SE DESPLOMÓ VIVIENDA SOCIAL

SE DESPLOMÓ VIVIENDA SOCIAL

Mientras la recuperación de la construcción de vivienda se mantiene gracias a las edificaciones para estratos medios y altos, en este crecimiento no participa la vivienda de interés social (VIS), cuya construcción se desplomó y está en niveles inferiores a los de 1999, año de la mayor crisis económica del país. (VER GRAFICO: OBRAS EN PROCESO DE VIS Y NO VIS)

03 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Mientras la recuperación de la construcción de vivienda se mantiene gracias a las edificaciones para estratos medios y altos, en este crecimiento no participa la vivienda de interés social (VIS), cuya construcción se desplomó y está en niveles inferiores a los de 1999, año de la mayor crisis económica del país.

(VER GRAFICO: OBRAS EN PROCESO DE VIS Y NO VIS).

De acuerdo con cifras de Fedesarrollo, mientras la construcción de vivienda diferente a la social, es decir para estratos medios y altos, creció el año pasado 26 por ciento, el área culminada de VIS en metros cuadrados fue inferior en 20 por ciento a la del 2002. Es más, al comparar con 1999 el área aprobada para construcción de vivienda diferente a la social fue 2,5 veces mayor mientras que en VIS fue un 25 por ciento menos.

Además, los desembolsos de crédito para vivienda social cayeron 2,5 por ciento mientras que para la vivienda diferente a este sector crecieron 13 por ciento.

Esta situación se puede atribuir a varios hechos: al menor interés de las entidades financieras por financiar esta clase de soluciones habitacionales, al poco impulso del sector constructor por hacer nuevas obras y a las dificultades en el otorgamiento de subsidios por parte del Estado.

A bajar tasas.

La asignación de subsidios ha tenido grandes problemas en los últimos años relacionados con tramitomanía, falta de recursos fiscales y hasta politiquería. Según el director de Fedesarrollo, Mauricio Cárdenas, entre 1998 y el 2002 cerca del 13 por ciento de los subsidios adjudicados no fue desembolsado, lo que representa más de 55.000 millones de pesos anuales destinados a la construcción de vivienda social que no encontraron un beneficiario.

Pero también se presentan muchos casos donde la gente no reclama los subsidios por diversos motivos entre ellos que no tienen los recursos suficientes para completar la cuota inicial o porque las entidades financieras no les dan crédito. El Gobierno amplió el plazo para que las familias reclamaran los subsidios, que se venció el viernes pasado.

Esta situación motivó a Fedesarrollo a lanzar una propuesta osada: eliminar la entrega de subsidios en efectivo a las familias de bajos recursos y a cambio bajar las tasas de interés para financiar la vivienda de interés social.

Cárdenas planteó que la tasas de interés -que hoy tiene un tope de 11 por ciento más UVR- debería bajar a 5 por ciento. De esta manera se permitiría que más familias tengan acceso a crédito barato para comprar VIS.

Los recursos que se entregan a las familias se dirigirían a subsidiar esa tasa de interés a través de las entidades financieras con lo cual se podrían beneficiar un mayor número de familias colombianas.

Un inconveniente de esta propuesta es que al eliminar los subsidios directos muchos no tendrían cómo completar la cuota inicial para comprar su vivienda. Sin embargo, Cárdenas considera que las familias podrían hacer un esfuerzo ahorrando en una cuenta de ahorro programado hasta completar un 20 por ciento del valor de la misma y el 80 por ciento restante lo pagaría más fácilmente ya que el costo de la financiación disminuiría radicalmente. verdadero obstáculo no es la cuota inicial sino el costo del crédito ,.

sostuvo Cárdenas.

Esta idea se suma a la del Bbva Colombia que planteó bajar las tasas de interés de la VIS en por lo menos 30 por ciento, para cobrar alrededor de 8,5 por ciento más la inflación. Sin embargo, ni el Bbva y ninguna institución todavía han aplicado esta propuesta.

A comienzos del año el Gobierno redujo sustancialmente el monto de los subsidios con el fin de ampliar la cobertura a más familias. Los montos van, dependiendo del valor de la vivienda social, desde un salario mínimo 358.000 pesos hasta 7,5 millones de pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.