SIGUE EL SUFRIMIENTO POR ACCIDENTE DE BUS ESCOLAR

SIGUE EL SUFRIMIENTO POR ACCIDENTE DE BUS ESCOLAR

Veinticinco de los 36 menores heridos en el accidente que en Tona (Santander) produjo la muerte de una menor cuando un bus escolar rodó a un abismo por aparentes fallas mecánicas, permanecían ayer en el Hospital Universitario Ramón González Valencia (HURGV) recibiendo atención médica.

01 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Veinticinco de los 36 menores heridos en el accidente que en Tona (Santander) produjo la muerte de una menor cuando un bus escolar rodó a un abismo por aparentes fallas mecánicas, permanecían ayer en el Hospital Universitario Ramón González Valencia (HURGV) recibiendo atención médica.

Del centro asistencial fueron dados de alta 11 niños, todos estudiantes del colegio Rafael Uribe Uribe de Tona, sitio al que se dirigía el automotor el jueves pasado procedente del sector rural de la población con los 36 estudiantes. El bus fue a parar a un abismo de 180 metros, donde murió Ana Lizbeth Landazábal Díaz, de 14 años y alumna de séptimo grado.

El gerente del HURGV, Juan de Jesús Trillos, se mostró preocupado por los menores Marisol Vargas, de 15 años, y Osvaldo Torres, de 14, cuyo estado de salud es grave.

La niña tiene pronóstico reservado, está internada en la unidad de cuidados intensivos porque presenta un trauma craneoencefálico severo y perdió uno de sus ojos. Dios no quiera que se nos vaya a morir. El niño tiene problemas en un tórax pero en las últimas horas ha mostrado signos de salud estables, aseguró Trillos.

El funcionario informó que el resto de menores, hospitalizados en el séptimo piso del hospital, saldrían en los próximos días pues sufren lesiones leves en sus cuerpos y están siendo atendidos en las unidades de pediatría y cirugía. La mayoría de los niños son tímidos, casi no están hablando, son monosílabos y están muy afectados por el accidente, agregó.

Los menores que fueron dados de alta ayer son Adela Villamizar, Karen Zulay Rodríguez, Katerin Paola Rodríguez, Mayerly Herrera, Edinson Torres, Lady Yasmín Calderón, Edinson Almeyda, Diana Yurley Liévano, Luis Paúl Osma, Vidal Armando Vargas y Diana Carolina Rey.

El conductor del bus, Mauricio Amaya, de 23 años, permanece en el hospital por los traumas recibidos en distintas partes del cuerpo.

Ayer, a las 9 de la mañana, en la capilla del HURGV, se realizó una misa para pedir por la salud de los menores heridos en el accidente, cuyas edades oscilan entre los 10 y los 16 años, y por Ana Lizbeth Landazábal, quien fue sepultada ayer en una iglesia evangélica de Bucaramanga.

De otra parte, mientras el alcalde de Tona, Jairo Vanegas, insistió en que al bus, afiliado a la empresa Lusitania, se le había hecho mantenimiento la semana pasada, la Fiscalía sigue recolectando pruebas dentro de la investigación que adelanta para tratar de establecer las verdaderas causas del accidente.

Alberto Pinto Afanador, gerente de Lusitania, aseguró ayer que la empresa a su cargo adelanta una investigación interna para tratar de aclarar lo ocurrido y agregó estar dispuesto a colaborar con los requerimientos de las autoridades.mucho lo de la pérdida de vidas humanas, pero la comunidad tiene que entender que en Tona hay una topografía difícil, de pequeñas carreteras no pavimentadas y lo que sucedió fue un caso fortuitoprecisó el transportador.

Para la atención de los heridos por el accidente el Hospital Universitario dispuso de un grupo de profesionales que le hace seguimiento especial a cada caso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.