VIVÍA CON UNA PINZA EN EL ESTÓMAGO

VIVÍA CON UNA PINZA EN EL ESTÓMAGO

Cuando un grupo de médicos del hospital San Rafael de Tunja analizaba unas radiografías que le habían tomado a Rosa López Franco, de 66 años, quien llegó a este centro asistencial con un fractura en su cadera, el equipo científico halló que la mujer tenía incrustada en la parte baja de su abdomen una pinza quirúrgica.

02 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Cuando un grupo de médicos del hospital San Rafael de Tunja analizaba unas radiografías que le habían tomado a Rosa López Franco, de 66 años, quien llegó a este centro asistencial con un fractura en su cadera, el equipo científico halló que la mujer tenía incrustada en la parte baja de su abdomen una pinza quirúrgica.

Luego de revisar la historia clínica, los expertos pudieron concluir que el elemento extraño había sido dejado en el cuerpo de López hace 13 años, cuando otro grupo de galenos le practicó una cirugía asociada a una hernia umbilical en el hospital de Puerto Boyacá.

El hecho provocó alarma entre el equipo de médicos del servicio de urgencias, a donde arribó la paciente procedente de este municipio con el ánimo de ser valorada y posteriormente intervenida por los especialistas en ortopedia.

Sin embargo, el procedimiento tomó otro rumbo cuando el ortopedista Bernardo Tobo, confirmó el hallazgo de la pinza. Adicionalmente a la fractura se le encontró una fístula (una comunicación entre el intestino y la pared abdominal). El equipo de cirugía general procedió a hacer la extracción de la pinza y a corregir los problemas colaterales , dijo el especialista, quien añadió que se está definiendo el tratamiento de la fractura del fémur, procedimiento que tendrá que esperar entre tres y cuatro días mientras se surte el proceso de recuperación de la primera intervención.

Un funcionario del hospital San Rafael, quien pidió no ser identificado, precisó que aunque el hecho es el resultado de un error humano de quien corrigió la hernia, no es prudente hacer señalamientos, pues se desconocen las circunstancias en que se desarrolló esa operación.

Hace 13 años la situación de orden público en Puerto Boyacá hacía del hospital local un centro de atención con muchas limitaciones, y es posible que la celeridad en los procedimientos y la ausencia de personal especializado, como el de una instrumentadora, hayan provocado un olvido de tal magnitud , señaló el funcionario.

Pese a que las pinzas no habían comprometido, hasta ahora, el aparato digestivo de Rosa López, ocasionalmente sí le generaban dolores repentinos a la altura de la pelvis, que sin embargo, no habían sido identificados por los médicos del hospital de Puerto Boyacá a quienes acudió en varias ocasiones para reportar la molestia.

Roa López, no tien dinero y sus familiares que anunciaron una demanda contra el centro asistencial de Puerto Boyacá, hacen esfuerzos para conseguir un millón 821 mil pesos para pagar los materiales de la cirugía de cadera. Por eso le piden apoyo del gobierno departamental.

FOTO.

Rosa López Franco se recupera en el hospital de Tunja y en los próximos días será operada por una fractura en la cadera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.