PARA EL ESTADOUNIDENSE PROMEDIO LA INFLACIÓN NO ES SÓLO UN PRONÓSTICO

PARA EL ESTADOUNIDENSE PROMEDIO LA INFLACIÓN NO ES SÓLO UN PRONÓSTICO

Los mercados financieros encuentran cada día más razones para mantenerse atentos a la posibilidad de un alza inflacionaria en Estados Unidos.

04 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Los mercados financieros encuentran cada día más razones para mantenerse atentos a la posibilidad de un alza inflacionaria en Estados Unidos.

La semana pasada, la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio de E.U. informó que el índice que utiliza para medir la inflación subió a un ritmo del 3,2 por ciento anual en el primer trimestre, un aumento significativo frente al alza del 1,8 por ciento registrada durante todo 2003. Ahora los precios de los bonos se están desplomando.

Pero, en honor a la verdad, el estadounidense promedio previó esta tendencia hace meses.

Los hogares de E.U. empezaron a contemplar las expectativas inflacionarias desde mediados del año pasado, según el Survey Research Center de la Universidad de Michigan, que hace una encuesta en la que pregunta cada mes a 500 hogares sus expectativas sobre la actividad económica y los precios.

Afectados por un incremento en las cuentas de servicios de salud y los costos de la educación, los padres de familia no se creyeron los temores de deflación que permeaban los mercados financieros en esos momentos. Para abril, la inflación esperada entre los hogares había aumentado al 3,2 por ciento, el nivel más alto desde mayo de 2001.

Las expectativas de inflación de las familias estadounidenses han subido 1,5 puntos porcentuales desde julio. Sólo ha habido otros dos saltos en expectativas inflacionarias de esa magnitud o mayores en los últimos 20 años. Uno de ellos fue justo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. El otro fue en 1983, cuando la economía se estaba recuperando de una severa recesión.

Ian Morris, economista de HSBC, dice que esas expectativas inflacionarias de los consumidores estadounidenses serán un indicador importante en los próximos meses para determinar cuánto subirá la inflación.

"La expectativa de tener una inflación mayor podría estar ahora alentando un alza inflacionaria real", escribió Morris en un informe de HSBC titulado Qué ocurre con la inflación? Allí señala que ese fenómeno ocurre porque a las empresas se les facilita un alza en precios cuando los consumidores esperan esos aumentos.

De momento, pocos economistas esperan un fuerte incremento inflacionario, pero ese criterio podría cambiar si en los próximos meses se tienen resultados similares a los obtenidos en enero, febrero y marzo, cuando el índice de precios al consumidor subió a una tasa anual del 5,1 por ciento.

Qué es lo que está influyendo en la perspectiva del consumidor estadounidense sobre la inflación?.

Las familias muchas veces no perciben la inflación de la misma manera que los economistas o incluso los mercados financieros. Richard Curtin, director de encuestas al consumidor en Michigan, dice que el alza en los precios de la gasolina ha sido el factor más importante que ha estado influyendo en las expectativas inflacionarias de la gente durante los últimos meses.

Mientras los economistas no toman en cuenta a menudo los cambios en los precios de la gasolina, considerándolos demasiado volátiles, las familias tienen una impresión totalmente distinta. "La gente compra gasolina con frecuencia. Notan el cambio del precio de la gasolina, porque reduce la cifra de su ingreso discrecional. Tiene un impacto inmediato y muy visible para ellos", dice. Lo mismo pasa con los precios de los alimentos consumidos a diario, que han estado aumentando notablemente, como en el caso de la mantequilla o de las chuletas de cerdo.

Morris destaca que los criterios de la gente sobre la inflación también se ven afectados por factores que ni siquiera el gobierno mide, como los precios de las casas. Los precios de las viviendas en E.U. subieron un 8 por ciento en 2003, de según la Office of Federal Housing Enterprise Oversight. El Departamento del Trabajo no incluye eso en sus medidas del índice de precios al consumidor. En cambio, utiliza una fórmula compleja para determinar el equivalente al arriendo de los gastos mensuales de los propietarios.

Esa medida aumentó en un 2 por ciento el año pasado debido a un debilitamiento en el mercado de arriendos. Pero Morris subraya que "la gente no percibe distinciones tan sutiles al estimar sus costos de vida". Además, esta medida de inflación de la vivienda se disparó en el primer trimestre a un nivel del 2,5 por ciento anual.

Ahora, una nueva serie de factores parecen estar surgiendo, afectando las percepciones que las familias tienen con respecto a la inflación. El año pasado, puede que muchos hogares de E.U. hayan tenido cierto alivio ya que, aunque los precios de servicios como salud y educación estaban disparándose, los precios de muchos bienes estaban cayendo. Sin embargo, parece que esa tendencia está cambiando.

Morris encontró en las últimas estadísticas sobre inflación que los precios en muchas categorías que estaban cayendo el año pasado (como muebles, autos y ropa) subieron en el primer trimestre de este año.

Por ejemplo, los precios de cierta ropa para niños aumentaron un 3,1 por ciento en los doce meses transcurridos hasta marzo, después de haber caído el 4 por ciento en los doce meses hasta diciembre. Los precios de algunos tipos de muebles subieron 0,1 por ciento durante el año hasta marzo, después de haber caído el 2,3 por ciento hasta diciembre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.