TORRIJOS VUELVE A PANAMÁ

TORRIJOS VUELVE A PANAMÁ

Martín Torrijos sintió un gran dolor hace cinco años cuando perdió las elecciones presidenciales y la oportunidad de recibir el Canal de Panamá, por cuya jurisdicción luchó su fallecido padre.

04 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Martín Torrijos sintió un gran dolor hace cinco años cuando perdió las elecciones presidenciales y la oportunidad de recibir el Canal de Panamá, por cuya jurisdicción luchó su fallecido padre.

Pero esa frustración quedó atrás, y el hijo del difunto hombre-fuerte de Panamá, Omar Torrijos, logró la silla presidencial en las elecciones del pasado domingo.

Con rasgos físicos muy parecidos al de su padre, Torrijos ha intentado librarse un poco de la figura del general y hacerse, como dice uno de sus colaboradores, "una identidad propia en la política".

Con las energías de su juventud, Torrijos conquistó al electorado con un mensaje que propugna por un Panamá de oportunidades, seguro y con cero corrupción.

Rehuye a las diatribas y evita discutir sobre el pasado. Sus contradictores lo atacan cada vez que pueden recordándole el período oscuro del régimen militar, del que su papá formó parte.

"Queremos una patria nueva, donde gobiernen mujeres y hombres capaces y honestos, que no lleguen al gobierno a servirse de él, a rebuscarse o a meter las manos", aseguró antes de ganar la presidencia. "Representamos el futuro, no el pasado".

Torrijos es nuevamente abanderado por el Partido Revolucionario Democrático (PRD) que fundó su padre en la década de los 70 y con sus 40 años de edad, se convierte en uno de los presidentes más jóvenes de la historia del país.

Hasta hace unos siete años, Torrijos era casi un desconocido en la política. Su irrupción se dio luego de que el entonces presidente perredista Ernesto Pérez Balladares perdió un referéndum con el que buscaba abrir las puertas para la reelección en los comicios de 1999.

Entonces Torrijos fue postulado a la presidencia, pero fue derrotado por la actual mandataria Mireya Moscoso, del Partido Arnulfista, el acérrimo rival del PRD.

Como paradoja de la vida, a Moscoso le tocó recibir el canal a fines de 1999, algo que fue fruto de un tratado firmado por Torrijos y el presidente estadounidense Jimmy Carter, en 1977.

Torrijos, que controló este país desde 1968 hasta su muerte en 1981, recibió elogios por esos tratados y por haber abierto carreteras y llevado escuelas a poblados remotos. Pero sus detractores lo tacharon de dictador, mujeriego y despilfarrador.

Martín fue uno de los seis hijos que tuvo el general con cuatro mujeres diferentes. Viajó a Estados Unidos a los 14 años e ingresó a una academia militar en Wisconsin. Luego se graduó en ciencias políticas y economía en una universidad de Texas y trabajó como gerente de un McDonald s.

Regresó a Panamá en 1992, en momentos en que Guillermo Endara, segundo en las elecciones del pasado domingo, gobernaba y el país se recuperaba tras la invasión de Estados Unidos que terminó con el régimen del general Manuel Noriega.

Torrijos acudió frecuentemente a la figura de su padre en esa campaña y recordaba a los panameños que el general había sido uno de los arquitectos en el logro de la soberanía del Canal.

Pero esta vez, Torrijos optó por el futuro y decidió más bien construir su propia identidad política, opinó el ex canciller perredista Jorge Ritter.

Martín tiene a su padre como su héroe. "Hizo lo que pudo en el contexto que le tocó vivir y nunca pretendería igualarlo", agregó.

Es un hombre de negocios y está casado con una exitosa publicista. Tienen tres hijos.

Se ha rodeado con muchos de sus amigos de la infancia, incluso, Samuel Lewis Navarro, que forma parte de su fórmula. Se le acredita haber renovado en los últimos años el PRD, de cuya cúpula alejó a varios miembros de la vieja guardia.

Algunos críticos dudan de su capacidad, pero el cantautor Rubén Blades que lo apoyó en su campaña calificó a Torrijos como un muchacho de carácter y con voluntad de hacer cosas .

"Lo mejor que le pudo haber pasado fue su revés hace cinco años", agregó. Ahora tiene más experiencia. AP.

***.

Grandes retos.

Torrijos encuentra un país que se recupera económicamente, pero a su vez con enormes retos, entre ellos llevar probablemente a consulta de los panameños el proyecto para expandir el Canal de Panamá.

Según las encuestas los panameños consideran que la pobreza y el desempleo son los principales problemas por atender.

También deberá tratar de despejar la mala percepción de corrupción que ha perseguido al gobierno de la presidenta Mireya Moscoso en su quinquenio, y hacer que la inversión extranjera llegue sin temor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.