PARTE DE LA RELIGIÓN

PARTE DE LA RELIGIÓN

La Gaby no es de promesas y mucho menos de cumplirlas. Pero mira el santuario improvisado en el anden, clava la mirada en una vela que agota el cabo y promete: Si Diego se recupera yo prometo que dejo la prostitución . Por el gesto de su rostro, parece segura de hacerlo.

25 de abril 2004 , 12:00 a.m.

La Gaby no es de promesas y mucho menos de cumplirlas. Pero mira el santuario improvisado en el anden, clava la mirada en una vela que agota el cabo y promete: "Si Diego se recupera yo prometo que dejo la prostitución". Por el gesto de su rostro, parece segura de hacerlo.

La Gaby es un travesti, de 29 años. Lleva ocho horas en la puerta de la Clínica Suizo-Argentina, donde está hospitalizado hace una semana Diego Armando Maradona. No ha parado por su habitual esquina de General Rodríguez, donde sus clientes la echan de menos. "Diego me necesita mucho más", dice y se queda, como otros 200 hinchas de Boca Juniors y de otros equipos, que esperan a que el corazón de Maradona les dé un respiro.

"Cuando jugaba, iba a la cancha. Fui a su despedida y cuando me acuerdo, lloro. Me gustaría cuidarlo, atenderlo y decirle que deje esas amistades y le dé bola (atienda) a su familia", dice.

En la avenida Pueyrredón, en pleno barrio Norte, se señoras con labios de colágeno y senos de silicona, los devotos que han hecho de Maradona parte de la religión son intrusos. Los feligreses , muchos sin desayunar, han creado un santuario. Allí rezan por Diego. Rezan y gritan, rezan y saltan, que es su manera de rezar. Son los devotos de una religión que se resume en un afiche pegado en el muro de la clínica. "Diego: Dios no quiere competencia allá arriba".

A La Gaby la miran de cerca Pablo y Daniel, los dos con la camiseta del Boca, ambos con Maradona en la piel: Pablo lo tiene tatuado a la altura del corazón y Daniel, en la pierna izquierda. "Ayer (jueves), estuvimos hasta las tres de la mañana y hoy (viernes) sigo de largo", dice Pablo, de 24 años.

"Yo apruebo lo que hace y lo que dice. Si insulta al Papa, Diego tiene razón. Cuando se putea con los presidentes, también; si él se llega a presentar a candidato a la Presidencia, voto por él y...", dice, justo cuando Daniel, lo interrumpe: "Yo ya voté por él. En las últimas elecciones para presidente puse una foto suya en lugar de la de cualquiera de esos ladrones".

Maradona logra lo imposible. En su culto, por ejemplo, se abrazan pacíficamente hinchas de equipos opuestos. "Estamos por Diego, que es argentino por sobre todas las cosas. Sólo quiero que se recupere", dice Facundo, de 21 años, fanático de Racing. A su lado Lucas, de 20, con la camiseta de Independiente, dice sentirse orgulloso porque "Diego es desde chico, hincha de Independiente".

Todos justifican el derrotero de Maradona. "Siempre estuvo presionado. Además, es villero (nacido en un barrio marginal) como nosotros. Lo sacaron de Villa Fiorito y lo llevaron a España, Italia. Vos sabés lo que es eso? Si nosotros apenas podemos saber cuánto es dos más dos", sentencia Daniel mientras besa el crucifijo al que le pide por su D10s , como está escrito en una pancarta al otro lado de la calle.

Las velas comienzan a apagarse. El santuario sigue recibiendo fotos, velas, escritos... La Gaby , Pablo, Daniel, Facundo, Lucas y los demás se quedan allí, gritando "Maradooo, Maradooo...", su verdadera forma de rezar.

IGLESIA MARADONIANA.

Un grupo de periodistas de la ciudad de Rosario, hinchas de Newell s Old Boys, equipo en el que Diego Maradona jugó cinco partidos en 1993, crear la Iglesia Maradoniana la mano de dios . Ocurrió cuando, en una reunión celebrada el 29 de octubre de 1998, el grupo decidió celebrar la "Nochebuena Maradoniana", porque el 30 el ídolo cumplía 38 años. Entre tragos, le dieron vida a la iglesia , con sus 10 mandamientos, el "Te-diegum" (similar al Tedeum) y hasta con un comité inquisidor que ya condenó a Joao Havelange, Joseph Blatter y Pelé . La iglesia tiene más de 600 fieles oficiales registrados en todo el mundo.

Entre los 10 mandamientos están estos: 1. La pelota no se mancha, como dijo Dios en su despedida. 2. Amar al fútbol por sobre todas las cosas. 3. Difundir los milagros de Diego en todo el universo. 4. No proclamara a Diego en nombre de un único club. 5. Llevar a Diego como segundo nombre y ponérselo a tu hijo.

MITOS, CHE.

Diego Armando Maradona es el último mito -y el único viviente- argentino. El primero fue Charles Gardes, más conocido como Carlos Gardel, quien se convirtió en leyenda al morir en un accidente aéreo en el Aeropuerto Olaya Herrera, de Medellín.

Eva Duarte de Perón ( Evita ) es el mito perfecto. Murió por un cáncer, a los 33 años en 1952, su cadáver sufrió un tortuoso peregrinar hasta 1972 y todos aquellos que osaron profanarla de alguna manera terminaron cayendo en regracia. "Santa Evita" al decir del escritor Tomas Eloy Martínez, es amada por pobres y menesterosos y hasta por peronistas y antiperonistas.

También está Ernesto Che Guevara fue fusilado en La Higuera, en la región boliviana de El Yure, en 1967, después de haber sido corazón, alma y nervio de la revolución cubana.

El primer mito deportivo argentino fue José María Mono Gatica, un boxeador analfabeto que dividía las aguas entre ricos y pobres, entre peronistas y antiperonistas. Hombre de gran corazón y controvertida conducta, murió trágicamente en 1958 bajo las ruedas de un autobús, cuando volvía del estadio de Independiente.

FOTO/AP.

1- Velas, fotos, súplicas... todo vale para estos Maradonianos .

2- Pablo (izq.) y Daniel son dos feligreses . Una camiseta del Boca, el amado equipo del ídolo, es objetivo de culto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.