LA EXPECTATIVA DE UN ALZA EN LAS TASAS HACE DIFÍCIL PREDECIR EL RUMBO DEL DÓLAR

LA EXPECTATIVA DE UN ALZA EN LAS TASAS HACE DIFÍCIL PREDECIR EL RUMBO DEL DÓLAR

Los que andan en busca de alguna guía en el mercado global de divisas, en el que se se negocian US$1,2 billones diarios, pueden apreciar lo difícil que resulta hacer predicciones. (VER GRAFICO: EL DILEMA DEL FINANCIAMIENTO EXTERNO)

05 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Los que andan en busca de alguna guía en el mercado global de divisas, en el que se se negocian US$1,2 billones diarios, pueden apreciar lo difícil que resulta hacer predicciones.

(VER GRAFICO: EL DILEMA DEL FINANCIAMIENTO EXTERNO).

Después de haber visto el dólar caer a un nuevo nivel contra el euro y a niveles récord contra otras divisas desde hace tres meses y después observar una fuerte recuperación en las últimas dos semanas, los expertos en pronósticos del mercado global de tasas de cambio ahora se preguntan qué va a pasar con el dólar.

Y, por primera vez en muchos meses, un grupo significativo de economistas y otros analistas está prediciendo que el dólar continuará revaluándose, o al menos se va a estabilizar, debido a la sólida recuperación de la economía estadounidense y al alza en tasas de interés que se estima ocurrirá próximamente.

Hace tres semanas, por ejemplo, ABN Amro Bank redujo sus predicciones trimestrales del euro respecto al dólar, de US$1,26 a US$1,17. Diez días después, Barclays Capital redujo sus estimados semestrales del euro, de US$1,22 a US$1,10, y ha bajado desde entonces, en dos ocasiones, sus pronósticos semestrales de la libra respecto al dólar, de US$1,88 a US$1,67, comparado con su nivel actual de US$1,79.

Ayer por la tarde, el dólar cayó respecto al euro y al yen en Nueva York. El euro se negoció a US$1,21, comparado con US$1,20 al cierre el lunes por la tarde. El dólar también se estaba negociando respecto al yen a 110,07, por debajo del nivel 110,30 yen el día anterior.

Esto quiere decir que la divisa europea ha perdido unos 8 ó 9 centavos respecto al dólar desde que llegó a un nivel récord de US$1,2929 el 8 de febrero pasado y que el dólar ha subido un 6% desde su nivel más bajo frente al yen en los últimos cuatro años.

Estos nuevos creyentes de la solidez del dólar siguen siendo la minoría, ya que la mayoría considera que el dólar sigue a la baja, debido a los déficits tanto en la balanza de cuenta corriente como en el presupuesto de Estados Unidos.

Cuál grupo tendrá la razón podría determinar si las economías crecen o se estancan, cuáles corporaciones siguen siendo competitivas en los mercados mundiales y si los portafolios de inversión hacen o no dinero.

Detrás del repunte del dólar está una creciente evidencia de que está creciendo el empleo en EE.UU., la inflación está aumentando por encima de lo esperado y hay un conjunto de datos que indican que la economía estadounidense está en una sana recuperación.

Esto ha convencido a los inversionistas que la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) empezará próximamente a subir las tasas de interés de corto plazo.

Mientras tanto, la economía de la zona euro, compuesta por doce naciones, se ve poco inspirada y podría ayudar al dólar a recuperar fuerza respecto al euro.

Shahab Jalinoos, estratega de divisas de ABN Amro en Londres, que revisó recientemente sus predicciones respecto al dólar, y cita entre las razones el lento crecimiento de la zona euro, la fuga de fondos de inversión y la pérdida del estatus del euro de "inversión segura", después de los ataques terroristas en Madrid.

También señala que "las tasas de crecimiento del comercio (de EE.UU.) y el déficit presupuestal se han desacelerado dramáticamente".

Otro elemento central en el razonamiento de ABN y de Barclayi s es el supuesto de que los diferenciales de tasas de interés se moverán a favor del dólar, especialmente si junto con un alza en tasas de interés en EE.UU., el Banco Central Europeo baja sus tasas, como algunos esperan. La premisa básica es que tasas de interés más altas harán las inversiones denominadas en dólares más atractivas a los ojos de los inversionistas internacionales.

Pero muchos no aceptan esa premisa.

Algunos pesimistas consideran que un crecimiento más acelerado de la economía de EE.UU. sólo exacerbará el déficit comercial de US$500.000 millones, equivalente a por lo menos 5% del PIB. Este déficit requiere financiación externa porque EE.UU. no ahorra lo suficiente.

Asimismo, toman en cuenta la vulnerabilidad de la divisa ante la situación cada vez más deteriorada en Irak y ataques terroristas potenciales.

Mark McFarland, estratega de divisas de UBS en Londres, añade que gran parte de las buenas noticias sobre la recuperación de la economía estadounidense y las expectativas de un alza en tasas de interés ya se están reflejando en el tipo de cambio del dólar.

En seis meses, estima que el euro se intercambie por US$1,32, lo que sugiere una apreciación de un 9%, y que la libra valga US$1,94. En un año, UBS predice que el euro valdrá US$1,40, y que la libra se estará vendiendo por US$2,05.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.