SEÑOR DIRECTOR:

SEÑOR DIRECTOR:

01 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

.

Leí su editorial de ayer, Dolor en el alma . Es claro que se debe encontrar el directo responsable del accidente. Sin embargo, los culpables somos todos los que vivimos en Bogotá y no respetamos las normas de tránsito: nos pasamos los semáforos en rojo, no hacemos los pares, parqueamos donde queremos, no respetamos las filas. En fin, ese acostumbramiento común al irrespeto de las normas permitió que esto sucediera.

Como bien lo indica el editorial, no se quedan atrás los policías de Tránsito de Bogotá, a quienes en rarísimas ocasiones vemos organizando y controlando el tráfico, pues se dedicaron a multar a los infractores del Pico y Placa, sin tener ojos para todas las demás infracciones, que son muchísimo más graves.

Leonardo Morales.

Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.