ALARMA POR TRÁFICO DE ANIMALES

ALARMA POR TRÁFICO DE ANIMALES

En la plaza de mercado de Girardot no solo se venden alimentos. Este lugar es uno de los principales centros de comercialización ilegal de fauna silvestre del país. (VER INFOGRAFIA: LOS DECOMISOS MAS ALTOS)

26 de abril 2004 , 12:00 a.m.

En la plaza de mercado de Girardot no solo se venden alimentos. Este lugar es uno de los principales centros de comercialización ilegal de fauna silvestre del país.

(VER INFOGRAFIA: LOS DECOMISOS MAS ALTOS).

Allí, cualquier persona puede comprar un tigrillo, un par de loros o pericos exóticos, guacamayas, venados, tortugas, iguanas, armadillos, micos, culebras, runchos e incluso osos de anteojos, provenientes de Huila, Caquetá, Guainía y Amazonas, entre otros.

Los animales no están enjaulados o amarrados. Los compradores que hacen caso omiso de la prohibición de tenerlos en una casa o en una finca los escogen por catálogo. Para pedirlos deben pagar el 50 por ciento del valor total.

Los contrabandistas recogen los animales en Flandes (Tolima), después de cruzar el río Magdalena. Allí, según la Policía de Cundinamarca, hay unas bodegas donde los guardan.

Para las autoridades es claro que Girardot se convirtió en un punto estratégico de este comercio debido a que recibe los animales de los antiguos territorios nacionales y de ciudades como Orito, Guamués, San Miguel, Puerto Asís, Mocoa, Mitú, San José del Guaviare y Puerto Inírida.

Desde el puerto cundinamarqués los animales también son transportados hacia Nariño, Quipile, Beltrán, Cambao, Honda y Puerto Salgar para llevarlos a la Costa Atlántica. Así mismo, los comerciantes buscan sacarlos hacia Santander, luego de pasar por Zipaquirá, Ubaté, Chiquinquirá y San Gil.

Pero el tráfico internacional es más rentable que el nacional. Un animal comercializado en el extranjero puede llegar a costar 1.500 dólares (unos 3,9 millones de pesos). Por ejemplo, por una guacamaya, que cuesta 100.000 pesos en el país, se pueden pagar 4 millones de pesos en Europa o Estados Unidos.

Se espera que toda esta información, conseguida por un agente infiltrado, conduzca en las próximas semanas a capturas y a la judicialización de los responsables.

Buscan soluciones.

En los últimos cinco años, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) ha decomisado 2.200 animales, cifra que ubica a este departamento en el primer puesto en comercialización ilegal de fauna silvestre del país.

Para contrarrestar el ilícito comercio, Gloria Lucía Alvarez, directora de la CAR, propone la creación de un grupo policial que identifique y desmantele las redes de traficantes en todo el país. Según lo establece la Ley 491 de 1999, una persona que cometa este delito puede afrontar penas de entre 3 y 8 años de prisión.

Para la directora de la CAR, el grupo contra los traficantes de fauna, para el que ya tiene nombre:Bloque de Búsqueda de Inteligencia, Reacción Inmediata y Judicializacióni , estaría conformado por el DAS, la Dijín, la Fiscalía y las corporaciones autónomas regionales. Dicho bloque podría contar, además, con una línea verde, una red de informantes y un rubro destinado a recompensas.

Alvarez agregó que también sería importante crear puestos fijos de control en sitios de extracción ilegal de diversidad biológica como Amazonas, Chocó y en los valles de los ríos Magdalena y Cauca.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.