LAS 1280 ALMAS DESPUÉS DEL ACCIDENTE

LAS 1280 ALMAS DESPUÉS DEL ACCIDENTE

Fueron seis años dedicados a ajustar cuentas. Las financieras, pues asumieron los costos de promoción de las épocas en las que el sello BMG distribuía su material. Después de estar firmados por una casa multinacional, no querían proyectar una imagen de rock stars lejos de quienes creyeron en su propuesta desde el comienzo en los años del accidente, según cuenta el guitarrista Hernando Sierra, El Mono .

03 de diciembre 2004 , 12:00 a.m.

Eso que las Almas llaman el accidente es el periodo en el que surgieron, hace una década, al tiempo con Aterciopelados y La Derecha, y conformaron la trilogía más influyente del rock bogotano.

Fernando del Castillo, Leonardo López, Túpac Mantilla, Juan Carlos Rojas y Hernando Sierra, que de forma casual se convirtieron en una banda insignia del público joven en Bogotá, hace esfuerzos por destruir con hechos su teoría. Presentan tras ese periodo de ausencia, un quinto álbum llamado Sangre Rebelde, después de Háblame de Horror, La 22, Aquí vamos otra vez, y Changomán.

Las letras de Sangre Rebelde, compuestas en su totalidad por Fernando, el vocalista, son más intimistas que en sus anteriores trabajos, y es esta la característica más sobresaliente del disco. De voy a presentarte a mis amigos de Marte como decía la estrofa de uno de sus viejos temas Los planetas, pasan a hablar de ayer penaba por verte, hoy peno porque te vi en Basurita, una de las nuevas canciones.

Es un álbum hacia adentro de nosotros mismos, de lo que pensamos y de nuestros sentimientos dice Sierra, quien afirma, al igual que el grupo, atraviesa un estado de tranquilidad y de confianza, que sólo el paso del tiempo les ha dado, pues era normal en sus inicios, sufrir de tensión antes de grabar o subir al escenario.

El sonido en directo es otro elemento rescatable que la banda quiso dejar registrado en el disco, lo cual puede leerse como una forma de contar que siguen teniendo la energía de sus presentaciones en vivo, uno de sus mayores atractivos, si se recuerda que sus toques en pequeños bares, o en tarimas como las de Rock al parque, han generado gran movilización.

El álbum fue grabado en los estudios de Audiovisión, bajo la producción de Juan Sebastián Monsalve, músico de Curupira.

Tendrá inicialmente un tiraje de 1.000 copias distribuidas de forma independiente, sin el estigma de la casa disquera, y la presión de vender muchas copias. La fama, en el sentido farandulero según palabras de Hernando Sierra, no está dentro de sus metas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.