BUS RODÓ 180 METROS AL ABISMO

BUS RODÓ 180 METROS AL ABISMO

Milagrosamente solo murió una niña, y sus 34 compañeritos quedaron heridos porque gracias a Dios el bus no dio botes cuando se deslizaba por la montaña .

30 de abril 2004 , 12:00 a.m.

"Milagrosamente solo murió una niña, y sus 34 compañeritos quedaron heridos porque gracias a Dios el bus no dio botes cuando se deslizaba por la montaña".

El relato es de Jesús Antonio Medina, quien ayer a las 6:10 a.m. quedó paralizado cuando desde su casa en la vereda Carrizal vio como un bus de Tona (a 36 kilómetros al noroccidente de Bucaramanga) cayó por un abismo de unos 180 metros.

El vehículo -de la empresa Lusitania y conducido por Mauricio Amaya, de 23 años- transportaba a 36 niños de entre 10 y 16 años, del colegio Rafael Uribe Uribe. "Mi esposa y yo escuchamos la escurrida del bus, que bajó de costado y arrastró con toda la maleza y árboles que encontró a su paso", relató Medina.

Pero ese era solo el desenlace de una tragedia que los niños venían viviendo cien metros antes. Dairo Beltrán, de la Defensa Civil, dijo que el chofer presuntamente venía enfrentando fallas mecánicas porque recostó violentamente el bus contra la montaña, pero no pudo parar.

Medina escuchó gritos desesperados de los menores pidiendo auxilio y salió junto a su esposa y su hijo a prestarles ayuda. Los menores fueron conducidos en otro bus, ambulancias y carros pequeños al Hospital Universitario Ramón González Valencia (HURGV), de Bucaramanga. En el lugar de los hechos murió Ana Lizbeth Landazábal Arias, de 14 años.

El gerente del HURGV, Juan de Jesús Trillos, dijo que todos requieren algún tipo de procedimiento quirúrgico por traumas craneoencefálicos o toráxicos y por fracturas múltiples. Un niño perdió el ojo derecho y una considerable porción del tejido de ese lado de la cara.

El alcalde de Tona Jairo Vanegas dijo que el bus había recibido mantenimiento hace una semana. EL TIEMPO trató de localizar a Alfonso Pinto Afanador, gerente de Lusitania, pero nunca estuvo en su oficina. La Fiscalía inició la investigación para determinar las responsabilidades del accidente.

Otros tres accidentes graves se presentaron ayer en el país.

En Bogotá un colectivo con 14 niñas del Instituto Comercial Moderno se estrelló contra una buseta en el centro. Según la Policía la buseta llevaba exceso de velocidad.

En Copacabana (Antioquia) una tractomula chocó con un automotor público que llevaba estudiantes de la Institución San Agustín, de Medellín. La educadora Andrea Cano y tres menores resultaron lesionadas.

En Puerto Berrío (Antioquia) un bus de Expreso Brasilia, que cubría la ruta Medellín-Bucaramanga se salió de la carretera. 25 pasajeros sufrieron lesiones. De ellos 18 están fuera de riesgo.

FOTO/Edgar Vargas.

El bus se deslizó cuesta abajo y no dio botes. Debido a eso, dicen las autoridades, el número de víctimas no fue mayor.

FOTO.

Ana Lizbeth Landazábal

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.