INCENDIO DEJA DOS PERSONAS MUERTAS

INCENDIO DEJA DOS PERSONAS MUERTAS

Dos personas murieron y otras seis resultaron heridas ayer, entre ellas cuatro bomberos, al incendiarse una bodega en el barrio Class Roma, suroccidente de la ciudad, y donde, según vecinos, se procesaban pinturas y pegantes.

06 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Dos personas murieron y otras seis resultaron heridas ayer, entre ellas cuatro bomberos, al incendiarse una bodega en el barrio Class Roma, suroccidente de la ciudad, y donde, según vecinos, se procesaban pinturas y pegantes.

Testigos aseguraron a EL TIEMPO que un joven llegó a las 4:15 de la tarde a golpear en el portón de hierro de la bodega. Uno de los trabajadores abrió para que ingresara y, al momento de cerrar nuevamente, vino la explosión y las llamas. Los dos jóvenes, identificados como Miguel Antonio Rodríguez Orjuela, de 32 años, y Luis Emilio Garzón Bernal, quedaron calcinados.

En la parte externa todo fue confusión. La gente vio cómo un enorme hongo de fuego y humo se elevó por el aire amenazando a toda la cuadra. Restos de tejas, vidrios y piedras caían del cielo sobre las demás viviendas.

Elsa Camacho, propietaria de la empresa de pinturas, resultó herida y fue trasladada al hospital Pablo VI de Bosa.

Cuando los bomberos intentaban controlar el fuego y el lugar había sido acordonado por la Policía en medio de la mirada expectante de la gente y de un mar de espuma sobre el piso, se produjo una segunda explosión que hirió a cuatro de los socorristas (ver recuadro).

El comandante del cuerpo de bomberos, mayor Freddy Novoa, dijo que el incendio se produjo por la acumulación de gases que se presentó en momentos en que los empleados abrieron varias de las 50 canecas que contenían distintos químicos.

"Esto parecía el fin del mundo por las llamas, los gritos, la angustia que se apoderó de los vecinos. Fue algo inesperado", aseguraron testigos de la conflagración.

"Yo estaba por salir del salón de belleza cuando oí una explosión y luego vi que volaban las tejas de al lado. Por momentos creí que era un temblor y salí corriendo a mi casa que queda al frente a sacar al bebé del rancho", dijo María Ercilia Urbina.

Otros aseguraron que varias personas se salvaron gracias a la ayuda oportuna de los vecinos. "Escuché un tremendo estruendo, creí que era una bomba y salí corriendo hacia la puerta. Vi cuando sacaron dos niños y a una señora por una ventana que hay en el segundo piso de esa bodega", relató Myriam Rojas, propietaria del salón de belleza Alejandra .

La explosión fue tan grande que, incluso, fue captada por las cámaras de televisión de Citytv ubicadas en el centro de la ciudad.

En total 10 máquinas de bomberos y 200 personas se movilizaron para atender la emergencia, entre ellas 120 agentes de la Policía y 50 bomberos.

UNA FABRICA CLANDESTINA?.

Según vecinos del barrio, la bodega que desapareció ayer entre las llamas funcionaba desde hacia pocos meses y se dedicaba a la fabricación de pinturas y pegante.

No tenía identificación ni letrero alguno a la entrada. Otros dicen que llevaba operando tres años. La fábrica está situada en la calle 57 número 88-29 sur, barrio Class Roma, en Kennedy, suroccidente de Bogotá, y ocupaba un área de 7 metros de frente por 50 metros de fondo, aproximadamente.

El sector del barrio donde se había instalado la fábrica es bastante transitado y en él funcionan varios negocios.

Jesús Gómez fue señalado ayer como el hombre que arrendó a Elsa Camacho la bodega que luego terminó convertida en fábrica de pinturas.

Para las autoridades la tragedia pudo ser mayor, pues se estima que en la fábrica trabajan alrededor de diez personas y algunas ya se habían ido al momento de las explosiones.

Después de tres horas de conflagración, la emergencia fue superada. La fábrica quedó destruida y las calles anegadas por la espuma apagaincendios .

LOS LESIONADOS.

Según el reporte de la Secretaría de Educación, en el incendio resultaron lesionadas seis personas, entre ellas cuatro bomberos que intentaban controlar el fuego.

Hospital Pablo Sexto de Bosa.

- Elsa Camacho. 31 años. Heridas leves en la mano derecha.

Hospital San Ignacio.

- Uriel Naranjo. 35 años. Quemaduras superficiales de primer grado (bombero).

- Edison Morales. 21 años. Quemadura facial superficial grado uno (bombero).

Hospital de Kennedy.

- David Ricardo Bernal. 32 años. Quemadura facial (bombero).

- Alvaro Acevedo. 24 años. Quemadura facial (bombero).

- Marina Ibáñez. 54 años. Intoxicación con monóxido.

FOTO/Martín García EL TIEMPO.

Cincuenta bomberos y 120 policías durante tres horas combatieron las llamas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.