E.U. ADVIERTE SIGNOS DE UN LEVE REPUNTE EN LA MANUFACTURA

E.U. ADVIERTE SIGNOS DE UN LEVE REPUNTE EN LA MANUFACTURA

El sector manufacturero de Estados Unidos, que hasta hace poco era objeto de todas las críticas, ya no será una carga para la economía en 2004... pero tampoco será un motor de crecimiento, especialmente en lo que se refiere a la creación de empleos. Muchos economistas coinciden en que la drástica caída de empleos manufactureros en E.U. está cediendo. Pero no logran ponerse de acuerdo sobre si el sector sumará puestos de trabajo este año, o si continuará perdiéndolos a un menor ritmo. En estos momentos, las proyecciones oscilan entre una ganancia de 250.000 empleos y una pérdida de 15.000. VER GRAFICO Más movimiento

03 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

El sector manufacturero de Estados Unidos, que hasta hace poco era objeto de todas las críticas, ya no será una carga para la economía en 2004... pero tampoco será un motor de crecimiento, especialmente en lo que se refiere a la creación de empleos.

Muchos economistas coinciden en que la drástica caída de empleos manufactureros en E.U. está cediendo. Pero no logran ponerse de acuerdo sobre si el sector sumará puestos de trabajo este año, o si continuará perdiéndolos a un menor ritmo. En estos momentos, las proyecciones oscilan entre una ganancia de 250.000 empleos y una pérdida de 15.000.

VER GRAFICO Más movimiento.

Aunque el sector manufacturero representa menos de un 17 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de E.U. y un 12 por ciento de su fuerza laboral, tiene un fuerte impacto en otros sectores de la economía, desde transportes a energía.

Además, el sector está concentrado en estados electorales clave como Ohio, donde el 21 por ciento de su economía se basa en la industria. Las cifras de empleos en Ohio de la segunda semana de enero muestran que el número de personas que reclaman seguro de desempleo por primera vez fue un 16 por ciento más alto que el mismo período de 1999.

Todo esto pone al sector manufacturero en el corazón del mercado laboral de E.U., y el número de empleos cobra cada vez más importancia política. Si no hay un repunte pronto en la creación de empleos, la confianza de los consumidores puede caer y con ella su gasto, que representa dos terceras partes del gasto total en ese país.

Una clave para la creación de puestos es añadir capacidad, y en estos momentos esto no parece muy probable. De hecho, más de la mitad de los 50 grandes fabricantes que formaron parte de un sondeo en diciembre realizado por Manufacturers Alliance, un grupo de análisis con sede en Virginia, no tienen expectativas de agregar capacidad alguna a sus operaciones en E.U. durante los próximos tres años.

Y lo que es más, un 36 por ciento planea de hecho recortar capacidad. Un claro ejemplo fue el anuncio de Eastman Kodak Co. la semana pasada de que eliminará entre 12.000 y 15.000 empleos y espacio de fábrica en sus centros de producción.

El problema es una sobrecapacidad en E.U. y en todo el mundo. A finales de los años 90, una amplia gama de sectores, desde telecomunicaciones hasta el aeroespacial, agregaron capacidad de producción a sus operaciones.

Una vez que golpeó la recesión en Estados Unidos, las compañías empezaron a recortar costos y subcontratar empleos, dejando plantas y líneas de producción inactivas en E.U. Al mismo tiempo, las economías emergentes y en desarrollo invirtieron grandes sumas en nueva producción y en industrias controladas por el Estado que fueron privatizadas. El resultado fue una gigantesca ganancia neta en capacidad en el mundo.

"No creo que ninguno de los principales países esté operando sin un gran exceso de capacidad industrial", sostiene Daniel Meckstroth, economista en jefe de la Manufacturers Alliance. A pesar de que la actividad manufacturera de E.U. repuntó de forma importante en la segunda mitad de 2003, la utilización de la capacidad es de alrededor del 74 por ciento, muy por debajo del promedio de un 80 por ciento para el período entre 1972 y 2002.

Existen pocas dudas de que el sector industrial estadounidense, después de tocar fondo, está ahora mejorando. Los nuevos pedidos de productos industriales han estado aumentando en cinco de los últimos siete meses. Y los inventarios, como porcentaje de los envíos, están en su nivel más bajo en tres décadas.

Además, en lo que representa una señal de optimismo, el 92 por ciento del espacio disponible para la feria del sector, la International Manufacturing Technology Show, se reserva con nueve meses de adelanto.

Con la confianza suficiente en el impulso del crecimiento actual, Eaton Corp., un fabricante diversificado con US$8.100 millones en ventas anuales, impulsó sus dividendos un 12,5 por ciento y anunció la semana pasada un split o emisión gratuita de acciones de 2 por 1. "A medida que sondeamos nuestros mercados en 2004, anticipamos un crecimiento de aproximadamente un 4 por ciento", dice el presidente del directorio de Eaton, Alexander M. Cutler.

En Estados Unidos, los fabricantes contribuyen con dos tercios de las exportaciones de bienes y servicios, y últimamente se han beneficiado de la debilidad del dólar, lo cual abarata relativamente los productos estadounidenses en el exterior. Otro factor importante ha sido el gasto empresarial en máquinas y computadoras. La asociación del sector espera un incremento del 13 por ciento en gasto en equipos empresariales y software en 2004.

Para acomodar la producción adicional, el economista de la National Association of Manufacturers de E.U., David Huether, prevé una expansión en las nóminas, con un repunte de 250.000 empleos en el sector este año.

Pero no todos son tan optimistas. Meckstroth espera que el sector manufacturero podría perder hasta 15.000 empleos este año, debido a que la continua hemorragia en algunas industrias golpeará las ganancias en otras. Todas las proyecciones son arriesgadas, especialmente cuando una economía está en una etapa temprana de transición. Pero en un año electoral, mucho dependerá de si el auge manufacturero será lo suficientemente fuerte para generar empleos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.