CRISIS HOTELERA EN CÚCUTA

CRISIS HOTELERA EN CÚCUTA

Mientras que la ocupación hotelera asciende a un 50 por ciento en los 500 hoteles afiliados a la Asociación Hotelera de Colombia (Cotelco) en todo el país y crece cada puente festivo con las caravanas turísticas, el gremio en Cúcuta no alcanza el 35 por ciento de ocupación y se muere lentamente.

06 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Mientras que la ocupación hotelera asciende a un 50 por ciento en los 500 hoteles afiliados a la Asociación Hotelera de Colombia (Cotelco) en todo el país y crece cada puente festivo con las caravanas turísticas, el gremio en Cúcuta no alcanza el 35 por ciento de ocupación y se muere lentamente.

El sector ha tenido que diseñar todo tipo de estrategias para resistir a la peor crisis económica de la frontera colombo-venezolana en los últimos 40 años, agravada desde el 2002 por el sistemático desplome del bolívar, que hoy se cotiza a 80 centavos de peso en la capital nortesantandereana.

La devaluación de la moneda vecina ahuyentó a los venezolanos que llegaban a hospedarse en las 642 habitaciones que ofrece diariamente Cúcuta. En el 2001, los hoteles registraron la entrada de 26.638 venezolanos, en el 2002 la cifra fue de 18.842 y el año pasado cayó a 5.032. Esos indicadores son preocupantes, porque el 70 por ciento de la ocupación hotelera en la ciudad, históricamente, corre por cuenta de los chamos .

Los pocos venezolanos que ahora nos visitan llegan por la mañana y se devuelven por la tarde porque la plata no les rinde dice Claudia Alarcón, presidenta regional de Cotelco. Además, los ejecutivos colombianos que hacen negocios en la frontera ya no vienen tres veces por semana, como solía suceder, sino que lo hacen dos veces al mes y se hospedan en las casas de sus familias .

Fórmulas para sobrevivir.

Aunque hasta el momento ninguno de los 17 hoteles que hay en Cúcuta ha cerrado sus puertas, para sobrevivir, casi todos han tenido que mantener las tarifas de hace dos años por habitación (46.000 pesos en promedio). Algunos, como el Casa Blanca, aplicaron la tijera en la nómina para reducir costos: prescindieron de jefes en las áreas de eventos y recortaron turnos en restaurantes y en el servicio de maletas. Otros, como el Casino Internacional y el Arizona, no están reemplazando a ninguno de los funcionarios que renuncia o que se pensiona.

Por ejemplo, en el Hotel Bolívar, de cuatro estrellas, han firmado convenios con aerolíneas y con agencias de viajes para que los turistas que viajen a Venezuela se queden de paso durante una noche en Cúcuta. Una habitación con desayuno vale 138.000 pesos, pero con los convenios la estamos ofreciendo a 110.000 para dos personas, con desayuno incluido y la posibilidad de escoger entre un almuerzo o una cena, dice el gerente, Fernando Martínez, quien calcula que las pérdidas anuales del hotel se acercan a los 60 millones de pesos.

De igual forma, los hoteles ya no se dan el lujo de contratar grupos musicales de Venezuela y Colombia para amenizar fiestas, como solían hacerlo hasta hace unos años. El Arizona, que se distinguía por sus festejos, anunció que este año no podrá celebrar el Día de la Madre con el tradicional baile en el que había rifas millonarias y toda clase de premios.

Pese a que todavía no hay un dato preciso sobre el número de desempleados que ya deja el sector, la tendencia es que un hotel que tenía jefes en todos sus departamentos los reemplace creando una figura para que controle todas las operaciones.

Y es que la crisis de este sector, además de afectar internamente a los hoteles, también está perjudicando a vendedores ambulantes o a taxistas que, en la bonanza del bolívar hace 20 años, cuando la moneda valía 17 pesos, eran prósperos económicamente.

Los venezolanos me pagaban tres veces lo que valía una carrera para llevarlos a los hoteles, dice el conductor Sergio Narváez. Yo llevo 30 años con mi caseta de caramelos y cigarrillos aquí en el Hotel Casa Blanca y antes me dejaba ganancias de 150.000 pesos al día , asegura la vendedora Gladys Vargas.

Según Cotelco, las estrategias planteadas para salir del atolladero buscan conseguir clientela mediante una campaña de mensajes publicitarios. De ahí que desde hace poco los gerentes estén enviando a representantes a ciudades como Bogotá, Cali, Medellín y Bucaramanga para hacerle publicidad a Cúcuta.

Además, la gerencia nacional de Cotelco impulsa un plan estratégico con la región para realizar un diagnóstico y planear el futuro del sector en los próximos 15 años.la hotelería nortesantandereana depende del bolívar. Por eso es importante que los gremios exploten más los recursos turísticos que ofrece la ciudad y el departamento para atraer visitantes nacionales y extranjeros, señala Manuel Bermúdez, gerente de la entidad.

Por su parte, la seccional de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), asegura estar preocupada por las consecuencias del oscuro panorama en el gremio. que recomendarles a los hoteleros que, por las reducciones de costos, eviten el detrimento de los valores de la empresa como el talento humano, sostiene el presidente de la entidad, Luis Carlos Gaitán.

Según el gobernador (e) de Norte de Santander, Andrés Hoyos, los hoteles de Cúcuta deben cambiar de plan. Nuestro turismo no es el mismo que existe en Cartagena o en Barranquilla. El nuestro es comercial, con ejecutivos que vienen a realizar negocios. Lo grave es que dependemos demasiado de la vida económica en Venezuela y por eso es que hay que jugársela por una vida propia.

El problema es que dejar de mirar a Venezuela, a simple vista, no parece tan fácil en una ciudad que vive al ritmo del país vecino. Por ahora, lo único claro es que la ausencia de venezolanos tiene a los hoteles de Cúcuta en un mal momento.

La crisis se veía venir, acaba de reventar y para sobrevivir hay que ser eficientes en los gastos de cualquier formadice Luis Jiménez, gerente del Hotel Casino, en donde decidieron dejar de prender un ascensor para ahorrar energía.

FOTO:.

EL HOTEL CASABLANCA de Cúcuta (en la foto) fue uno de los primeros en recortar personal para reducir costos de funcionamiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.