SEÑOR DIRECTOR:

SEÑOR DIRECTOR:

02 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

.

En Colombia no logramos reconocer que los niños deben ser los seres más protegidos de nuestra sociedad. Trabajo como profesor de secundaria en los Estados Unidos. Soy testigo de la manera como este país cuida y se preocupa por los niños. Ha que ver cómo personas mayores dedican su tiempo de manera voluntaria para asegurarse de que los niños crucen las calles de manera segura a la salida o entrada del colegio. Los buses escolares tienen la capacidad de parar el tráfico en medio de una autopista, solo para que los niños crucen la calle.

Desafortunadamente, en Colombia uno se acostumbra a manejar defensiva y ofensivamente, a caminar mirando siempre por encima del hombro. Se acostumbra uno a que cuando se trata de salir a la calle hay que ponerse el traje invisible de supervivencia y rezar para poder regresar salvo a casa. Quiero motivar a mis compatriotas para que digamos NOS MAS! Para que como ciudadanos hagamos valer nuestros derechos y les digamos al Tránsito, al IDU, a los contratistas, que nuestra vida y nuestros niños valen. Y por siempre estemos vigilantes para denunciar cualquier irregularidad.

Diego Ojeda.

Evansville, USA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.