LA TUMBA DE GAITÁN CONVERTIDA EN PERRERA

LA TUMBA DE GAITÁN CONVERTIDA EN PERRERA

Gloria Gaitán, la hija del inmolado líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, dijo que la tumba de su padre está abandonada por determinación del actual Gobierno y que incluso el lugar fue transformado en perrera , por el actual liquidador .

03 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Gloria Gaitán, la hija del inmolado líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, dijo que la tumba de su padre está "abandonada por determinación del actual Gobierno" y que incluso el lugar fue transformado en "perrera", por el actual "liquidador".

"Mi padre está sembrado --y no enterrado -, por ser semilla y no cadáver, en el Patio de la Tierra de El Exploratorio Nacional en el barrio Santa Teresita de Bogotá, tumba abandonada por determinación del actual Gobierno", comentó en su carta.

Sus declaraciones están contenidas en una carta enviada a la edición general de EL TIEMPO, a propósito de la información publicada el 24 de abril pasado, según la cual la tumba Gaitán está situada en la alameda del Cementerio Central de Bogotá y "está siendo pulida y arreglada para preservarla en la memoria de los visitantes".

"El pasado 9 de abril, cuando mi hija María llegó acompañada del doctor Daniel García Peña a colocarle flores a mi padre en nombre de la familia, encontraron dos perros callejeros orinando y defecando sobre la tumba, mientras que al pueblo ese día se le prohibió la entrada al lugar", dijo.

El Gobierno tomó la determinación de entregar la administración del Instituto Jorge Eliécer Gaitán a la Universidad Nacional.

En su misiva, Gloria Gaitán también manifestó su inconformidad con las informaciones publicadas por este diario sobre los manejos administrativos que dio cuando estuvo al frente del Instituto que honra la memoria de su padre, las que calificó de "difamación".

Dijo que, además, los bienes de Jorge Eliécer Gaitán que recuperó el Estado, a través de un allanamiento de la Fiscalía, "son de propiedad de la familia Gaitán" y que "existen sendos documentos que demuestran" esa titularidad.

" A quién se le ocurre que cuando yo era tan solo una niñita el gobierno de Ospina Pérez me hubiera expropiado mis muñecas, a las que yo ponía en fila para que mi papá les echara discursos para divertirme? Se cae de su peso que cuando la casa nuestra fue expropiada por la ciudad de Bogotá (a la que hoy le pertenece) mi madre no habría permitido que a su hija de 10 años la despojaran violentamente de sus juguetes. Tampoco el Presidente Ospina, por más enemigo de Gaitán que hubiera sido, habría llegado a esos extremos", afirmó.

"Decir ahora que mis muñecas le pertenecen al Estado y señalar, como lo ha hecho la prensa, que yo me las robé, es una canallada", comentó y enfatizó que para ella todos esos objetos envuelven un gran valor sentimental por recordarle a su padre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.