CAE LA REGISTRADURÍA DE LAS FARC EN BOGOTÁ

CAE LA REGISTRADURÍA DE LAS FARC EN BOGOTÁ

Humberto Reyes Rivera después de trabajar 23 años en la Registraduría Nacional dejó su cargo hace tres años y montó una registraduría paralela al servicio de las Farc.

03 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Humberto Reyes Rivera después de trabajar 23 años en la Registraduría Nacional dejó su cargo hace tres años y montó una registraduría paralela al servicio de las Farc.

Así lo denunciaron ayer el director de la Dijín, coronel Oscar Naranjo, y la registradora nacional, Almabeatriz Rengifo, quienes señalaron que Reyes venía aprovechando su vasta experiencia para crearles otra identidad a guerrilleros y delincuentes.

La registraduría , que por cada vuelta cobraba entre 6 y 8 millones de pesos, funcionaba en la carrera 69F con calle segunda, en el barrio Centro Américas, en el suroccidente de Bogotá.

En el lugar, los hombres de la Dijín y de la Fiscalía encontraron 718 tarjetas decadactilares originales, de las cuales, de acuerdo con el cotejo hecho hasta ahora, al menos 35 han beneficiado a personas con órdenes de captura por narcotráfico, enriquecimiento ilícito, concierto para delinquir, homicidio, desaparición forzada, peculado por apropiación, hurto calificado y agravado, secuestro, extorsión y terrorismo (ver Hugo dio la clave ).

Según la investigación, Reyes era contactado por jefes guerrilleros de todo el país, en especial de los frentes 22 y 42 -que operan en Cundinamarca, aunque han sufrido duros golpes en los últimos meses-, para notificarle y entregarle la información precisa de quienes necesitaban nuevas identidades.

La modalidad, explicó Naranjo, consistía en sacar fraudulentamente papelería original de la Registraduría Nacional para producir tarjetas decadactilares falsas. En ellas se plasmaban huellas de tres dedos de cada mano del delincuente (aunque podrían ser de otros) y dos adicionales pertenecientes a terceras personas.

Esa tarjeta decadactilar se llevaba de nuevo a la Registraduría, para sustituir a la original, y luego tramitaban otra cédula. La idea era que podían coincidir el nombre y la fotografía con la del verdadero dueño, pero que sus huellas fueran distintas.

De esa manera, así al delincuente lo detuvieran, a la hora de hacer el cotejo grafológico, el sistema señalaría que no se trataba de la persona solicitada por la justicia sino de un individuo sin antecedentes. Era un cambio total de chapa (identidad) , dijo uno de los investigadores.

Sellos originales.

Para el fraude, la organización adquirió el mismo tipo de maquinaria que usa la Registraduría en sus procesos, los cuales hoy intentan ser corregidos por la actual administración. Necesitamos urgente un cambio tecnológico , dijo ayer la registradora Rengifo (ver Tenemos problemas ).

Entre estos elementos están máquinas de escribir, computadores, escáneres, impresoras, laminadoras, guillotinas, placas y rodillos.

Incluso, en el allanamiento de la llamada Operación Identidad se encontraron sellos originales de la Registraduría, al igual que manuales de dactiloscopia y otros sellos idénticos a los que usa esa entidad con el escudo de Colombia.

Una vez culmina la primera fase de la operación, los investigadores ahora tratan de establecer quiénes eran los contactos de Reyes en la Registraduría y qué otros delincuentes se beneficiaron para proceder a sus capturas.

HUGO DIO LA CLAVE.

Las primeras indagaciones señalan que entre los clientes de la registraduría de las Farc estaba Wilmer Antonio Marín, Hugo , jefe del frente 22 de las Farc, condenado recientemente a 40 años de prisión.

Según la Dijín, en el momento de su recaptura en diciembre pasado, Hugo estaba tramitanto una nueva identidad para abandonar el país en compañía de una mujer. Se iba a escapar con una millonaria cifra de las Farc , dijo un investigador.

Además de Hugo , en el listado de delincuentes beneficiados está un peligroso asesino de Bogotá, que tiene 10 órdenes de captura vigentes, al igual que señalados narcotraficantes que operan en Pereira bajo la protección de la guerrilla.

Adicionalmente, se está estableciendo la plena identidad de un grupo de secuestradores y extorsionistas que actúan en el departamento del Meta y en varios municipios de Cundinamarca, en especial en la provincia del Rionegro, que habrían sido beneficiados con documentos adulterados.

También, la Policía tiene evidencias de que al menos otras cinco personas solicitadas por terrorismo y concierto para delinquir y que delinquen en varios municipios antioqueños están hoy libres mediante esta modalidad.

ES URGENTE CAMBIO DE CEDULAS : REGISTRADORA.

Según la Policía, en el país se incauta un promedio de 2.000 cédulas falsas al año. El último gran escándalo se desató a comienzos de este año cuando la Contraloría de Bogotá denunció un millonario fraude al régimen subsidiado de salud. Se detectó que 2.328 personas se identificaban con cédulas que no eran las de ellos y así robaban al Estado.

Colombia tiene serios problemas de identificación, según lo reconoce la Registradora Nacional, Almabeatriz Rengifo, quien señaló que por tal razón se requiere cuanto antes que todos los habitantes mayores de 18 años tengan un documento difícil de falsificar y que brinde unas verdaderas garantías de identificación.

Es por eso que está planteado, por ley, que todos los colombianos tengan la nueva cédula antes del primero de enero del 2006. De acuerdo con la Registradora, actualizar este documento de identidad para unos 22 millones de colombianos mayores de 18 años que aún no lo tienen, le costará al erario 120 millones de dólares.

Cuando comenzó a debatirse en el Congreso el proyecto de presupuesto nacional para el 2004, había 34.000 millones de pesos para la fase II de modernización de la Registraduría. Sin embargo, esa partida finalmente no quedó incluida. Con la fase I, iniciada en 1997, se logró que 6 millones de colombianos incluyeran sus datos y huellas en este sistema, que permite validar automáticamente los datos de un ciudadano para su identificación.

FOTO.

1- Humberto Reyes, detenido.

2- Amanda Velandia, detenida

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.