URAMA PIDE PRESENCIA ESTATAL

URAMA PIDE PRESENCIA ESTATAL

Voceros de los corregimientos San José de Urama, Campo Rusia y La Balsita, ubicados a unos 26 kilómetros de Dabeiba, advirtieron ayer que si no les brindan seguridad, unas 600 familias que habitan allí no tendrán otra alternativa que desplazarse.

29 de abril 2004 , 12:00 a.m.

Voceros de los corregimientos San José de Urama, Campo Rusia y La Balsita, ubicados a unos 26 kilómetros de Dabeiba, advirtieron ayer que si no les brindan seguridad, unas 600 familias que habitan allí no tendrán otra alternativa que desplazarse.

Los combates que se han presentado hace más de dos meses entre paramilitares y guerrilleros de las Farc tienen sumidos en la zozobra esos poblados, lo que ha ocasionado la salida de 311 personas que conforman 67 familias, a la zona urbana de Dabeiba.

Según los líderes, habrían muerto entre 14 y 15 paras . De las bajas en la subversión nada se conoce, debido a la costumbre de cargar con sus muertos.

Por el área se llega a Urabá, el Atrato, el Sinú y el Nudo de Paramillo, de ahí que sea un corredor estratégico. Al grupo que más veían los moradores a través de los años son las Farc, pero de paso.

Sin embargo, en enero las autodefensas los reunieron para notificarles que habían llegado para quedarse.

El 13 y 14 de marzo se encendió un abaleo de día completo "con pequeños intervalos como para tomar agua", contó Oscar Botero, uno de los cuatro líderes que junto con dos sacerdotes de la zona, estuvieron ayer en Medellín pidiendo la ayuda de las autoridades.

Exactamente un mes después, en las mismas fechas, se repitió la escena provocando el éxodo.

Hay versiones que hablan de que hay de 300 a 400 hombres del bloque Elmer Cárdenas y cerca de 1.000 de varios frentes de las Farc. La población ha quedado en medio de las balas, ya que las autodefensas tienen posiciones en la misma zona central de San José de Urama y las Farc en los alrededores.

Incluso en las casas han caído varios balones bomba , unos explosivos de unos 25 centímetros de diámetro llenos de metralla y vidrio que arrojan las Farc.

"Hay Dios mío, como empezaron tan de mañana no había prendido ni el fogón y lo que hice fue sentarme al pie del lavadero a tomar agua y a chupar panela", recuerda Mercedes Arango, de 83 años.

Si bien en los últimos días no han sucedido combates, la gente no sale temiendo que truenen de nuevo los fusiles y las bombas. Aparte, el ingreso de víveres está controlado.

Lo único que sacaron ayer en concreto los líderes fue el compromiso de la Red de Solidaridad Social de aportarles los alimentos básicos, mientras que la Cruz Roja atiende a los desplazados. El punto más importante, relacionado con la solicitud de que la Fuerza Pública haga presencia permanente, solo se resolverá mañana dentro de un consejo de seguridad en Santafe de Antioquia.

"No queremos esperar a tener 20 ó 30 muertos para llamar la atención", dijo Oscar Botero.

Por su parte, el secretario de Gobierno de Antioquia, Jorge Mejía, aclaró que sí ha habido patrullajes del Ejército. Los mandos argumentan que quedarse en un solo punto en un cañón rodeado por grupos armados ilegales es peligroso.

Por otra parte, Mejía confirmó que el viernes partirá una caravana con ayudas para el corregimiento Aquitania, de San Francisco, en el oriente, donde hay más de 900 habitantes y 311 desplazados sin poder salir debido a los campos minados y a la prohibición de la guerrilla.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.