APAGARÍAN PRODUCCIÓN DE CAL

APAGARÍAN PRODUCCIÓN DE CAL

Por casi cien años los caleros de Nobsa emplearon el carbón como combustible para procesar la piedra de caliza y convertirla en cal, hasta que en 1999 tuvieron que dar cumplimiento a la resolución 00802 de la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá), la cual ordena que para llevar a cabo este proceso se debe hacer la conversión de carbón por coque, para que las quemas sean limpias y disminuir de esta forma la contaminación que se estaba presentando en el sector de Las Caleras de Nobsa.

01 de junio 2004 , 12:00 a.m.

La medida se venía acatando hasta el año 2003, cuando a raíz de la exportación de coque su precio se duplicó y los caleros -como se les conoce a las personas que laboran en esta actividad- tuvieron que recurrir nuevamente al carbón para realizar su trabajo.

Ante este problema que se vuelve a presentar, las autoridades ambientales intervinieron nuevamente y dieron la orden de cerrar los hornos que estén empleando carbón mineral para desarrollar este proceso.

Esta determinación ha causado inconformismo en la comunidad que vive o se beneficia de este oficio. Aproximadamente son 1.300 personas involucradas en el proceso, desde quienes suministran la materia prima como es la piedra caliza, pasando por los transportadores y comerciantes, hasta los obreros rasos.

Se defienden Por más de cien años los caleros hemos convivido con el uso del carbón térmico para la producción de la cal y con toda certeza podemos afirmar que ningún trabajador de las caleras de Nobsa ha sufrido desmayos, lipotimias, trastornos, intoxicaciones o la misma muerte, mientras que últimamente a raíz del uso del coque se han presentado problemas como intoxicaciones y desmayos , dijo el representante de los caleros, Segundo Ramón Hernández.

Los caleros estamos dispuestos a ir a los estrados judiciales, a ser condenados y a pagar las penas que señale la ley y a que se nos prive de la libertad si es preciso, pero nunca a dejar morir de hambre a nuestros hijos, padres y hermanos , puntualizó el señor Hernández.

Actualmente una tonelada de carbón cuesta 50.000 pesos, mientras que la tonelada de coque puede superar los 180.000 pesos. El precio del bulto de cal oscila entre los 2.000 y los 5.000 pesos. Los 190 hornos que actualmente existen en Nobsa producen mensualmente unas 1.200 toneladas de cal, que es empleada en la agricultura, la industria y hasta en el proceso de tratamiento del agua.

A finales de 1998 concertadamente con los caleros y las autoridades municipales empezamos a trabajar en la búsqueda de una solución a corto plazo para mejorar las condiciones ambientales, principalmente la del aire en la zona, y concluimos que era necesario hacer un cambio de combustible para desarrollar esta labor , dijo el subdirector de gestión de Corpoboyacá, Heladio Guío.

El funcionario agregó que a pesar de que Corpoboyacá no cuenta con los recursos suficientes para invertir en reconversión tecnológica, desde 1998 a la fecha esta corporación ha entregado alrededor de 129 millones de pesos a las administraciones de turno, para que se adelanten las actividades respectivas previamente concertadas con el sector obrero que conlleven a mejorar las condiciones ambientales.

Mientras que nosotros como autoridad ambiental veamos que existen propuestas por parte de la comunidad y que hay trabajo por parte de la administración municipal en la construcción de unos acuerdos que nos permitan encontrar una solución más sostenible, estamos dispuestos a evaluar las resoluciones que hemos proferido , aseguró Heladio Guío.

Sin embargo, en cumplimiento de la norma las autoridades han ordenado el sellamiento de seis hornos por seguir utilizando carbón, diligencia que se llevará a cabo en esta semana.

Por su parte, el alcalde de Nobsa, Ramiro Barragán, hizo un llamado a las autoridades ambientales y a las autoridades oficiales, en este caso a la Procuraduría y a la Fiscalía, para que analicen la situación.

No solamente es falta de voluntad de los caleros, sino también el excesivo precio del coque es el que los ha obligado a volver a cocinar con carbón , afirmó el mandatario local.

(Pie de foto) En peligro de ser apagados se encuentran cerca de 190 hornos de producción de cal en Nobsa, porque sus dueños no han acatado la norma que obliga a cambiar el carbón por coque.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.