BATALLA PERDIDA

BATALLA PERDIDA

En las últimas dos semanas el tema de los Derechos Humanos ha estado bastante movido en las Naciones Unidas.

06 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En las últimas dos semanas el tema de los Derechos Humanos ha estado bastante movido en las Naciones Unidas.

El de Cuba es uno de ellos. Como ya es recurrente por estas fechas en la Comisión de Derechos Humanos con sede en Ginebra, se consideró la resolución que exhorta al país caribeño ade tomar medidas que puedan poner en peligro los derechos fundamentales de sus ciudadanos como el derecho a la libre expresión y el derecho a tener un proceso legal justoEl pasado 15 de abril la resolución se votó con los siguientes resultados: 22 votos a favor, 21 en contra y 10 abstenciones.

Las consideraciones políticas, que muchas veces orientan las decisiones de los países, opacan los derechos humanos. Dentro de éstos los de la libertad de pensamiento, de opinión y de expresión y la libertad de prensa, son fundamentales para la democracia. Y esos son escasos en Cuba, que se niega sistemáticamente a recibir un delegado de la Comisión para que verifique su cumplimiento. A pesar de la estrecha votación hay una condena al régimen cubano, condena que se ha traducido en el casi rompimiento de relaciones con México y Perú, que votaron a favor de la resolución.

Pero hubo otra condena más contundente. La Unesco en el día mundial de la libertad de prensa que se celebró el pasado lunes, le otorgó el premio mundial Guillermo Cano, al periodista y poeta cubano Raúl Rivero que cumple una condena de 20 años por hablar, por escribir, por defender sus ideas y por tener una opinión libre. Y eso en la isla no lo perdonan.

Otro caso es el de los Estados Unidos. Por las acusadoras fotos que muestran el maltrato a prisioneros en Irak y que le dieron la vuelta al mundo, para verguenza de los responsables, se ha nombrado un equipo especial de investigadores de la ONU, que seguramente irá más allá de la amonestación escrita que el ejército estadounidense produjo por el hecho que ha sido calificado de repugnante. Nadie puede ser sometido a torturas, a abusos, a tratos crueles, inhumanos y degradantes. El caso de los prisioneros en Guantánamo también esta pendiente de investigación, si es que ésta se vuelve realidad.

Hay otro caso que causa estupor. Sudan acaba de ser elegido como miembro de la Comisión de Naciones Unidas que debe velar por el respeto a los DD.HH, cuando especialistas del organismo internacional hablan de atrocidades, abusos masivos contra refugiados, limpieza étnica y violaciones inquietantes contra seres humanos. Tiene eso alguna explicación lógica? La tiene el que Cuba sea también miembro de la misma comisión? Esto le hace a uno recordar el cuento del zorro que cuida el gallinero.

El lobby internacional para evitar condenas es inmenso. Y en ese lobby se vale todo con tal de hacerle el quite a una declaración que coloque a un país como violador de los derechos fundamentales de las personas. Lo político busca estar por encima de lo jurídico, sin importar si eso se traduce en un acto contra la conciencia de la humanidad. La batalla no puede estar perdida, porque de estarlo, la que verdaderamente pierde es la dignidad de la familia humana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.