EL GMAIL SERÍA UNA PRUEBA PARA GOOGLE

EL GMAIL SERÍA UNA PRUEBA PARA GOOGLE

Por estos días, se publican cientos de artículos en la prensa e Internet sobre los méritos de Google, el buscador de páginas Web líder del mercado. Pero la mayoría no se concentran en cuán bien funciona Google para los usuarios, sino en su valor como inversión, en vista del anuncio de la semana pasada sobre su salida a bolsa.

06 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Por estos días, se publican cientos de artículos en la prensa e Internet sobre los méritos de Google, el buscador de páginas Web líder del mercado. Pero la mayoría no se concentran en cuán bien funciona Google para los usuarios, sino en su valor como inversión, en vista del anuncio de la semana pasada sobre su salida a bolsa.

Yo no suelo dar recomendaciones sobre acciones y no tengo idea de si invertir en Google es una buena opción. Pero quisiera concentrarme un momento en por qué la emisión inicial de acciones de Google es un evento importante para la industria: simplemente porque la compañía ha creado un servicio que funciona de manera estupenda para los consumidores.

El éxito inicial de Google se debió a la innovadora tecnología de su buscador, que producía una búsqueda más útil y rápida que cualquier otro servicio afín en la Web. Algunos analistas consideran que esa ventaja competitiva está disminuyendo o se ha extinguido, pues los competidores se han actualizado. De todas formas, considero que Google es el mejor, pero además, hay otro secreto de su éxito: su honestidad.

De todos los grandes buscadores en Internet, Google es el único que es verdadera y escrupulosamente honesto. Es el único que no acomoda sus resultados de una forma determinada para ganar dinero.

A uno le pueden o no gustar los resultados que arroja Google y podría no estar de acuerdo con sus métodos de búsqueda. Sin embargo, con Google, los resultados que uno obtiene en la pantalla son estrictamente aquellos que su metodología produce.

En contraste, en muchos de sus competidores como Yahoo y Microsoft MSN, los primeros resultados que uno ve están ordenados en esa posición en parte porque las compañías pagaron porque se colocaran en un sitio preferencial.

Google gana dinero de una manera tradicional que los usuarios comprenden: vende anuncios, los cuales están claramente marcados y distinguidos de los resultados reales y objetivos. Estos avisos son activados por cualquier término de búsqueda que el usuario teclee en la pantalla y se despliegan a un lado de la página y, en ocasiones, en la parte superior de la pantalla. Los anuncios que aparecen arriba tienen un color específico simplemente para que no se confundan con los resultados de la búsqueda.

Esta separación entre los anuncios y el contenido editorial se basa en el mismo criterio que ha sido utilizado por más de cien años en los periódicos y las revistas. Las personas reconocen esa distinción.

Contrastemos esto con Yahoo y Microsoft, sus rivales más importantes. Adicionalmente a los anuncios que se encuentran en una columna al lado de la página, Yahoo coloca listados de búsqueda pagados en la parte superior e inferior de los resultados, en un formato exactamente igual al de los resultados reales. Estos enlaces pagados llevan una etiqueta que dice Resultados Patrocinados pero sospecho que muchos de los usuarios no notan la diferencia. Además, en una pantalla pequeña, tendrá que descender bastante en la página para poder ver los verdaderos resultados, por lo que resultará más fácil ingresar a los vínculos pagados.

Incluso los resultados auténticos que aparecen en Yahoo han sido preparados hasta cierto punto. Eso es porque Yahoo vende a las compañías el derecho a ser incluido en su sistema de búsqueda, algo que Google no hace.

Microsoft también presenta anuncios a un lado de la pantalla, con listados pagados que aparecen antes que los verdaderos resultados en muchos casos. A estos los titula Sitios Destacados lo que suena inocente, pero en realidad incluyen páginas que han sido pagadas.

No tengo nada en contra de la publicidad. De hecho, los anuncios pagan mi salario y pueden ser útiles e interesantes para los consumidores. Sin embargo, no estoy de acuerdo con los anuncios que pueden ser fácilmente confundidos con el contenido editorial. Si el sistema de Yahoo se aplicara a la prensa escrita, habrían artículos pagados en los periódicos que lucirían iguales a los artículos reales e incluso podrían ser más prominentes.

No obstante, Google está arriesgando su reputación de honestidad y de colocar al usuario en primer plano con un nuevo servicio de correo electrónico que está desarrollando actualmente, llamado gmail.

El gmail, que he estado probando últimamente, ofrece a los usuarios un correo electrónico con una capacidad de almacenaje de un gigabyte, muy superior al ofrecido por cualquiera de sus competidores.

Pero hay un truco.

Google piensa colocar anuncios al lado del mensaje de correo en gmail, como lo hace al desplegar los resultados de una búsqueda. Y, al igual que en las páginas de búsqueda, los anuncios del gmail serán activados con palabras clave que se encuentren en el texto del mensaje. Por ejemplo, si yo recibo un e-mail que se refiere a algún tipo de producto, podría aparecer un anuncio de alguna tienda que venda ese producto.

El problema aquí no es la confusión entre los anuncios y el contenido editorial, sino que Google está escaneando sus correos privados para encontrar las palabras clave que van a generar anuncios, lo que podría ser considerado una invasión de la privacidad.

Google aclara que ese escaneo se llevará a cabo a través de una computadora y que estas máquinas no pueden entender los correos electrónicos; simplemente están buscando términos específicos. Además, Google dice que casi todos los correos electrónicos que se envían y se reciben en la actualidad son escaneados por computadoras que andan en busca de correos basura y virus.

Estos argumentos son lógicos, pero el sistema que están proponiendo es algo preocupante, ya que tiene el potencial de convertirse en un problema más grave si Google utiliza alguna vez el contenido para otros propósitos.

En conclusión, me gustaría hacer un llamado a Google para que resguarde su reputación de honestidad y se enfoque en el consumidor al ofrecer una alternativa al nuevo servicio gmail.

La compañía debería ofrecer cuentas de gmail sin los anuncios y sin escanear los textos de los correos electrónicos, cobrando una modesta cuota anual. Con ello dejarían la opción donde Google siempre lo ha hecho: en las manos de sus usuarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.