PANTALLA ROSA

PANTALLA ROSA

Besos por el rating En 1996, en la telenovela Perfume de agonía, de JES, Alejandra Borrero y Marcela Gallego, en sus personajes de Helena y Elvira, se besaron en la boca. El escándalo no fue tanto de los televidentes, sino de una de las empresas que pautaban en la producción. Inextra canceló sus propagandas. Con este retiro, JES perdió 50 millones de pesos mensuales de publicidad y la multinacional Procter and Gamle, que produce el jabón, siguió con su tendencia conservadora. Meses antes había cancelado su participación en la comedia estadounidense Ellen, por los mismos motivos.

11 de junio 2004 , 12:00 a.m.

Besos por el rating.

En 1996, en la telenovela Perfume de agonía, de JES, Alejandra Borrero y Marcela Gallego, en sus personajes de Helena y Elvira, se besaron en la boca. El escándalo no fue tanto de los televidentes, sino de una de las empresas que pautaban en la producción. Inextra canceló sus propagandas. Con este retiro, JES perdió 50 millones de pesos mensuales de publicidad y la multinacional Procter and Gamle, que produce el jabón, siguió con su tendencia conservadora. Meses antes había cancelado su participación en la comedia estadounidense Ellen, por los mismos motivos.

Esos sueldos.

En 1995 hubo conmoción por el contrato que RTI firmó con la actriz mexicana Adela Noriega, para que protagonizara la telenovela María Bonita: 70 millones de pesos mensuales. La manita, para completar, salió y se fue, dejando tirada la producción a pocos días de su final, argumentando que su mamá estaba enferma. Por si fuera poco, en el set tuvo un lío con la actriz colombiana Flora Martínez y cuenta que la pelea fue con cachetada incluida. También se habló mucho, por esos días, de los contratos de exclusividad de Margarita Rosa de Francisco y Aura Cristina Geihtner en RCN.

Luis, músico todero.

Luis Bacalov, músico argentino ganador del Oscar por la banda sonora de El cartero, en 1994, vivía en Colombia en los inicios de la televisión y, por supuesto, trabajó en ella. Y era imprescindible, pues cada vez que había un hueco en la programación (lo que ocurría muy a menudo), lo único que se oía en Inravisión era: " Que Luis toque algo"! Bacalov salía, con la pinta que tuviera, e interpretaba algo del folclor colombiano. Y para el siguiente hueco , con una peluca y un bigote postizos, tocaba una sonata de Beethoven. Polifacético.

Desnudos al desnudo.

Aunque oficialmente se considera la escena de sexo lésbico de Margarita Rosa de Francisco (Juanita) y Amparo Grisales (Inés), de Los pecados de Inés de Hinojosa (1988), como el primer desnudo de la pantalla, antes hubo otro. Sin embargo, el de estas actrices causó sensación y aunque en el libro Juanita e Inés eran amantes de tiempo completo, en la TV no se abusó de este hecho.

El grotesco.

Antes, en 1987, en la serie El gallinazo, David Guerrero, July Pedraza, Rocío del Pilar y Moisés Cadavid se desnudaron. Claro que su aparición fue considerada grotesca por los entendidos del momento. Hoy, estos actores están en el olvido total.

Otras reminiscencias.

El desnudo de espalda de Erika Schutz en Azúcar, corriendo hacia un río; el de Miguel Varoni y Magaly Caicedo en La potra zaina; el de Edmundo Troya (padre Millán) y Aura Cristina Geithner (Silvia) en Sangre de lobos, haciendo el amor sobre un escritorio; el de Amparo Grisales en una bañera, en la telenovela Solo una mujer; otro de la diva en La sombra del deseo, donde estelarizaba con María Cecilia Botero y el mexicano Omar Fierro también figuran en la lista. Este último fue un semidesnudo que subió el rating dos puntos: pasó de 30 a 32.

Dos secretarios.

En la telenovela Dos rostros, una vida (1968), Julio César Luna, el protagonista, representaba a unos gemelos. Como en esos días no se grababa sino que todo iba en directo, para estar en las escenas necesitaba dos secretarias que lo ayudaran a cambiarse. El problema era que a veces los 20 segundos que le daban para ser el otro no alcanzaban y salía con alguna prenda del personaje que acababa de hacer, incluso con el lunar que diferenciaba a los hermanos. Pero para el final ya había llegado el video tape y los televidentes, asombrados, vieron a los dos hermanos representados por el mismo actor. La magia de la tele.

