LA GUERRA TIENE CARAS

LA GUERRA TIENE CARAS

Es una verdad sabida que a la impopularidad de la guerra de Vietnam en Estados Unidos contribuyó el hecho de que los ciudadanos vieron en el televisor, sentados en su sala, los rostros de la contienda: soldados heridos, ataúdes envueltos en la bandera nacional, batallas, familiares sumidos en la pena... Para evitar que ocurra lo mismo con la guerra de Irak, el Pentágono expidió en marzo del 2003 una resolución según la cual no habrá ceremonias de recibimiento ni cubrimiento de prensa del personal militar fallecido .

01 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Es una verdad sabida que a la impopularidad de la guerra de Vietnam en Estados Unidos contribuyó el hecho de que los ciudadanos vieron en el televisor, sentados en su sala, los rostros de la contienda: soldados heridos, ataúdes envueltos en la bandera nacional, batallas, familiares sumidos en la pena... Para evitar que ocurra lo mismo con la guerra de Irak, el Pentágono expidió en marzo del 2003 una resolución según la cual no habrá ceremonias de recibimiento ni cubrimiento de prensa del personal militar fallecido .

Esta norma, sin embargo, ha empezado a incumplirse. Y con ella, la proximidad del conflicto irrumpe de lleno en los hogares con sus imágenes estremecedoras y a veces horripilantes. Un portal de Internet difundió la semana pasada varias fotografías de ataúdes de soldados, y algunos medios, particularmente de prensa, desconocieron la censura y publicaron las desoladoras escenas en primera página. Era otra vez el viejo dolor de Vietnam. Las gráficas, suministradas por la fotógrafa de una empresa contratista, han sido una tronera para cambiar la percepción ciudadana de la guerra, que deja de ser un asunto lejano y sin rostros.

Una emisora se apresuró a leer los nombres de los caídos en combate en Irak; la cadena CBS divulgó imágenes de unos marines en trance de torturar a prisioneros iraquíes; el emotivo caso de las tres hermanas que luchaban en Irak saltó a los medios de comunicación cuando una de ellas murió en batalla. Y anoche, en un acto valeroso e impactante, en el taquillero programa de la cadena ABC Nightline, su conductor, el periodista Ted Koppel, leía uno a uno los nombres de los soldados estadounidenses caídos en Irak y mostraba las caras de cada uno de ellos, como un homenaje a las víctimas.

En razón del clima que reina en Estados Unidos, el programa ha desatado una agria polémica, pues las estaciones afiliadas a la ABC, de propiedad del grupo Sinclair, han recibido una orden perentoria de sus dueños de abstenerse de transmitir las imágenes de los soldados muertos, pues sería contrario al interés público . La inaceptable censura obedece a las estrechas relaciones políticas y como fuertes donantes del grupo con el Partido Republicano. De hecho, sus aliados de la derecha califican a la cadena como la próxima Fox News, un canal que desconoció la censura y transmitió imágenes de 20 ataúdes envueltos en la bandera estadounidense cuando llegaban a una base militar.

Unida esta percepción al retiro de tropas de varios países de la coalición y a la decisión francesa de no enviar militares suyos a Irak ni siquiera si lo permite una resolución de la ONU, el infierno iraquí se complica aún más. Tanto, que, tras la muerte de otros diez soldados estadounidenses, Washington acaba de pactar la entrega del control de la rebelde ciudad de Faluya a cuatro generales de Saddam Hussein. No va a ser fácil que la opinión pública se trague semejante sapo: hacer una guerra para acabar pidiendo ayuda a los esbirros del antiguo dictador. No era eso lo que se pretendía con esta incursión bélica cada vez más imprevisible.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.