Secciones
Síguenos en:
EL GIMNASIO MODERNO

EL GIMNASIO MODERNO

El 28 de febrero de 1914, Alberto Coradine anunció en la Gaceta Republicana del doctor Olaya Herrera que estaba para iniciar sus labores en Bogotá un instituto de educación al aire libre: el Gimnasio Moderno. La locución aire libre no era un simple enunciado de las características físicas del nuevo colegio, que abrió sus labores el 19 de marzo siguiente, sino la descripción de su esencia filosófica. Durante noventa años, los alumnos educados en el Gimnasio Moderno han respirado un aire de libertad renovado y purificado día tras día, hasta llegar a esa doctrina maravillosa de la disciplina de confianza, que es una de las características del mejor plantel de educación que ha existido y que existe en Colombia.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de marzo 2004 , 12:00 a. m.

El 28 de febrero de 1914, Alberto Coradine anunció en la Gaceta Republicana del doctor Olaya Herrera que estaba para iniciar sus labores en Bogotá un instituto de educación al aire libre: el Gimnasio Moderno. La locución aire libre no era un simple enunciado de las características físicas del nuevo colegio, que abrió sus labores el 19 de marzo siguiente, sino la descripción de su esencia filosófica. Durante noventa años, los alumnos educados en el Gimnasio Moderno han respirado un aire de libertad renovado y purificado día tras día, hasta llegar a esa doctrina maravillosa de la disciplina de confianza, que es una de las características del mejor plantel de educación que ha existido y que existe en Colombia.

El Gimnasio Moderno, dirigido hoy por humanistas valiosísimos como el ovejo Juan Carlos Bayona, don Guillermo Quiroga, el poeta y novelista Gonzalo Mallarino, y una pléyade de profesoras y de profesores fuera de serie, representó para la Bogotá de 1914 una revolución colosal. La ciudad perdida en los Andes no había visto nada semejante. Aquellos edificios campestres, de corte inglés, que se levantaban en unos potreros en el norte de la ciudad, tan familiares hoy para todos los bogotanos, cambiaron para siempre el curso de la historia de nuestra capital y crearon generaciones de colombianos sin cuya influencia en la república la violencia que hoy nos aflige tal vez nos habría destrozado por completo.

El Gimnasio Moderno es un colegio donde se educan las mentalidades liberales humanísticas. No es un colegio para seres mezquinos, ni para espíritus mediocres. El cultivo del intelecto encuentra allí la tierra abonada y propicia, sin el torpe academicismo que hoy aqueja a los falsos pedagogos.

La Fundación Monseñor Emilio de Brigard y el Gimnasio Francisco José de Caldas, que el Moderno sostiene en el sur de la ciudad, son hoy testimonio de la vasta labor social que se adelanta desde el claustro fundado hace 90 años por los hermanos Samper Brush, don Agustín Nieto Caballero y don Tomás Rueda Vargas, con la cooperación de miembros muy prestantes de la sociedad progresista y democrática de Bogotá.

En 1915, don Hernando Santos Montejo escribió: Una visita al Gimnasio Moderno es una peregrinación a un santuario milagroso. Allí nuestro pesimismo, nuestra inercia y esa sensación de impotencia que nos dominan, desaparecen como por encanto. Allí comprendemos el absurdo de nuestro peculiar fatalismo, y nos convencemos de que nuestros vicios y defectos son hijos de una mala educación y no innatos en nosotros.

Observando la organización y funcionamiento del Gimnasio Moderno, sus clases al aire libre, sus excursiones al campo, sus visitas a las fábricas, sus museos formados por los alumnos mismos, observando en fin todo su sistema pedagógico que tiende a hacer del alumno un profesor de sí mismo, sugiriéndole más que enseñándole, todos los conocimientos, nos convencemos de que con planteles de educación como el Gimnasio Moderno llegaríamos a cambiar totalmente nuestra desgraciada mentalidad .

Noventa años después, estas palabras conservan su vigencia, y el Gimnasio Moderno es ahora, como en 1914, un bastión contra el oscurantismo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.