POCOS COLOMBIANOS SE RELACIONAN CON LA BANCA

POCOS COLOMBIANOS SE RELACIONAN CON LA BANCA

Cuatro de cada diez colombianos tienen alguna relación con la banca, el resto está por fuera del sistema financiero, lo que demuestra la baja bancarización del país.

26 de abril 2004 , 12:00 a.m.

Cuatro de cada diez colombianos tienen alguna relación con la banca, el resto está por fuera del sistema financiero, lo que demuestra la baja bancarización del país.

Aunque Colombia está en el nivel de muchos países emergentes, no es lo ideal para alcanzar un mayor desarrollo.

Según estudios del Banco Mundial, solamente el 40 por ciento de la población colombiana utiliza los servicios financieros y en contraste, en España casi el 90 por ciento lo hace, mientras que en los Estados Unidos la cifra alcanza el 80 por ciento.

Cuál es la razón de esta baja relación con la banca?.

Juan Carlos Pinzón, vicepresidente de la Asobancaria, señala que hay dos razones grandes que explican este fenómeno.

Una de ellas es la baja cultura financiera que existe en el país, que puede estar relacionada con la pasada crisis del sector, acompañada de una no muy alta difusión de los servicios bancarios.

De hecho, algunos todavía creen que el único servicio que puede encontrar una persona en un banco es un crédito y a éste muchos le temen.

El otro asunto tiene que ver con la represión financiera, es decir que los bancos colombianos, comparados con otros países, tienen mayores costos que enfrentar como inversiones forzosas, impuesto a las transacciones financieras y hasta límites a tasas de interés.

Todo ello, afirma Pinzón hace que la estructura de costos sea más alta y genera por ejemplo que los bancos coloquen topes a la apertura de las cuentas de ahorros.

"Este es un reto para la banca desde la perspectivas de intentar ampliar su mercado, pero también lo es del gobierno porque tiene que crear las condiciones de regulación y política económica adecuadas para que más gente acceda a un servicio que hoy no tiene", señala.

El número de cuentas de ahorro del sistema financiero asciende a doce millones y medio, mientras que las cuentas corrientes llegan a dos millones.

Y mientras el número de tarjetas débito asciende a 9.500.000 de unidades, las de créditos escasamente llegan a dos millones y medio.

El país cuenta con 5.600 cajeros automáticos, 55.000 datáfonos y 4.000 oficinas bancarias.

Ahora bien, la baja bancarización del país crea una mayor oportunidad para el sistema financiero y sus agentes.

Una mayor bancarización o profundización del sector financiero le abriría un enorme abanico de posibilidades a una gran parte de la población que hasta ahora no ha podido tener acceso a él, como por ejemplo la posibilidad de tener cuentas corrientes y de ahorro, poseer una tarjeta débito o crédito, pagar los servicios públicos, poder escoger diferentes alternativas de inversión de largo y de corto plazo, señala la Asobancaria.

El gremio considera que la tarea que enfrenta el país en este frente es grande y con importantes repercusiones en el campo económico, si se tiene en cuenta que una mayor bancarización es sinónimo de desarrollo y crecimiento.

Teniendo en cuenta la necesidad de encontrarle a este fenómeno salidas, la Asociación Bancaria, con el apoyo del Ministerio de Hacienda y el Banco Mundial, programaron para el jueves y viernes de esta semana, el foro sobre políticas de mediano plazo que permitan que un número cada vez más grande de personas tenga acceso a los servicios financieros.

En Cartagena se darán cita expertos nacionales e internacionales para abordar el tema.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.