SEXTO ATENTADO MATA A EX ALCALDE DE RESTREPO

SEXTO ATENTADO MATA A EX ALCALDE DE RESTREPO

El abogado que tenía 17 cicatrices de bala en su cuerpo y 87 puntos por las suturas que le habían hecho los médicos al sobrevivir a cinco atentados cayó ayer abatido por sicarios, en el sur de Cali.

05 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El abogado que tenía 17 cicatrices de bala en su cuerpo y 87 puntos por las suturas que le habían hecho los médicos al sobrevivir a cinco atentados cayó ayer abatido por sicarios, en el sur de Cali.

Era Ovidio Marín Cuevas, gerente de Control Disciplinario de la Licorera del Valle y ex alcalde de Restrepo (Valle), considerado como uno de los luchadores contra la corrupción en el departamento.

Ayer sacó su revólver de nuevo para defenderse de dos sicarios que iban a pie y que le dispararon primero a su escolta: el agente de la Policía Lenin Cerón Muñoz, que también murió en el hecho. Testigos dijeron que los sicarios huyeron heridos.

El ataque sucedió cerca de su casa, en el barrio El Limonar, cuando Marín iba en su automóvil hacia su trabajo en la Licorera.

Desde 1992, cuando era jefe de prestaciones sociales de la Gobernación, en unión con Fabio Ospina Giraldo, secretario de Servicios Administrativos, inició investigaciones para descubrir irregularidades de jubilaciones de ex funcionarios del departamento por valor de 3.000 millones de pesos.

Desde allí la vida de ellos fue un infierno. De 1994 al 2000 hubo diez muertes relacionadas con las denuncias. Ospina, que había sufrido atentados hasta con bombas, también fue asesinado hace cuatro años.

Pero el drama de Marín, que deja dos hijos adolescentes, empezó el primero de octubre de 1992, cuando le hicieron el primer atentado en Yotoco, luego de denunciar a 20 ex funcionarios que habían falsificados papeles para lograr su jubilación.

El 19 de septiembre de 1994 sufrió el segundo, cuando andaba en campaña para la alcaldía de Restrepo. Cinco hombres le dispararon e hirieron a su esposa Luz Mery Sánchez. En un libro que escribió, Palabra de honor, Marín contó que fueron los narcotraficantes del norte del Valle, porque no quiso recibirles dinero para sus campañas ni venderles terrenos en su municipio.

El 18 de diciembre de 1998 un sicario le hizo seis disparos, frente el parque de Pardo Llada en Cali. Y el 12 de julio del 2001 le hicieron el último, en un peaje de Yotoco, en el que resultaron heridos sus dos guardaespaldas, que lograron hacer huir a los atacantes.

El gobernador del Valle, Angelino Garzón, condenó el hecho y dijo que Marín fue un héroe en la lucha por la corrupción. El alcalde de Cali, Apolinar Salcedo, expresó que son pocos, como Marín, los que tienen el valor civil de enfrentar la deshonestidad. Ayer, la Policía presentó los retratos hablados de los dos sicarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.