Secciones
Síguenos en:
A LOS JUGADORES LES VOLVIÓ LA ALEGRÍA

A LOS JUGADORES LES VOLVIÓ LA ALEGRÍA

Caras alegres, cuerpos distensionados, el chiste y los apuntes inundaron nuevamente a los jugadores de la Selección Colombia en esta jornada del miércoles, primera desde su arribo al Marriot de Fullerton, un cuartel general que podría seguir con sus puertas abiertas en caso de terminar primero en el Grupo A del Mundial. El cansancio y la presión tenían agobiados a los 22 jugadores del combinado criollo. Es una conclusión de esta última etapa de preparación en tierras colombianas. En la medida que se acercaba la hora del viaje, el hostigamiento hacia los futbolistas fue impresionante y hasta alarmante.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de junio 1994 , 12:00 a. m.

Porque no simplemente fue el buena suerte o el grito de Colombia, campeón el que se oía alrededor del combinado nacional. Toda suerte de propuestas abundan en esta clase de concentraciones.

Para mí, lo más importante es observar cómo los jugadores vuelven a mostrar su alegría característica. Las últimas horas en Colombia fueron muy tensionantes, no se pudo trabajar a plenitud , dijo Hernán Darío Gómez, el asistente técnico.

A juicio del estratega, a veces al público se le olvida que son seres humanos, comunes y corrientes, a los que también les causa un temor interno ciertas responsabilidades.

Eso de decir que vamos a ser campeones mundiales no le hace ningún bien a nadie. Más bien, es sobrecargar estos momentos de presión que ya empiezan a sentirse , decía Bolillo Gómez.

El también se sentía alegre, porque se habían despojado de ese acoso de los autógrafos, de la persecución de firmas, de sellos, de camisetas, de gorras y de fotos que todos piden.

Mírelos, ya están nuevamente mamando gallo, como una familia, como debe ser este tipo de preparaciones. Aquí lo importante es la convivencia, que se ayuden, se respeten entre ellos, que cada cual se acepte como tal. Pero eso es imposible obtenerlo cuando existen demasiadas cosas externas. El jugador acaba fastidiado y no tiene tiempo para compartir. A veces se quiere olvidar de todo , decía Gómez.

El técnico se sacé el estrés con una exigencia física fuera de lo común. Siguió dándole vueltas a la cancha para sudar intensamente y entrar de lleno ya a este desgaste mental que supone un Campeonato Mundial.

De todas maneras, es muy jodido. No se duerme, no se está uno quieto. Afortunadamente, entre los jugadores este punto se ha superado mucho porque ya son hombres hechos y derechos, que han sufrido esta clase de presiones en otras oportunidades. Sacárselo del todo es imposible, pero si en un buen porcentaje .

Sobre el final de la práctica, Bolillo Gómez se subió a la tribuna para atender los enviados de prensa. Hablo por la radio, se mostro ante las cámaras y también dio notas grabadas.

Para mí no hay problemas de nada. Yo subo aquí sin ninguna prevención. Eso de la limitante de no bajar al campo es cuestión de la FIFA, porque todos ustedes bien saben que nosotros jamás imponemos restricciones, apuntó el estratega.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.