Secciones
Síguenos en:
FUE EL AÑO DE HAROLD RIVERA

FUE EL AÑO DE HAROLD RIVERA

Habría sido sorpresivo y controvertido si Harold Rivera, de 24 años, no se hubiera alzado con la corona de rey vallenato ayer a la 1:30 de la madrugada en Valledupar. Tras una ronda final, en la que cinco finalistas se disputaron a punta de merengue, son, paseo y puya, el mayor galardón del Festival de la Leyenda Vallenata, el consenso del público apuntó hacia él.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de mayo 2004 , 12:00 a. m.

Habría sido sorpresivo y controvertido si Harold Rivera, de 24 años, no se hubiera alzado con la corona de rey vallenato ayer a la 1:30 de la madrugada en Valledupar. Tras una ronda final, en la que cinco finalistas se disputaron a punta de merengue, son, paseo y puya, el mayor galardón del Festival de la Leyenda Vallenata, el consenso del público apuntó hacia él.

Atrás quedaron Miguel Vega (tercer puesto), Juan José Granados (segundo puesto), Nemer Yesid Tetay y Ever José Paternina, finalistas entre los 55 acordeoneros que abrigaron la ilusión de obtener el título este año.

No soy un desconocido en el Festival -dijo el nuevo rey en sus primeras declaraciones-. Lo había luchado mucho. Ya era bueno .

En efecto, Rivera había sido ya rey infantil y aficionado. En dos ocasiones había ocupado el segundo lugar y otras tantas, el tercero.

No se presentó el año pasado, dijo, porque quería darse un respiro y observar con tranquilidad el desarrollo del Festival. Y si no hubiera ganado esta vez, afirmó, habría regresado aún más preparado el año entrante.

En su interpretación final, el oído especializado del público alcanzó a descubrir algunos toques que sonaban pases comerciales , como le dicen a las notas que se salen de la estricta tradición.

A esta observación, Rivera respondió: Bueno son cosas que pasan en los festivales. Habrá gente a la que no le gustó lo que hice o no esté de acuerdo con el fallo. Otras veces llegué a la final y sentí que me lo habían quitado. Sin embargo, sé qué hice bien las cosas, toqué sereno, tranquilo. Hicimos vallenato lo más puro posible .

DATOS REALES.

- Rivera se lleva la corona número 37 del Festival de la Leyenda Vallenata.

- Nacido en Sincelejo, engrosa la fila de los músicos sabaneros que se llevan el galardón. Tradicionalmente existe una rivalidad musical entre sabaneros (inclinados más hacia el porro y la cumbia) y los vallenatos (que reclaman la propiedad del género). El más célebre de los reyes sabaneros es Alfredo Gutiérrez, que se ha llevado la corona tres veces.

- Este año, Rivera se presentó acompañado de Alvaro José Mendoza, El Ñame , en voz y guacharaca; y el cajero Omar Castillo. Mendoza ha acompañado en competencia a cinco reyes vallenatos, incluidos los de los últimos tres años.

- El nuevo monarca vallenato ensayó a diario durante un mes con los músicos acompañantes y se asesoró del rey vallenato 2002, Navín López.

GANADORES 2004.

- Rey profesional: Harold Rivera.

- Rey aficionado: Omar Hernández.

- Rey juvenil: Fernando Rangel.

- Rey Infantil Cicolac Nestlé: Carlos Mario Ramírez.

- Rey de la piqueria: José Félix Ariza.

- Canción inédita: Raíces de oro, de Guillermo Doria.

ALTAS Y BAJAS DEL FESTIVAL.

Excelente.

- La selección de los invitados especiales para los conciertos que se realizaron durante todas las noches del certamen. Cada noche, el público tuvo la oportunidad de ver grandes conciertos. El primer día, la revista musical con artistas como Maía, Andrés Cepeda, Yolanda Rayo y Fonseca, entre otros. Después, los conciertos de Carlos Vives, Moisés y la Gente del Camino y el de cierre con la agrupación Bacilos.

- El hecho de que los artistas invitados hayan preparado conciertos especiales para el público de Valledupar, algo que ya no hacen los artistas, acostumbrados a hacer guiones invariables de sus conciertos. Se lucieron, Carlos Vives con clásicos vallenatos y Bacilos, que no solo invitó a tocar al rey vallenato Omar Geles, sino que llevó al escenario a una agrupación de niños vallenatos, entre los que se encontraba Camilo Andrés Carvajal, rey infantil 2002, El Mozart del Acordeón .

Bueno.

- La respuesta de la gente que acudió masivamente a todos los eventos.

- La inauguración del Coliseo Cacique Upar en el Parque de la Leyenda Vallenata, con su techo bautizado La cachucha bacana . Aunque aún falta pulir la obra, Valledupar tiene ahora un escenario más por el que enorgullecerse.

- La programación académica del Festival. Está fortaleciendo la teoría vallenata y por consiguiente al género musical.

Regular.

- Los problemas de transporte público durante el certamen. El Coliseo tiene dos vías de acceso, una de estas permaneció cerrada siempre. Así que se crearon grandes trancones durante los primeros días. En los días finales, los taxistas se negaban a transportar al público hasta el coliseo. Tampoco había buen servicio de transporte a la salida, así que asistir obligaba a largas caminatas.

- Siguen programando jornadas tan largas de espectáculos para los días de la final, que después de amanecer el sábado a la espera del fallo de rey aficionado, este se aplazó para el día siguiente.

Malo.

- El caso de los telones: En la vieja tarima Francisco El Hombre, pusieron el telón viejo del año 2002, sobre el que había en memoria del acordeonero recientemente fallecido Colacho Mendoza, homenajeado natural de esta edición. El público consideró esto como una falta de delicadeza.

FOTO/Carlos Capella EL TIEMPO.

El ganador (en el centro) celebró su triunfo con Juan José Granados, segundo, y Miguel Vega (izquierda), tercero.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.