de una ambulancia en que se transportaba y luego su cuerpo fue encontrado baleado el 30 de marzo en limites entre Casanare y Arauca.

Actualmente en la lista de desaparecidos figuran el médico de Recetor, Geimer Antonio Muniver Rodríguez, el conductor de la ambulancia Nairo Omero Chaparro y el enfermero del centro de salud de Monterrey, Henry Calixto Rey Morales.

MAS PROTESTA.

Unos cinco mil estudiantes, ganaderos, comerciantes y comunidad en general colmaron las calles de Tauramena para protestar por la desaparición de jóvenes que posiblemente están siendo alistados en las filas de los grupos armados ilegales.

La población civil está cansada de vivir en medio de la guerra de los grupos armados , se leía en una de las pancartas.

La situación es tan delicada que algunos padres de familia optaron por no dejar sus hijos ir a estudiar.

En las calles de Tauramena se habla de la desaparición de unos 30 jóvenes. No obstante sólo existe una denuncia.

Unidos todos contra la violencia lograremos que los grupos ilegales cesen sus hostilidades , dijo uno de los organizadores del evento.

FOTO/Rafael Espinosa EL TIEMPO.

Los trabajadores de la salud de Casanare exigieron a los armados ilegales respeto a las actividades que realizan a favor de los pobres.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.