REFORMA TRIBUTARIA: CÓMO VAN LAS PYMES

REFORMA TRIBUTARIA: CÓMO VAN LAS PYMES

Las altas cargas impositivas, la multiplicidad de gravámenes y la frecuencia de las reformas tributarias son tres factores que los empresarios consideran como uno de los principales obstáculos para su desarrollo.

03 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Las altas cargas impositivas, la multiplicidad de gravámenes y la frecuencia de las reformas tributarias son tres factores que los empresarios consideran como uno de los principales obstáculos para su desarrollo.

Sin embargo, esta percepción se siente con más fuerza entre los pequeños industriales y comerciantes, quienes en muchos casos consideran que el sistema de tributación es negativo y por eso no buscan formalizarse, lo que los lleva a evadir impuestos.

Para evitar esta situación, un estudio de Fundes recomienda al Gobierno promover la formalización de las empresas más pequeñas a través de un régimen temporal que facilite su acceso y las exima de ciertas cargas tributarias durante determinado tiempo.

Mientras se llega a este tipo de soluciones, los empresarios de las mipymes están empezando a digerir las nuevas cargas y beneficios que les trae la más reciente reforma tributaria.

Una investigación de la Superintendencia de Sociedades, aplicada a 3.877 mipymes de seis sectores productivos, indica que la contribución fiscal de este sector ha venido creciendo desde 1999. En aquella época alcanzaba niveles cercanos a los 83.382 millones de pesos y en el 2002 subió a 180.000 millones, lo que implica un aumento de 115 por ciento en apenas tres años.

Esta carga impositiva, que de por sí ya es considerada alta por los empresarios, tenderá a aumentar con la entrada en vigencia de la reforma tributaria del 2003, pues con el cambio en la clasificación del régimen simplificado comenzarán a pagar el impuesto sobre las ventas todas aquellas empresas que posean un patrimonio bruto inferior a 80 millones de pesos e ingresos brutos inferiores a 60 millones de pesos.

Adicionalmente, la sobretasa del 10 por ciento al impuesto de renta aumentará con seguridad los aportes al Estado de este grupo empresarial.

La semana pasada, el portal Infopyme realizó una jornada de capacitación sobre este tema y allí el director de Impuestos Nacionales, Néstor Díaz, dijo que las pymes que durante los últimos años se hayan mantenido en la informalidad tributaria, tienen ahora la mejor oportunidad, no solo para sanear su situación, sino para crecer en el mercado.

A su juicio, los grandes clientes no querrán comprarles a vendedores que no estén legalmente vinculados al sistema tributario, pues corren el riesgo de heredar problemas derivados de su condición de ilegales. Los dueños de cualquier tipo de negocio, por pequeño que sea, deben tener en claro que con el solo hecho de vincularse al régimen común tendrán garantías para crecer productivamente, explicó Díaz.

Agregó que el nuevo beneficio que le devuelve dos puntos del IVA a las compras con tarjetas débito y crédito limitará el número de establecimientos en donde las personas prefieran consumir.entidades financieras no autorizarán, bajo ninguna circunstancia, a un informal para recibir pagos con dinero plástico, enfatizó.

Para los morosos.

Según los expertos, la reforma tributaria o Ley 863 del 2003 también se destaca por las ventajas relacionadas con las facilidades que se les dan a las empresas y personas que tienen pagos pendientes con la Dian.

Los conferencistas que participaron en el evento de Infopyme indicaron que en esta Ley hay estímulos reales para ponerse al día con dichas obligaciones. Por un lado, los morosos obtendrán una privilegiada imputación de pagos y, por otro, podrán acogerse a acuerdos de pagos a tres años y con sanciones muy bajas.

Héctor Aníbal Caro, coordinador de capacitación y apoyo al contribuyente de la Dian, recordó que, además de esas ventajas, quienes enfrenten litigios con la administración en materia de impuestos podrán conciliar.

Con respecto a la posibilidad de que la Corte Constitucional tumbe los últimos cambios tributarios, Camilo Rodríguez, jefe de la oficina jurídica de la Dian, dijo que la reforma no correrá mayores riesgos ante posibles demandas de inexequibilidad, pues corrige vicios señalados en ocasiones anteriores.

Régimen de centrales de abastos.

Los comerciantes de las centrales de abastos que vendan productos gravados con el IVA como aceites, cigarrillos y licores tendrán que empezar a presentar declaración del impuesto, llevar contabilidad y expedir facturas, aunque no tengan los ingresos exigidos por la Reforma Tributaria, los cuales deben ser de 60 millones de pesos.

Así lo explicó el director de la Dian, Mario Aranguren, quien explicó que dichos comerciantes pasan del régimen simplificado al común porque están ubicados en una construcción urbana que agrupa más de 20 locales, una de las nuevas condiciones contenidas en la Ley 863 del 2003.

Por el contrario, los comerciantes que están en las mismas centrales de abastos y venden productos que no están gravados como papas, yucas y verduras, seguirán en el régimen simplificado.

No obstante, Aranguren señaló que se están preparando los decretos reglamentarios.

FOTO:.

La devolución de dos puntos del IVA por compras con dinero plástico promoverá la formalización de los pequeños comercios. Archivo / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.