LOS PERROS DE ATAQUE

LOS PERROS DE ATAQUE

En la política gringa se llama attack dog al encargado de morder a los adversarios, ese tercer francotirador que una campaña utiliza para hacer un trabajo de ataque sin poner en peligro al candidato. El presidente Uribe es un especialista en utilizar attack dogs, o perros de ataque, que operan como lo hacían los B52 en Hanoi: arrasan la tierra primero para que después lleguen los de infantería con sus bayonetas caladas y sus buenos modales.

06 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

En la política gringa se llama attack dog al encargado de morder a los adversarios, ese tercer francotirador que una campaña utiliza para hacer un trabajo de ataque sin poner en peligro al candidato. El presidente Uribe es un especialista en utilizar attack dogs, o perros de ataque, que operan como lo hacían los B52 en Hanoi: arrasan la tierra primero para que después lleguen los de infantería con sus bayonetas caladas y sus buenos modales.

El primero de estos fue Fernando Londoño. Sin duda, el más eficaz de todos, por su astucia incuestionable y su impecable manejo de una retórica beligerante sin ofrecer jamás señales de temor frente a sus enemigos, Londoño jugó un papel importantísimo en el primer tiempo de este Gobierno. Cuando lo que decía salía bien, se afirmaba que él interpretaba al Presidente. Cuando salía mal, era culpa de Londoño, a quien seguramente se le habían ido las luces.

Se trata también de la mezcla del perro de ataque con la teoría del pararrayos: todo gobierno tiene que tener a alguien que opere como un pararrayos, de tal manera que quien quiera atacar al Presidente pueda encontrar un tercero para sacar su agresividad y dejar intocada su relación con el primer mandatario.

En el gobierno de Uribe, el perro de ataque se confunde con el pararrayos.

Pues bien, el primer pararrayos de esta Administración, Fernando Londoño, cumplió su cometido. Hizo lo que hacen los futbolistas americanos: arrastró la bola decenas de yardas con un racimo de gigantescos quarterbacks encima suyo golpeándolo para bajarlo.

Es más, lo sigue haciendo, ahora con su espacio de opinión en estas páginas. Aunque ya no sirva como pararrayos, sigue mordiendo.

Lo ha reemplazado, en ambas funciones, Fabio Echeverri Correa. En su debut como perro de ataque, se llevó de calle a todo el mundo, a los medios, a los ex presidentes, a sus colegas de Presidencia, a los dirigentes políticos, a los uribistas de segunda generación. La señal no pudo ser más clara: Echeverri es el dueño de los dineros de la reposición, gran señor del partido uribista, gerente de la campaña de reelección y estará allí sentado seis años más. Atrévanse los buenos!.

En su debut como pararrayos, también lo hizo como correspondía. Recibió sobre su cabeza todos los ataques contra la reelección y el partido único uribista. Ni un solo ataque contra el presidente Uribe. Todos contra Fabio Echeverri Correa.

La verdad es que cada vez estoy más convencido de que la Presidencia hace su trabajo de manera impecable, con la aquiescencia del Presidente. Pone en la línea de batalla al más duro de sus representantes, le entrega una botella de aguardiente y una ametralladora, como se hacía en los viejos tiempos de la guerra contra el Perú, y lo azuza para que avance sin miedo. Una vez lo muelen a tiros, lo cambian por otro para que vuelva a hacer lo mismo.

Lo hicieron con Fernando Londoño y ahora le pasará lo mismo a Fabio Echeverri. Claro, no sin que antes Fabio destruya decenas de adversarios con su corrosivo lenguaje que recuerda los tiempos en que Hermann Goering decía riendo: Cuando me hablan de cultura, saco mi pistola! .

Mientras tanto, el Presidente conserva su discurso sosegado, su carisma, su austeridad, su aspecto de bondadoso aunque severo sacerdote de parroquia municipal, y la casa principal no recibe daño alguno. Impecable operación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.