VUELVEN LOS CLÁSICOS

VUELVEN LOS CLÁSICOS

Ref: Junto a las marquesinas chillonas que promocionan El rey León y Mamam Mia en el West End londinense, un cartel proclamaba recientemente una pequeña revolución musical. En este epicentro del entretenimiento de la cultura mediocre, la primera compañía comercial de ópera del mundos, Saboy Opera, monta a Mozar y Rosini, escuchados habitualmente en el muy disinguido Royas Opera House. El objetivo de Savoy es ambicioso: presentar óperas como Las Bodas de Fígaro ocho veces por semana, 10 meses al año, para un público más acostumbrao a musicales. La ópera no tiene por qué ser especial; debería ser una forma más de entretenimiento , dice Raymond Gubbay, cofundador de las empresa. Los primeros signos son prometedores. Hace poco, un público que casi colmaba la sala reía divertido con Fígaro. Más aún, navegaba por el alberíntico argumento de Beaumarchais a través de la letra perfectamente comprensible en inglés, todo parte del gran plan de Gubbay para desmistificar la ópera.

02 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Ref:.

Junto a las marquesinas chillonas que promocionan El rey León y Mamam Mia en el West End londinense, un cartel proclamaba recientemente una pequeña revolución musical. En este epicentro del entretenimiento de la cultura mediocre, la primera compañía comercial de ópera del mundos, Saboy Opera, monta a Mozar y Rosini, escuchados habitualmente en el muy disinguido Royas Opera House. El objetivo de Savoy es ambicioso: presentar óperas como Las Bodas de Fígaro ocho veces por semana, 10 meses al año, para un público más acostumbrao a musicales. "La ópera no tiene por qué ser especial; debería ser una forma más de entretenimiento", dice Raymond Gubbay, cofundador de las empresa. Los primeros signos son prometedores. Hace poco, un público que casi colmaba la sala reía divertido con Fígaro. Más aún, navegaba por el alberíntico argumento de Beaumarchais a través de la letra perfectamente comprensible en inglés, todo parte del gran plan de Gubbay para desmistificar la ópera.

La múscia clásica, pasada por alto duante años, con una participación en el mercado que ocilaba entre marginal y microscópica, goza actualmente de un renacimiento generalizado. Saboy es un sólo un signo reciente. en Gran Bretaña, el año pasado la venta de CD clásicos aumentó 8%, frente a una caída golbal de más del 7 oara todos los géneros musicales. Los álbumes más vendidos como Pure y Bryn de Hayley Westenra por el peso pesado operístico Bryn Terfel treparon a las litas de los 10 más escuchados. La BBC ampló más de tres veces su programación de música clásica, de 98 horas en 2000 a 368 este año.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.