Secciones
Síguenos en:
RÓMPASE EN CASO DE PARTO!

RÓMPASE EN CASO DE PARTO!

Un estudio canadiense encontró que la inducción del parto por medio de la ruptura del saco amniótico que envuelve al feto reduce la duración del trabajo de parto y los riesgos de que se presente un nacimiento difícil. Pero investigadores de la Universidad de Laval, en Quebec (Canadá), dijeron a la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra que el procedimiento, que se denomina amniotomía, no disminuye las probabilidades de que una mujer requiera posteriormente una operación de cesárea para acelerar aún más el proceso del parto.

La ruptura del saco amniótico, una bolsa delgada que rodea al feto y contiene un líquido que lo protege durante el embarazo, es uno de los procedimientos más utilizados por los médicos para reducir la duración del trabajo de parto.

El nuevo estudio encontró que otro método, el de suministrar a las mujeres una droga llamada oxitocina, que causa contracciones y estimula el trabajo de parto, se necesitaba con menos frecuencia cuando se les practicaba amniotomía a las mujeres.

El trabajo excesivamente largo puede causar problemas de salud al feto y aumenta las probabilidades de infecciones en la mujer.

Al romper el saco, los médicos aceleran el nacimiento al bañar con líquido amniótico el cuello uterino y el útero, que justo antes del nacimiento se llena de un líquido llamado prostaglandina. Esta hace que el útero se contraiga y el cuello se dilate.

Los investigadores, encabezados por el doctor William D. Fraser, estudiaron a 925 mujeres en trabajo de parto en 11 hospitales universitarios de Canadá y Estados Unidos.

La mitad de las mujeres se asignó para ser sometida a amniotomía, mientras que la otra mitad debía hacer el trabajo de parto sin el procedimiento.

Un tercio de las mujeres a las que se les practicó la amniotomía tuvo partos difíciles, en comparación con el 45 por ciento de las mujeres del grupo en el cual no se practicó el procedimiento.

El estudio encontró que el trabajo de parto fue aproximadamente dos horas más corto en las mujeres a quienes se les rompió el saco artificialmente.

De hecho, a las mujeres del otro finalmente se les practicó el procedimiento en razón de problemas en el parto o porque había sufrimiento fetal.

La doctora Valerie Parisi, directora de la división materno-fetal de la Escuela de Medicina de la Universidad de Texas, en Houston (Estados Unidos), afirmó que ella y sus colegas habitualmente realizan amniotomías como parte de un programa que iniciaron en 1985 para reducir los problemas del parto.

Dijo que, utilizando su sistema, han logrado reducir la duración del trabajo de parto y la necesidad de cesáreas.

Realmente, tiende a acelerar el trabajo de parto y a reducir la incidencia de trabajos anormales y ese es un resultado muy importante , dijo Parisi.

Agregó que reduce todo tipo de tensión en la madre y es seguro tanto para la madre como para el feto. Es una situación sin factores en contra , añadió.

De acuerdo con la información de los investigadores, la amniotomía tenía pocas probabilidades de ayudar a las mujeres cuyos cuellos se habían dilatado menos de tres centímetros.

Parisi dijo que la información puede ayudar a los médicos a saber qué tipo de mujeres responderán mejor a las amniotomías y a cuáles se les deben ofrecer formas mejores para facilitar su trabajo de parto. *Asesoría: Jaime Castiblanco. Médico gineco-obstetra. Clínica David Restrepo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.