CINCO LECCIONES

CINCO LECCIONES

Desde el punto de vista periodístico y humano, la suerte que ha corrido Carlos Castaño es importante. Vivo o muerto, en la miseria de su soledad, perseguido por sus ex compañeros o en sitio seguro y al servicio de una agencia extranjera, todo ello es objeto de especulaciones... y preocupaciones. Pero desde el punto de vista histórico, Castaño ya no es importante. Nunca lo fue. Nos hicieron pensar que Castaño era el jefe de un proyecto político contrainsurgente, la cabeza pensante de una Colombia sin guerrillas, el líder de una paz negociada con las autodefensas. Aclarado el panorama, podemos desprender varias lecciones.

25 de abril 2004 , 12:00 a.m.

Desde el punto de vista periodístico y humano, la suerte que ha corrido Carlos Castaño es importante. Vivo o muerto, en la miseria de su soledad, perseguido por sus ex compañeros o en sitio seguro y al servicio de una agencia extranjera, todo ello es objeto de especulaciones... y preocupaciones. Pero desde el punto de vista histórico, Castaño ya no es importante. Nunca lo fue. Nos hicieron pensar que Castaño era el jefe de un proyecto político contrainsurgente, la cabeza pensante de una Colombia sin guerrillas, el líder de una paz negociada con las autodefensas. Aclarado el panorama, podemos desprender varias lecciones.

Primera lección: agotado el simulacro de negociación con las autodefensas, hay que abrirle paso a una política real para la superación del fenómeno paramilitar. Y ello supone que la confrontación y la negociación con esos grupos toca hacerlas con múltiples interlocutores y adversarios. Castaño no tiene sucesores porque su liderazgo era una invención conveniente pero efímera. El fenómeno del paramilitarismo, sin Castaño, queda más desnudo que nunca, en toda su diversidad, en toda su impureza y en toda su complejidad.

Segunda lección: la Oficina del Alto Comisionado es un instrumento mandado a recoger. Una oficina que no es eficiente para gestar, conducir y negociar procesos de reconciliación, termina bailando al son que le toque el interlocutor de turno. La tarea de una agencia de paz gubernamental debe ser la de construir políticas globales, coherentes y sostenibles. La actual oficina no sirve siquiera para desarrollar la negociación con los paramilitares. Mucho menos con el resto.

Tercera lección: la mesa única de negociación tiene que ser sustituida por muchas mesas regionales, orientadas y controladas por una sola política, impartida desde la Presidencia de la República. El fin del conflicto armado en Colombia pasa por institucionalizar regiones donde ahora prima la ley del más fuerte. Ello supone la concertación con esas fuerzas regionales cuyo estatuto de seguridad hoy se encuentra paramilitarizado, enguerrillerado o narcotizado.

Cuarta lección: es imposible diseñar una política de paz ignorando la transversalidad del narcotráfico en el conflicto colombiano. No podemos seguir en el onanismo jurídico de la alternatividad penal para esquivar las realidades de una justicia globalizada por los tratados internacionales. La aceptación de la paz colombiana hay que trabajarla desde el principio, desde el diseño mismo. Y toca hacerlo de manera digna y frentera con los demás países. En especial con los E.U.

Quinta lección: para superar la violencia hace falta un compromiso más profundo de la Fuerza Pública y de los organismos de justicia con el Estado Social de Derecho y con los ciudadanos. Parte del conflicto colombiano se origina en la descomposición de nuestro Estado. Militares que sueñan ganar la guerra en asocio con criminales o policías y fiscales que piensan que el delito se puede combatir de la mano de los delincuentes, son los que generan espejismos políticos como el de Castaño. Ese camino toca sellarlo definitivamente.

ottypa@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.