Parejas televisivas.

De las parejas de actores y actrices casados y juntos quedan muy pocas. Solo siguen Bernardo Romero y Judy Henríquez, y Raquel Ercole y Lizandro Díaz (que fueron los primeros en casarse) y pare de contar. Alvaro Ruiz se separó de su esposa Juliana y se casó con Natalia Giraldo, de quien también se divorció; Gerardo Calero y Vicky Hernández no estuvieron más; Nórida Rodríguez y José Luis Paniagua anularon su matrimonio y ahora ella está con el actor Toto Vega; Marcela Gardeazábal y Gregorio Pernía, y Ana María Orozco y Julián Arango tampoco están juntos. Y Margarita Rosa y Carlos Vives, que protagonizaron la boda del año en 1988, se separaron a principios de los 90.

Miguel y Cathy.

El actor Miguel Varoni primero se casó con la actriz Patricia Ercole. Luego, vivió con la actriz Aura Cristina Geithner, de quien se enamoró en La potra zaina, y posteriormente, en Las Juanas, conoció a Catherine Siachoque, su actual y más estable pareja.

Escándalo televisivo.

Mientras Aura Cristina Geithner gritaba a los cuatro vientos que era muy feliz con su compañero, el fotógrafo y pintor Oscar Azula, y Miguel Varoni hacía lo propio respecto de su matrimonio con Patricia Ercole, nada era cierto. Los actores, que protagonizaban La potra zaina, se volaron a paseo a Cancún, en donde fueron pillados por un colombiano que andaba con una cámara de video. El asunto se hizo público, Ercole abandonó a Varoni, Geithner pidió perdón en Charlas con Pacheco, donde lloró su culpa, y dejó a Azula. La pareja, posteriormente, se separó. Aura Cristina se casó entonces con el actor argentino Marcelo dos Santos, de quien se divorció después del nacimiento de su hijo, Demian.

Lully en video.

Diez segundos de un video que mostraba a la actriz Lully Bosa teniendo relaciones sexuales con su novio fue presentado en el programa Dicen con la Negra Candela, del Canal Uno. Graciela Torres la Negra fue demandada por Bosa. El caso sigue adelante y de los cinco cargos en contra de Torres solo está pendiente el fallo de uno, el de injuria. Los demás, se cayeron.

Inicio de una carrera.

Carlos Muñoz entró a la televisión el segundo día de inaugurado el medio en el país. Fue extra en un monólogo que hizo el Alberto El Papi Catalá, un actor español. Era un teleteatro, sobre el vino y el tabaco. Muñoz estuvo sentado en una especie de fuente de soda oyéndolo junto a Guillermo Rubiano, Fabio Camero y Gonzalo Vera Quintana. Todos tenían vasos de vino, tabacos y boinas vascas.

Trabajo al por mayor.

Para el montaje de A puerta cerrada, de Sartre, a finales de los años 50, se utilizó como set toda la sede de Inravisión, que en esa época quedaba en la calle 24, en el centro de Bogotá. El dramatizado se hizo con tres cámaras. Por supuesto, iba en directo y nadie se podía atravesar por los distintos sets, pues corría el riesgo de aparecer donde no debía. Qué camello.

El gusto inicial.

Las primeras telenovelas no le gustaron al público. En 1962, Punch hizo En el nombre del amor (24 capítulos) e Infame mentira, de RTI. Los televidentes escribieron diciendo que ni las historias, ni los personajes ni los conflictos tenían atractivo, pues estaban acostumbrados a las producciones teatrales y de la literatura. Tiempos aquellos!.

Telenovela que atrapa.

Pero la telenovela venció y mientras Punch entregó su espacio en ese momento, RTI insistió con Diario de una enfermera. Su principal patrocinador, Colgate-Palmolive, amenazó con retirarse si la gente se quejaba. Pero le fue tan bien, que de 6 meses de proyección se alargó a un año.

El primer remoto.

La primera transmisión remota fue la largada de una Vuelta a Colombia, a pocas cuadras de Inravisión, sede de emisiones. El desplazamiento de equipos y cámaras fue impresionante, pero se cumplió con la labor.

No enfermarse.

