URIBE SE LA JUEGA CONTRA LA USO

URIBE SE LA JUEGA CONTRA LA USO

El despido ayer de Gabriel Alvis, presidente de la Unión Sindical Obrera (USO), que se suma al del vicepresidente Hernando Hernández, hace 24 horas, se constituye en el paso más crítico del presidente Alvaro Uribe en su enfrentamiento con los poderosos sindicatos del país.

05 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El despido ayer de Gabriel Alvis, presidente de la Unión Sindical Obrera (USO), que se suma al del vicepresidente Hernando Hernández, hace 24 horas, se constituye en el paso más crítico del presidente Alvaro Uribe en su enfrentamiento con los poderosos sindicatos del país.

Ya, el Jefe de Estado había forcejeado con los sindicatos del Seguro Social y de Telecom. Ayer, el Gobierno echó mano de la declaratoria de ilegalidad de la huelga en Ecopetrol para remover a Alvis y a otros 22 sindicalistas.

Desde el 22 de abril, cuando se inició el cese en las refinerías y campos petroleros, han sido despedidos 44 trabajadores, 4 de ellos por un paro en la refinería de Barranca el pasado 24 de marzo. Además de Alvis y Hernández, entre los despedidos están el secretario, Danilo Sánchez, y el secretario de actas, Roberto Schmalbach, todos de la junta de la USO.

La decisión de terminar su contrato no sorprendió a Alvis, que llevaba 28 años en la petrolera. Dijo que el presidente de Ecopetrol, Isaac Yanovich, se ensañó en continuar la masacre laboral despidiendo a dirigentes regionales y nacionales, y ahora lo hizo con quien ocupa la presidencia del sindicato. Agregó que pese a los despidos confía en una salida democrática a la huelga.

Alvis, Schmalbach y Hernández hacen parte de la mesa que durante 17 meses dialogó con Ecopetrol antes de estallar el cese de actividades. El próximo sábado, a partir de las 8 a.m. en la sede de la Conferencia Episcopal en Bogotá, se encargarán de liderar, a nombre de la USO, la mesa de trabajo para debatir y estudiar el Decreto 1760, que en junio pasado dividió a Ecopetrol.

El obispo de Barrancabermeja, monseñor Jaime Prieto, aseguró que una vez fue declarada ilegal la huelga por el Gobierno, le competía al presidente de Ecopetrol hacer efectivos los despidos y confió en que la mesa contribuyan a que se abran espacios de diálogo para un eventual acuerdo.

No hay fuero que valga.

Aunque la Constitución y la ley protegen la actividad sindical, ese derecho no es absoluto y las empresas pueden desvincular a los trabajadores sindicalizados en determinados casos. Como cuando el Ministerio de la Protección Social ha declarado la ilegalidad del paro y la persona continúa en cese de actividades, según laboralistas consultados por EL TIEMPO.

También puede ser desvinculado cuando haya vulnerado el régimen interno o el estatuto laboral. En este caso el procedimiento es distinto y el despido no es tan fácil. La empresa debe pedir a un juez laboral el levantamiento del fuero sindical con base en pruebas y si hay mérito, puede despedirlo. Este trámite dura entre uno y dos años.

Con todo, sea cual fuere el procedimiento, el trabajador puede demandar ante jueces laborales o administrativos que serán en últimas los que definan si la decisión fue justa o no.

Aún así, ayer el ministro de Minas y Energía, Luis Ernesto Mejía, explicó que cuando la huelga es ilegal, el cese de actividades se constituye en justa causa para la terminación del contrato y como tal, en una herramienta de la administración para manejar la situación.

Al referirse a los despidos de los dirigentes sindicales, Mejía precisó queconflicto o la declaratoria de ilegalidad y las sanciones no pueden distinguir estatus. Simplemente quien no quiera soportar o sufrir las consecuencias de un paro ilegal debe presentarse a trabajar; esa es la situación.

Anoche en un comunicado, Ecopetrol hizo un llamado a los trabajadores para que retornen a la normalidad laboral.

Al referirse a la crisis en la USO, Ron Oswald, secretario general de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y afines (Uita), reunida en Bogotá, dijo que Si Uribe quiere que la comunidad internacional vea a Colombia como un país democrático, que debe respetar los derechos humanos sindicales . La organización sindical señaló que las medidas extremas de presión por parte del Gobierno, como los despidos en Ecopetrol, agravan aún más el conflicto.

REDEFINIRIAN SERVICIOS ESENCIALES.

Si estuvieran redefinidos cuáles son los servicios públicos esenciales -como lo busca un polémico proyecto de ley que empezará a discutir hoy la comisión séptima del Senado-, los trabajadores y directivos de la Unión Sindical Obrera (USO) no estarían dándole la pelea al Gobierno para conservar sus puestos de trabajo y defender la legalidad de la huelga que decretaron en Ecopetrol.

El autor de la iniciativa, que busca reglamentar el artículo 56 de la Constitución, el senador y ex dirigente sindical Jesús Bernal Amorocho, explica que se pretende modernizar las normas del Código Laboral, vigentes desde 1956.

El proyecto quiere adoptar la definición que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hace de los servicios públicos esenciales: aquellos cuya interrupción puede poner en peligro la vida y la salud de la población.

El proyecto busca que algunos servicios públicos, como el transporte terrestre, fluvial y marítimo y la actividad petrolera, no sean considerados esenciales.

Bernal alega que en Colombia siempre que hay una huelga de trabajadores, sus labores son calificadas de servicio público esencial para impedir la protesta .

No obstante, los ponentes del proyecto están divididos. Uno, Antonio Javier Peñaloza, lo apoya y dice que Ecopetrol no presta ningún servicio público esencial. Y otro, Oscar Iván Zuluaga, lo controvierte y opina que es inconveniente e inconstitucional.

El ministerio de la Protección Social objetó la iniciativa porque considera que no hay unidad de materia, es decir que varios de sus artículos no tienen nada que ver con el título del proyecto.

Hoy, cuando se someta a consideración en primer debate de la Comisión Séptima se sabrá el futuro del proyecto.

FOTO.

Gabriel Alvis, presidente de la Unión Sindical Obrera (USO).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.