LA LÍNEA DE MANDO

LA LÍNEA DE MANDO

Por ser cotidianos los hechos violentos en nuestra sociedad. Porque cada toma, ataque, reten, secuestro oamigosepulta al anterior con un nuevo titular.

04 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Por ser cotidianos los hechos violentos en nuestra sociedad. Porque cada toma, ataque, reten, secuestro oamigosepulta al anterior con un nuevo titular.

Y como la memoria colectiva participa de la contundente verdad de quehay nada más viejo que un periódico del día anterior...y solo sus deudos recuerdan a las víctimas, es necesario repasar este tema.

Registrar los mayores índices de violencia es una de nuestras más afrentosas preseas. Por ello la propuesta de la Seguridad Democrática obtuvo un gran respaldo popular y permitió ponerla en funcionamiento, sobre las bases del fortalecimiento militar iniciado con elColombiay con el apoyo del Congreso Nacional, que se tradujo en la aprobación de muy sustanciales incrementos presupuestales para el Ministerio de Defensa y para la Policía Nacional.

Se aprecia una actitud positiva en las unidades militares y sus mandos para salir de los cuarteles y estaciones de policía a patrullar, realizar operativos, proteger las vías, estar enáreallegar directamente a las zonas de combate, incluso a las más distantes e inhóspitas. La misma utilización permanente del uniforme camuflado trasmite un mensaje de laboriosidad, y al interior de las tropas uno deal ver a sus comandantes cada vez más almorzando en ely menos en el casino. Es necesario reconocer que esta nueva dinámica responde a la decisión del presidente Uribe de no permitir que por falta de acción y de presencia militar y policiva, las guerrillas y los grupos de autodefensa recobren el control que ejercieron durante lúgubres años sobre amplias zonas del país.

El sacrificio de recursos de otros sectores en beneficio de este cometido se traduce en la imposibilidad de ampliar programas de impacto social y comunitario: electrificación rural, vías terciarias, acueductos, hospitales, etc. Por ello existe una mayor atención ciudadana hacia la forma en que se adelantan las acciones militares, que no puede interpretarse como oposición u hostilidad. La sociedad exige de sus fuerzas armadas, en todas sus actuaciones, apego al orden jurídico, respeto absoluto por los derechos humanos, pronta y clara información sobre lo que ocurre.

Al logro de lo anterior, en nada contribuyen las contradicciones en relación con la muerte de civiles y de niños en Cajamarca. No es suficiente la visita presidencial a la zona con el novedoso reconocimiento directo ycalientede la responsabilidad estatal con fines indemnizatorios, como tampoco los profundos y largos silencios oficiales en relación con los hechos en Guaitarilla. Menos aún la ligera respuesta del Ministro de Defensa, quien al referirse a episodios dolorosos como los descritos dijo:pronto, es un buen entrenamiento para tiempos más difíciles...No Ministro. No se puede entrenar disparándole a menores de edad, ni de manera recurrente encontrar droga en medio de enfrentamientos castrenses. Ni puede ser de recibo laque reconoce a cargo suyo y del Presidente, a las tropas, que entre otras formas se expresa llamando a cuanto Coronel, Mayor, o Capitán se les ocurra, en abierto desconocimiento del sagrado canon militar del respeto a la línea de mando.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.