GUERRA DEL GOLFO O DEL PETRÓLEO

GUERRA DEL GOLFO O DEL PETRÓLEO

El conflicto bélico del Medio Oriente se ha conocido hasta ahora con el nombre de Guerra del Golfo , pero para ser más exactos debería llamarse Guerra del Petróleo , ya que todo comenzó por un litigio petrolero entre Irak y Kuwait y es probable que si no se tratara de dos naciones petroleras, el asunto no habría causado la misma preocupación mundial. Vale la pena recordar que Saddam Hussein fue responsable de hechos tan graves como el genocidio (con gas venenoso) de miles de hombres, mujeres y niños de origen kurdo, sin embargo esto no causó una reacción de la magnitud que se está viendo ahora.

25 de enero 1991 , 12:00 a.m.

La invasión de Kuwait por Hussein y sus tropas constituyó un censurable acto de cobardía, agravado por la transgresión de normas elementales del derecho internacional y por graves violaciones de los derechos humanos. Dada la gravedad de lo ocurrido, la opinión pública recuerda estos hechos como el motivo de la actual guerra en el Golfo Pérsico, pero lo cierto es que esa es solo la más grave de las causas, pero no la única.

Recientemente, el pueblo de Kuwait había sido víctima de otra agresión no menos grave: el aplastamiento de sus ideales democráticos; sin embargo, en esa ocasión la opinión mundial no se manifestó en defensa de los kuwaitíes.

Por algún tiempo, Kuwait representó una semilla de democracia en la región del Golfo, pero el hecho de que este país tuviera el único parlamento en el mundo árabe no era visto con buenos ojos por los países vecinos que acogen el concepto islámico de los shuras (consejos consultivos con poderes limitados) en vez de tener un parlamento.

La frágil democracia de Kuwait otorgaba plenas garantías a tan solo unos setenta mil hombres. Las mujeres no tenían aún derecho al voto y los partidos políticos estaban prohibidos, pero de todas maneras se vivía un clima de esperanza democrática.

Esta esperanza feneció abruptamente en julio de 1986, cuando el parlamento kuwaití compuesto por cincuenta miembros fue disuelto por el emir Jaber Al-Ahmad Al Sabah para evitar que se continuaran investigando presuntos fraudes financieros de la familia real.

Según la revista inglesa The Economist, el principal escándalo estaba relacionado con supuestas manipulaciones dolosas en la Bolsa de Valores, las cuales ocasionaron a los inversionistas pérdidas por valor superior a los 15 mil millones de dólares. Después de cerrar el parlamento, se instaló un censor en cada periódico y fueron reforzados los mecanismos represivos para prevenir brotes de insurrección. Hace un año, millares de manifestantes salían a las calles de Kuwait en grandes protestas, las cuales generaron violencia y represión sin precedentes. Aparte de las denuncias de Amnistía Internacional, pocas fueron las voces que se dejaron escuchar en apoyo de las aspiraciones democráticas del pueblo de Kuwait.

La reacción mundial habría de ser muy diferente frente a la invasión iraquí de Kuwait, quizá debido a que las reservas petroleras, en gran parte, podrían quedar concentradas en manos de Irak y, además, se veían amenazados grandes intereses económicos.

El principal problema entre Irak y Kuwait surgió cuando Saddam Hussein culpó a su vecino de haber desestabilizado los precios del mercado petrolero y le exigió una cuantiosa indemnización por los perjuicios causados a la economía de su país.

Kuwait acostumbraba eludir los controles de producción y precios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y procesaba grandes volúmenes de crudos, no autorizados, en sus refinerías de Ahmadi y Andullah y en otras dos refinerías propias en Europa. Los productos terminados eran vendidos en una gran red de distribución en Europa. Este proceder ocasionó bajas en el precio del crudo en varias oportunidades.

Irak acusaba también a Kuwait de haberle robado unos 2.400 millones de dólares con la perforación lateral de un rico yacimiento situado en la zona fronteriza. Finalmente, las relaciones entre los dos países se rompieron. Saddam Hussein invadió a Kuwait, poco después, con lo cual creyó eliminar de su deuda externa los 15 mil millones de dólares que adeudaba a ese país, al tiempo que conquistaba la salida al mar y se convertía en nuevo dueño de una riqueza petrolera que se calcula en el 11 por ciento de las reservas mundiales.

Sin duda, los grandes intereses económicos en juego influyeron poderosamente en el curso de los acontecimientos y muchos de los países que presenciaron en silencio el aplastamiento de los ideales democráticos de los kuwaitíes defienden hoy al pequeño Kuwait, de solo 16 mil kilómetros cuadrados de extensión menos de la mitad del departamento colombiano de Nariño, el cual pasa ahora a la historia como el causante de lo que podría ser el más grande conflicto bélico del siglo: la Guerra del Petróleo . La ganancia política de Yitzhak Shamir Tel Aviv (AP-AFP-EFE-Reuter) Una jornada de tensa calma se vivió ayer en Israel. Tel Aviv recibió la visita solidaria de una delegación alemana dirigida por el ministro de Relaciones Exteriores Hans-Dietrich Gescher y el primer ministro, Yitzhak Shamir concluyó su reunión con el secretario de Estado adjunto estadounidense, Lawrence Eagleburger, con una petición de 13.000 millones de dólares para su país.

Las sirenas volvieron a sonar en todo el territorio israelí pero la falsa alarma duró tan solo dos minutos.

En el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí se estimó que la política de moderación del primer ministro israelí, Yitzhak Shamir, permitió a Israel víctima de cuatro ataques iraquíes obtener ayer sus primeros éxitos diplomáticos ante Estados Unidos y varios países europeos.

Con sus bombas voladoras, el presidente iraquí Saddam Hussein logró atemorizar a la población civil en Tel Aviv y Haifa pero sin quererlo favorece la política de Shamir antes que la redención de los palestinos.

La crisis desencadenada por la invasión de Irak a Kuwait en agosto de 1990, coincidió con uno de los períodos de mayor tensión y aspereza en las relaciones del Gobierno de Shamir con EE.UU.

El Ejecutivo estadounidense no solo respaldó varias resoluciones de condena contra la política israelí en los territorios árabes ocupados sino que por primera vez apoyó la convocatoria de una Conferencia Internacional de Paz, la pesadilla de Shamir.

Los misiles Scud, contra las ciudades israelíes de Tel Aviv y Haifa sin que este país participe en la guerra del Golfo Pérsico han producido una inesperada reconciliación entre George Bush y Shamir.

Sobre la respuesta que Israel dará a los ataques iraquíes, medios políticos locales comentan que Shamir se limitará a dar una simple bofetada de represalia al presidente iraquí como por ejemplo alguna audaz operación de comandos pero no caerá en la trampa de Saddam Hussein, aseguran.

La contención del Primer Ministro israelí congratulado hasta por sus más duros adversarios políticos en Israel, también ha mejorado las agrias relaciones de su Gobierno con la Comunidad Europea (CE) y con los no siempre adictos dirigentes de la comunidad judía en EE.UU.

Israel, con el Ejército más poderoso de Oriente Próximo y sexta potencia atómica del mundo, según expertos internacionales, también cuenta con misiles balísticos capaces de destruir Bagdad, los Jerico, pero Shamir no podría aceptar una guerra de misiles que solo sembraría la destrucción sin que ello implique ningún beneficio territorial.

Los analistas aseguran que con la posibilidad ahora de neutralizar los misiles iraquíes por medio de los misiles Patriot, en medios militares de Israel no existe la menor duda de que Saddam tarde o temprano será derrotado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.