TOLEDO, CERCADO COMO NUNCA

TOLEDO, CERCADO COMO NUNCA

Como nunca en los 30 meses de su agitado gobierno, el fantasma de la renuncia o del acortamiento del mandato planea sobre la figura del presidente del Perú, Alejandro Toledo.

02 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Como nunca en los 30 meses de su agitado gobierno, el fantasma de la renuncia o del acortamiento del mandato planea sobre la figura del presidente del Perú, Alejandro Toledo.

A César Almeyda, su amigo íntimo, su abogado, su asesor en el proceso de paternidad interpuesto por la madre de la niña Zaraí, y al que nombró jefe del sensible Consejo Nacional de Inteligencia (CNI), se le comprobó que negociaba con el general Oscar Villanueva, el reconocido cajero de Vladimiro Montesinos.

Gracias a una cinta de audio se supo que en el 2001 Almeyda le dijo a Villanueva que podía presionar a algunos magistrados de la Corte Superior de Lima para conseguirle beneficios judiciales. También, que estaba haciendo lo posible por librar a Montesinos del cargo de narcotráfico, uno de los más graves que pesan sobre el ex asesor de inteligencia del ex mandatario Alberto Fujimori. Meses después, Villanueva se suicidó presionado por la magnitud de los cargos en su contra.

Cuando estalló el escándalo, Almeyda declaró que el presidente Toledo estaba al tanto de sus conversaciones con Villanueva, al igual que el embajador en España, Fernando Olivera, líder del principal partido aliado de Toledo en el gobierno, el Frente Independiente Moralizador (FIM). Poco después se retractó, lo que llenó de suspicacias a la opinión pública.

La crisis es de tal magnitud que algunos sectores de la oposición piden ya la convocatoria de una Asamblea Constituyente por considerar que el gobierno de Toledo está en sus últimas , y algunos más radicales exigen su renuncia. Inclusive, uno de sus ministros más cercanos, el del Interior, Fernando Rospigliosi, reconoció públicamente que la gobernabilidad del Perú está en entredicho por el escándalo.

Toledo, luego de largas consultas con sectores amigos y algunos opositores, le dijo a su país en la medianoche del sábado que Almeyda actuó a sus espaldas .

La oposición criticó su discurso y lo calificó de gaseoso . Para ellos, Toledo perdió la oportunidad de hacer autocrítica y de mostrar un nuevo rumbo para salir de la crisis.

A pesar de este deslinde, algunos analistas piensan que ya es un poco tarde. En diálogo con EL TIEMPO, el ex presidente de la Corte Superior de Lima y ahora analista político Marcos Ibazeta opinó que El Presidente tiene tres opciones: seguir en el poder contra todo; convocar a una Constituyente o renunciar: Si Toledo no logra los niveles mínimos del liderazgo que no ha conseguido en estos treinta meses, y no toma decisiones para salir incólume de este escándalo, me temo que entraríamos en un vacío de poder que llevaría a pensar en alguna de las dos últimas opciones .

Su análisis se basa en que no se han cumplido sus promesas electorales de mejorar el nivel de vida de los peruanos y la lucha contra la corrupción heredada de la mafia fuji-montesinista . En este último campo, los recientes escándalos (ver infografía) demuestran que hay una gran corrupción dentro del Gobierno, que tiene una autoridad moral despedazada, y que hace tiempo perdió la autoridad política y la credibilidad social .

Los sondeos parecen demostrarlo. En las últimas encuestas, la desaprobación de su gestión llegó a un histórico 92 por ciento, que ni en tiempos de Fujimori se había alcanzado. A lo que se suma la renuncia el viernes de su primer vicepresidente, Raúl Diez Canseco, acosado por los señalamientos de que favoreció desde su posición el negocio del padre de su novia.

Si hay más revelaciones que impliquen a personas vinculadas a las esferas de poder, lamentablemente me temo que Toledo va a tener que renunciar o buscar una salida diferente a continuar , dijo a EL TIEMPO el ex asesor del gobierno de Valentín Paniagua y ahora subdirector del diario La República, Alberto Adrianzén.

Estamos a solo un paso de que los agitadores trabajen, de que los sectores más radicales organicen sus marchas y de iniciar un periodo de caos que sería visto con simpatía por la mayoría de la población - dice Ibazeta- . Ante eso, es mejor que Toledo facilite una salida más organizada, pues ese desborde popular podría desquiciar al Perú .

30 meses de crisis y escándalos.

28 de marzo del 2002.

Juez le pide a Toledo una prueba de ADN para determinar su paternidad sobre Zarai Orozco. Al final la reconoció sin hacerse la prueba.

14 junio del 2002.

Un paro afectó la región de Arequipa en rechazo a la política de privatizaciones. Dos muertos.

9 de agosto del 2002.

Revelación de que la Primera Dama de Perú, Eliane Karp, cobra sueldo en un banco privado.

27 de mayo del 2003.

Toledo declara estado de emergencia ante protestas de agricultores. Un muerto.

Primero de diciembre del 2003.

La primera ministra Beatriz Merino denuncia campaña de "fuerzas oscuras" que tratan de presentarla como lesbiana. Luego renuncia.

3 de enero del 2004.

Renuncia ministro de Trabajo, Jesús Alvarado, acusado de nepotismo.

30 de enero del 2004.

Ordenan arresto de ex asesor de Toledo, César Almeyda, por negociar con personaje ligado a Montesinos.

30 de enero del 2004.

Primer vicepresidente Raúl Diez Canseco renuncia por escándalo por favorecer negocios del padre de su novia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.