E.U. ALERTA SOBRE DÓLARES NEGROS

E.U. ALERTA SOBRE DÓLARES NEGROS

Con la captura de 32 personas este lunes, más allá del contundente golpe contra el lavado de dinero del narcotráfico, la justicia de Estados Unidos se propuso enviar un poderoso mensaje a empresarios y todo tipo de colombianos que, sin estar directamente relacionados con el tráfico de drogas, se benefician del mismo al negociar con sus dólares negros .

06 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Con la captura de 32 personas este lunes, más allá del contundente golpe contra el lavado de dinero del narcotráfico, la justicia de Estados Unidos se propuso enviar un poderoso mensaje a empresarios y todo tipo de colombianos que, sin estar directamente relacionados con el tráfico de drogas, se benefician del mismo al negociar con sus dólares negros .

Así, por lo menos, queda claro en la acusación (indictment) presentada ante una Corte del Distrito de Nueva York y que fue conocida por EL TIEMPO.

La operación, denominada Dólar Blanco , ha llamado particularmente la atención en el país porque en ella están implicadas personas reconocidas en círculos políticos y empresariales.

Tras conocerse la ofensiva, en la que participaron autoridades de Estados Unidos y Colombia, quedó rondando el interrogante de cuál fue el delito en que ellos habrían incurrido?.

El indictment, básicamente, describe lo que se conoce como el Black Market Peso Exchange -BMPE-, una larga cadena de intermediarios que permite a los narcotraficantes lavar los dineros procedentes de la venta de cocaína en las calles de E.U.

Para hacerlo, divide a los cambistas (o peso broker) en tres grupos. El primero o Tier 1, que son los que le compran al narcotraficante a bajo precio los dólares en efectivo a cambio de pesos que le deposita luego en una cuenta en Colombia.

De este grupo hacían parte, según los cargos, Nicolás Alberto Otálvaro Ortiz, Gabriel Jaime Otálvaro Ortiz, María Eugenia Garzón Cardona, José Roberto Valenzuela Bell y Teresita Ospina de Agudelo.

En el indictment dice que operaban desde Medellín, asegurando los contratos con los narcos y aparecen grabaciones telefónicas y transacciones comerciales que demostrarían sus culpas.

Estos, a su vez, entraban en contacto con otras personas en E.U. -o Tier 2 - que se encargaban de recolectar los dólares en efectivo e introducirlo al sistema bancario de E.U., haciendo muchas consignaciones de bajos montos o utilizando como cortina de humo una compañía a su nombre o de un tercero.

En el pliego de cargos hay dos personas a las que se les sindica de coordinar esta etapa -Germán Arturo Moreno Zuluaga y Juan Manuel Manrique Herrera- y otros 16 que participaron en la misma.

Prestaban cuentas.

Este parte del eslabón se descubrió gracias a la operación encubierta de dos agentes de la DEA que trabajaban para Moreno y Manrique.

Una vez los fondos entran al sistema bancario, aparecen los Tier 3 , que adquieren estos dólares de los Tier 2 y luego los venden a personas o compañías en Colombia interesadas en comprar dólares. Dentro de este grupo están las otras seis personas involucradas en el ilícito.

La justicia de E.U. asume que todos ellos trabajaban en coordinación y hacían parte de una misma cadena.

El indictment acusa a otras tres personas, reconocidas en ciertos círculos en Colombia, -Salomón Eilemberg Druckman, Clemencia Pinzón Barco y Jaime Trujillo Dávila- de lavar dólares bajo la categoría Tier 3 .

Aunque en sus casos no se habla de una cadena que involucre a los Tier 1 y 2 , los fiscales alegan que realizaron transacciones financieras a sabiendas de que los dineros procedían de actividades ilegales, que en realidad eran del narcotráfico y con conocimiento de que dichas transacciones estaban diseñadas para esconder o camuflar el origen de estas ganancias .

Además se les acusa de haber evadido, con pleno conocimiento de causa, impuestos y pagos a los gobiernos de E.U. y Colombia por estas transacciones. organizada la venta de dólares a empresarios y corporaciones de manera que evadían los requisitos del cambio de moneda y el pago de impuestos .

Dice el expediente que estas tres últimas personas deben devolver al gobierno de Estados Unidos unos 100 millones de dólares por sus transacciones.

En el caso de Eilemberg, el indictment dice que utilizaba cuentas en el Ocean Bank y en el Citibank para recibir millones de dólares del BMPE y luego trasferirlos a los cuentas de otros colombianos en distintos lugares del mundo .

Pinzón Barco, según los cargos, utilizó una cuenta del banco Suntrust, mientras que Trujillo Dávila empleó una cuenta del Eurobank bajo el nombre de Invertítulos C.A.

Contra todas estas personas pesan solicitudes de extradición.

De otro lado está el caso del empresario de los textiles y las telecomunicaciones José Pepe Douer. El no aparece en el indicment, pues no hay acusación formal en su contra, en la medida en que él llegó a un acuerdo con la justicia de Estados Unidos para devolver 20 millones de dólares del mercado negro que están o estaban en sus cuentas bancarias.

Todavía no es claro cuál es su falta, el comunicado oficial de la Embajada de ese país en Bogotá señaló el lunes que Douer por años y en diversas ocasiones adquirió millones de dólares a través del BMPE .

Precisamente, el indictment menciona que todo colombiano que esté comprando dólares negros , así provengan de personas sin antecedentes, no solo viola la ley y evade impuestos sino que contribuye con el narcotráfico (ver recuadro).

CUENTAS ALQUILADAS.

En opinión de expertos en el mercado de divisas, el golpe de las autoridades de Estados Unidos ha causado nerviosismo entre los colombianos que realizan transacciones con dólares cuya procedencia ignoran.

Alfonso Garzón, presidente de la Asociación de Instituciones Cambiarias, Asocambiaria, afirma que esto se debe a que algunas personas han manejado por años millonarias transacciones con divisas, sin ningún control del Estado.

Entre estos negocios , explica, está el préstamo de cuentas bancarias en el exterior, a cambio de un porcentaje, para que terceras personas realicen sus transacciones. Esto, dice Garzón, lo han hecho durante años familias ilustres que mantienen su dinero fuera del país por seguridad y para eludir el pago de impuestos.

Tanto Garzón como Alberto Calle, director comercial de la compañía de profesionales de cambio de divisas, Nutifinanzas, de Medellín, afirman que en Colombia la ley es muy laxa frente a este tema, y que la mayoría de intermediarios trabaja en la informalidad, buscando dólares muy baratos.

Calle opina que el manejo del dólar está sumergido en una cultura de la ilegalidad: El dólar que está en manos de un narcotraficante es malo, pero ese mismo dólar se vuelve bueno cuando llega a las manos del doctor Fulano de Tal. Legalizan la ilegalidad .

Según Calle, existen intermediarios que pueden manejar hasta 200 cuentas de colombianos en el exterior y las utilizan para atomizar el dinero.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.