SABEMOS MUY POCO SOBRE EL MUNDO

SABEMOS MUY POCO SOBRE EL MUNDO

Vivimos en una contradicción. Así define Ryszard Kapuscinski el planeta del siglo XXI. Atrapado entre la centralización y la globalización, de un lado, y la exaltación de lenguas y culturas locales, del otro.

03 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Vivimos en una contradicción. Así define Ryszard Kapuscinski el planeta del siglo XXI. Atrapado entre la centralización y la globalización, de un lado, y la exaltación de lenguas y culturas locales, del otro.

"Para escribir sobre este mundo hay que entender la simultaneidad de las dos tendencias(..) Hay que hacer un gran esfuerzo para que las culturas se respeten y se valoren como iguales".

Estas y otras declaraciones se dieron dentro del marco de la Feria del Libro, que termina hoy, en dos conferencias realizadas en Bogotá: una el sábado, en Corferias, y la otra el domingo, en su hotel, en el norte de Bogotá.

Estas se suman a sus comentarios en el libro Los cinco sentidos del periodista, que presentó en la Feria.

Este polaco de 72 años, considerado como el mejor exponente del periodismo literario y uno de los más influyentes intelectuales del momento, criticó las escuelas de periodismo y atacó las bases del oficio, al tiempo que invitó a quienes lo ejercen a leer más poesía.

La objetividad, por ejemplo, uno de los pilares que enseñaban -y aún enseñan- algunas escuelas, fue revaluada nuevamente por Kapuscinski. El, que tantas veces estuvo cerca de la muerte por cumplir con su trabajo, dijo que el periodistaestar comprometido a favor del ser humano, de la humanidad, de quienes queremos sobreviviry agrega en su libro que objetividad es totalmente falsa y produce textos fríos, muertos, que no convencen a nadie".

Escribe poemas desde los 16 años. Y asegura que eso ha sido clave en su éxito como escritor."Una cosa es la trama, la historia que se quiere contar y otra muy distinta es cómo contarla. Los poetas se preocupan mucho por las palabras y por eso escribir y leer poesía es muy importante para encontrar un lenguaje propio".

Kapuscinski nunca estudió periodismo. Se graduó como historiador porque fue su segunda opción, ya que Stalin tenía cerradas las facultades de filosofía. Y criticó la falta de profundidad de quienes cuentan las historias a través de los medios.

"Yo me especialicé en temas del tercer mundo y nunca he escrito nada sobre Europa o Estados Unidos o Canadá. La especialización es importante. Sabemos muy poco sobre el mundo y sobre nosotros mismos".

Se refirió también a los medios, cada vez más poderosos, y a los reporteros, cuyo trabajo es día a día menos valorado.

"El periodista es un esclavo. Hay que trabajar muchos años para lograr una posición en la que a uno lo respetan y lo dejan hacer lo que a uno le gusta".

La relevancia de su trabajo, que muestra y hace entender cómo se vivieron cambios determinantes en la historia de Africa, Asia y Latinoamérica, se puede resumir contrastándola con un pasaje de Ebano, uno de sus libros acerca de Africa: "Este fracaso (trataba de hacerse amigo de una lagartija que cazaba en el techo de su cuarto) tiene un sentido metafórico: confirma que se puede vivir bajo el mismo techo y, sin embargo, no conseguir comprenderse".

Otra de las contradicciones del mundo de Kapuscinski.

FOTO: KAPUSCINSKI durante la presentacin de su libro, que resume lo que ha dicho en sus conferencias.

Carlos Julio Martínez / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.