CON RAZÓN LOS RESULTADOS!

CON RAZÓN LOS RESULTADOS!

Las evaluaciones de las entidades públicas, o de los programas a su cargo, por lo general adquieren un dejo de justificación, porque no hay relación entre los exagerados anuncios y los flacos resultados.

03 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Las evaluaciones de las entidades públicas, o de los programas a su cargo, por lo general adquieren un dejo de justificación, porque no hay relación entre los exagerados anuncios y los flacos resultados.

Así ocurre con el programa de Renovación de la Administración Pública, que adelanta el DNP en desarrollo de facultades extraordinarias conferidas por el Congreso, que cedió sus competencias para que tarea de semejante magnitud, recortar la burocracia, fuera responsabilidad de un ente técnico con capacidad para definir el tamaño de la organización estatal. Se creyó entonces que el gobierno tenía un proyecto elaborado y que habría autoridad y determinación para adoptarlo.

Sin embargo, el paso del tiempo y la necesidad de combatir el desempleo en Medellín y en Antioquia, con cargo a los empleos de la Nación, arroja los tímidos resultados conocidos. Lo grande que se ha realizado en Ecopetrol, el Seguro Social y Telecom, no contribuye a liberar la insostenible presión sobre la Tesorería de la Nación.

El gobierno triunfador en la primera vuelta, contó con suficiente tiempo para definir cómo sería el recorte, pero no resistió la tentación de nombrar. Y en todas las entidades por suprimir, designó sus titulares, los que de inmediato se aplicaron con rigor a defender su entidad, o mejor su "coloca", prepararon estudios que alertaron sobre el drama que para el futuro del país supondría la supresión de sus cargos, para no mencionar la "incomodidad" que se le causaría a quién recomendó el funcionario respectivo.

La capacidad de defensa de las burocracias, en todos sus niveles, es muy fuerte y cuando los nuevos gobiernos dan señales equivocadas y sus acciones denotan favoritismo e improvisación, se tornan inexpugnables.

Lamentablemente se ha perdido la oportunidad de dar ejemplo; de haber procedido con rigor en contra del excesivo gasto público destinado a sostener entes intrascendentes de inocuos resultados; sería viable considerar la eliminación de otros de altísimo costo e idénticas consecuencias, pero no sujetos al control del ejecutivo dada su naturaleza o rango constitucional, por ejemplo entre otros, la Comisión Nacional de Televisión.

Es lamentable la indefinición respecto de las innumerables Superintendencias, Comisiones de Regulación y Departamentos Administrativos. La fusión de ministerios sólo muestra cambios locativos y funciones de primer orden confiadas a funcionarios de segundo nivel.

Y como si el desorden fuera poco y la burocracia menor, en el buen proyecto de reforma al estatuto orgánico del presupuesto, se ignoran los conceptos de adscripción y vinculación administrativas consolidados en nuestro orden jurídico, al proponer la creación de un nuevo Consejo Superior, ahora para la administración de las entidades descentralizadas del nivel nacional, que desde su creación han estado bajo la égida de los ministros respectivos.

La anterior radiografía encuentra explicación en que el gobierno decidió hacer el ajuste de su planta preguntando a cada dependencia lo que consideraban necesario suprimir, según lo confesó "la cabeza" del programa cada ministerio, cada departamento administrativo y cada dependencia, son los que definen qué se debe hacer Con razón los resultados!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.