LA ERA DORADA DEL CARBÓN

LA ERA DORADA DEL CARBÓN

Cuando se llega a las empinadas montañas de la mina San José, en lo alto del cerro Tasajero, por una carretera destapada llena de curvas a una hora de Cúcuta, se corrobora que la fe del carbonero de la región está por las nubes. Más motivados que nunca, con linternas, mascarillas, picas y palas, unos 140 hombres sudorosos extraen carbón de esa mina, la segunda fuente de energía en el mundo después del petróleo, que vive su cuarto de hora en Norte de Santander desde hace tres años.

02 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Cuando se llega a las empinadas montañas de la mina San José, en lo alto del cerro Tasajero, por una carretera destapada llena de curvas a una hora de Cúcuta, se corrobora que la fe del carbonero de la región está por las nubes. Más motivados que nunca, con linternas, mascarillas, picas y palas, unos 140 hombres sudorosos extraen carbón de esa mina, la segunda fuente de energía en el mundo después del petróleo, que vive su cuarto de hora en Norte de Santander desde hace tres años.

Los mineros descienden hasta 1.400 metros bajo tierra por un socavón y se meten como hormigas en un túnel sin fin. A la hora del almuerzo, reaparecen en la superficie con sus cuerpos untados de negro. Ellos caminan empapados de un mineral bendito y, en medio de la cadena productiva, son el primer eslabón de un sector en auge que en los últimos tres años generó 3.000 nuevos empleos y triplicó sus niveles de producción y exportación, alcanzando las cifras más altas de la última década.

Según los gremios cucuteños, en medio de la peor crisis económica que se recuerde en la frontera colombo-venezolana, por la caída del bolívar a 80 centavos de peso, el renglón de los carboneros está en un momento histórico y es el único que puede hablar de crecimiento en las 264 minas del departamento.

Y no es para menos. Mientras que en el 2000 la producción fue de 678.000 toneladas de carbón, el año pasado sumó 1557.000 toneladas, lo que convirtió a Norte de Santander en el primer productor y exportador de carbón de minería subterránea en el país (en Colombia se extrae el carbón de esta forma o por minería a cielo abierto como la que se hace en El Cerrejón, por ejemplo), según la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme).

Además, los indicadores positivos también se repiten en las exportaciones hacia Estados Unidos. En el 2000 enviaron 388.000 toneladas a ese país y el año pasado mandaron 1300.000. Este año pretenden producir cerca de 2 millones de toneladas y exportar el 80 por ciento de todo lo que produzcan.

Excelente calidad.

Nuestro carbón es apetecido por su bajo contenido de azufre, lo que reduce la contaminación del medio ambiente, y por su alto poder calorífico asegura Marceliano Caro, gerente de la Asociación de Carboneros de Cúcuta y Norte de Santander (Asocarbón). En un comienzo, la actividad era simplemente una labor de subsistencia, pero debido a su importancia en los mercados internacionales nos hemos vuelto un sector pujante .

Y es que la naturaleza carbonífera de los suelos del país repercute en una región como la nortesantandereana. De camino hacia la mina San José, por ejemplo, las montañas lucen con cientos de manchas negras que revelan la presencia del mineral en esa zona.

El carbón es el segundo rubro de exportación en Colombia, por debajo del petróleo y por encima del café. Pero en el país, contrario a las naciones industrializadas, no se usa el mineral para generar energía eléctrica en hogares e industrias o para encender los sistemas de calefacción y de aire acondicionado.

Las exportaciones han aumentado porque China (uno de los principales productores mundiales) frenó sus envíos al extranjero. Ellos están usando lo que producen para desarrollar su industria nacional, explica Caro.

Luis Carlos Gaitán, presidente seccional de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), lo complementa:El sector atraviesa por una de sus mejores épocas debido, entre otros, a una baja en los costos de movilización y al aumento del precio internacional del carbón (45 dólares por tonelada).

La Upme les recomienda a los productores nortesantandereanos que impulsen la comercialización del coque, un carbón procesado que se usa en la industria siderúrgica.

Aunque en eso tenemos que mejorar, desde el año pasado estamos enviando 100.000 toneladas de coque a Italia, Alemania, Brasil, México, Estados Unidos y Venezuela. El éxito de ese producto está asegurado por el auge en la demanda y porque su precio alcanza los 90 dólares por tonelada, señala Andelfo Villamizar, presidente de Carbodexco.

El sector aspira que este año las cifras sigan mejorando para jalonar el empleo y desarrollar las zonas rurales de la región. Estamos moviendo unos 3 millones de dólares al mes y queremos crecer en un 30 por ciento. Nosotros hemos resultado inmunes a la crisis porque nuestros mercados no dependen exclusivamente de la economía venezolana. Y nuestra meta es tecnificarnos en el mediano plazo, dice Gabriel Tamayo, gerente de Conminas.

Sin embargo, la industrialización camina a pasos de tortuga por la falta de una infraestructura sólida y de un apoyo constante del Gobierno Nacional, dicen las fuentes consultadas por EL TIEMPO.

El mayor problema de los carboneros es que deben recorrer un camino tortuoso que los lleva de la región hasta el Lago Maracaibo, en Venezuela, de donde parte la carga al extranjero. Los camiones cuentan con dos opciones terrestres para llegar a los puertos de embarque (Puerto Santander-La Ceiba-Maracaibo y Cúcuta-Ureña-La Ceiba-Maracaibo).

En Puerto Santander, en el puente Unión, tenemos muchas dificultades porque la conexión sólo resiste 4,5 toneladas y la idea nuestra es que podamos construir un nuevo puente en otro lugar que aguante 75 toneladas afirma Marceliano Caro, el dirigente de AsocarbónEl camino para exportar es tan difícil que los puertos se encuentran a 500 kilómetros de las zonas productoras .

Tabla de salvacion.

Frente a este tema, el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, se comprometió a reunirse con su similar en Venezuela para sacar adelante una de las tres propuestas que al respecto se han puesto sobre la mesa. Según las iniciativas formuladas, los puentes serían ubicados en Puerto Santander o en los corregimientos de La China o Guaramito, en Norte de Santander, para llegar a La Fría, en el estado Táchira (Venezuela).

El carbón es el único sector que revela indicadores positivos en esta zona, nuestras esperanzas para el desarrollo regional están concentradas en su futuro y por eso le apostamos a mejorar su infraestructura, dice el gobernador (e) de Norte de Santander, Andrés Hoyos.

El mandatario propone que los carboneros aprovechen la posibilidad que brindaría la pavimentación de la vía entre Cúcuta y Ocaña para salir a la Costa Caribe a través del río Magdalena. Pueden enviar su carga desde Puerto Capulco, cerca a Gamarra (Cesar).

Según la directora ejecutiva del Comité Asesor Regional de Comercio Exterior (Carce), Norma Rodríguez, el carbón es el producto estrella que saca la cara por Norte de Santander y, en medio del pesimismo por la crisis económica de la frontera, es un ejemplo a seguir ,en la zona.

FOTO:.

EN LOS ULTIMOS TRES AÑOS el sector del carbón ha generado cerca de 3.000 empleos directos en la región.

SEGUN LOS GREMIOS, el carbón nortesantandereano es apetecido en mercados internacionales porque posee bajos niveles de azufre y tienen un alto poder energético.

DESPUES DE LA LIQUIDACION de Minercol los carboneros empezaron a proponer que Ingeominas asuma el tema del salvamento minero en caso de una emergencia.

Fotos: Obando.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.