SEÑOR DIRECTOR:

SEÑOR DIRECTOR:

02 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

.

Vi el desfile fúnebre y como madre, como ser humano, no pude contener otra vez el llanto. Cómo entender que estos seres inocentes que empezaban su vida se tuvieran que marchar tan absurda y violentamente, producto de la imprevisión, de fallas de diferente índole, de culpas compartidas? Cómo entender que tengan que pasar tan conmovedores hechos para que nos demos cuenta de lo que somos, de cuánto civismo, de cuanta solidaridad y compromiso con nuestra ciudad y nuestras hermanos nos falta?.

Solo me queda decirles a las familias de esos angelitos que Dios les dé fortaleza. A sus profesores, que son como hermanos mayores de nuestros hijos, que nunca los olviden. Esos puestos vacíos van a doler mucho también a sus compañeritos, pero ellos estarán ahí espiritualmente, pues Dios les dará recreo para que vengan a acompañarnos.

Irma Lombana de Ruiz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.