Cuando los actores firmaban para hacer una telenovela, hacían unos contratos que incluían no hacerse ningún cambio físico y no salir de Bogotá durante el tiempo que duraba la producción para que no se expusieran a no llegar a tiempo. Y si se enfermaban era todo un caos, pues el mal había que justificarlo en el libreto.

Publicidad en las calles.

En 1968, la telenovela Candó tuvo publicidad en las calles. Bogotá se llenó de afiches promocionándola para que la gente la viera desde el día mismo de su primera emisión. No se conoce otro caso similar ni antes ni después. Le fue muy bien.

Por Matildita.

En 1968 se dio el primer caso de interacción entre los televidentes y la gente de la televisión para suprimir una escena. Fue en la telenovela Destino la ciudad, en la que Dora Cadavid hacía el papel de Matildita, una joven que llega a Bogotá buscando un mejor futuro. Y en el capítulo de un viernes, se vio venir una violación a la joven, por parte de unos malandros. Pues durante el fin de semana fueron tantas las llamadas a Inravisión pidiendo que no se le hiciera daño, que los libretistas suprimieron este grotesco hecho, así solo fuera una mención en el capítulo.

Orden: cambiar el final.

Cuando se llevó a la televisión La mala hierba, de Juan Gossaín, con libretos del periodista y de Martha Bossio, todo pensaban estos dos personajes menos que Inravisión les iba a cambiar el final. Resulta que por políticas del momento (1982), los malos (en este caso los narcotraficantes protagonistas) no podían quedar bien ni ser premiados por sus fechorías. Muy a su pesar, Gossaín y Bossio debieron cambiar el final en aras de la moral.

Gabo y sus libros.

Para la licitación de 1984, RTI quería seguir con sus telenovelas basadas en obras del boom latinoamericano. Hablaron con Gabriel García Márquez y quedaron en llevar varios de sus libros a la TV. Pero fueron eliminados de la licitación porque al ir a presentar la documentación, no tenían libretos de ninguna de las creaciones del Nobel. Gabo , molesto, argumentó que, en su opinión, sus trabajos eran suficiente garantía de unos buenos libretos.

Larga improvisación.

Durante el Concurso Nacional de Belleza de 1990, Pilar Castaño, la presentadora, pasó más de una hora improvisando en la transmisión del evento, pues se dañaron los computadores que debían registrar los votos de los jurados. En Bogotá, sus padres, Gloria Valencia de Castaño y Alvaro Castaño Castillo, así como el escritor Alvaro Mutis, que se encontraba de visita, sufrieron todo el tiempo y la admiraron por su aguante y capacidad de improvisación.

Las más cortas.

Dos telenovelas pueden competir por el título de la más corta de la televisión colombiana: Mambo, de JES (1995), que duró 15 días al aire, y Amor discos, de Cenpro (2000), que estuvo casi el mismo tiempo. A ninguna la favoreció el rating, pese a las grandes inversiones. Esta última marcó la desaparición de Cenpro como programadora.

La furia de Lyda.

En 1969, durante la entrega de los premios Tele-novela, Lyda Zamora protagonizó un debate. Resulta que las categorías de Actriz Principal, Coprotagonista y Actor Protagónico fueron declaradas desiertas. Ella encarnaba a Verónica en Dos rostros, una vida y afirmó que el jurado, integrado por Miguel Ayuso, Hernando Mateus, Alvaro Monroy, Juan Lumumba y Raúl Arce no era indicado por ni se aparecían por los estudios a las grabaciones ni veían TV. Solo se limitaban a comentar por lo que les decían terceras personas.

Miradas de asombro.

El 20 de julio de 1969 se transmitió la llegada del hombre a la Luna. En Colombia se pusieron televisores en las calles para que nadie se perdiera el acontecimiento. Y fue tanta la impresión de la gente, que mientras observaba la tele también lo hacía hacia el cielo, a ver si se pillaban lo que sucedía arriba. Eso sí, cuentan que se logró un hecho importante: que la gente de este planeta volviera a mirar las estrellas.

Buscando a Escobar.

El 18 de abril de 1991, en El minuto de Dios, el padre Rafael García Herreros (fallecido) le hizo una solicitud al capo del narcotráfico Pablo Escobar Gaviria para que se entregara. En un lenguaje metafórico le puso una cita y le solicitó dejar su vida delictiva. Hubo conmoción en el país, voces a favor y en contra. Escobar se entregó el 19 de junio de ese mismo año.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.